La música y la protesta en la era de Trump
La llegada de un nuevo inquilino a la Casa Blanca ha despertado una ola de protestas desde la trinchera de los músicos.
Foto: Notimex

La victoria del presidente estadounidense número 45, el 8 de noviembre del 2016, desató una nueva era de resistencia artística que se ha visto en los escenarios, las redes sociales y en las múltiples manifestaciones que se han llevado a cabo durante las primeras semanas del nuevo mandato presidencial.

La nueva administración en la Casa Blanca ha despertado una nueva oleada de protestas y señales de disidencia, que han sido una parte fundamental de la historia estadounidense contemporánea. La música ha sido utilizada como un vehículo de protesta en contra de las injusticias sociales y como una forma de denuncia ante el abuso del poder. Desde Woody Guthrie, Neil Young, Nine Inch Nails, Green Day, las Dixie Chicks U2, Rage Against the Machine o los Dead Kennedys, han sido algunos artistas que han encabezado protestas con su música.

Aunque para algunos la protesta no empezó ese fatídico 8 de noviembre, algunos comenzaron las protestas desde meses antes, rechazando las políticas xenófobas, racistas e ignorantes del nuevo inquilino en la Casa Blanca.

El Anti Inaugural Ball que se llevó a cabo un día antes de la toma de protesta del nuevo residente de la Casa Blanca vio el regreso de Audioslave a los escenarios, junto con presentaciones de Jackson Browne y una presentación del súper grupo conformado por miembros de Public Enemy y Rage Against the Machine, todos han sido sumamente vocales en su rechazo a la nueva dirección de la política estadounidense.

NOTICIA: “No hago caso a los estúpidos”, Rubén blades sobre Trump

Otra camada de artistas se ha volcado a las redes sociales para protestar las políticas de la nueva administración en Washington. Desde Mark Hoppus (Blink 182), Taylor Swift, Bruce Springsteen, hasta las apariciones de Madonna en la marcha feminista y Lady Gaga en el Super Bowl, interpretando el clásico de Woody Guthrie, “This Land is Your Land”. Estas han sido algunas de las demostraciones que han surgido durante las primeras semanas de la resistencia hacia el nuevo mandatario estadounidense quien apenas cumplirá un mes en el cargo.

Kieran Hebden, el artista conocido como Four Tet, hizo una propuesta más radical y artística al crear una compilación de los músicos de los siete países que fueron el foco del veto migratorio que fue comandado por el magnate de las bienes raíces.

Kill Rockstars, la disquera independiente que edita a The Decemberists, el catálogo de Elliott Smith, Sleater-Kinney y Deerfhoof, recaudó más de 3,000 dólares durante el fin de semana pasado para la American Civil Liberties Union, una de las organizaciones no gubernamentales que han estado al pie del cañón del lado de la resistencia civil. Sleater-Kinney ha participado también en varios conciertos a favor de Planned Parenthood, otra organización que ha sido víctima de las órdenes ejecutivas firmadas durante los primeros días de la nueva administración.

Algunos se preguntan: ¿cuáles serán las verdaderas implicaciones del veto migratorio del presidente estadounidense a los músicos que van de gira a la meca de la industria discográfica?

FOTOGALERÍA: Protestas fuera de la Embajada de EU en México

The New York Times reportó esta semana el caso de uno de los chelistas de la Filarmónica de Budapest, cuyo estatus legal quedó en duda luego de que su pasaporte iraquí quedara invalidado repentinamente por la orden ejecutiva firmada el 27 de enero pasado.

En México, las protestas contra los planes del muro que se busca construir entre la frontera de México y Estados Unidos, y que fueron uno de los estandartes de la campaña política del ahora presidente, han despertado muchas emociones y siempre enérgicas protestas, que son muy características de los públicos mexicanos.

Desde que tengo edad para ir a conciertos, al público mexicano siempre le ha encantado mentarle la madre a todos los políticos que nuestros artistas favoritos denuncian en sus conciertos.

Le mentamos la madre a la administración Bush por el 11 de septiembre, la subsecuente invasión a Irak y Afganistán. Nos encanta mentarle la madre a la presente administración presente por haberle “robado al país”, “privatizarlo”, “venderlo a los intereses extranjeros”, “por nuestros desaparecidos”, “los 43 que nos faltan”, etcétera, etc.

NOTICIA: Ventanas rotas y enfrentamientos durante la asunción de Trump

Algunos también se han referido a la protesta que ocurrió hace unas semanas en la cual distintas estaciones de radio programaron la canción “Aquí no es así” de los Caifanes, como un símbolo de protesta y unidad.

Cuando Roger Waters visitó la Ciudad de México en septiembre pasado, el co-fundador de Pink Floyd ofreció versiones actualizadas de su álbum clásico, Animals, cargado de referencias a la distopía de George Orwell, y que ahora se ha puesto de moda con la llegada de la era de los hechos alternativos a la Casa Blanca. Acompañada junto con fuertes consignas hacia el nuevo líder estadounidense y también hacia el presidente mexicano.

Durante la campaña del ahora presidente, Adele, The Rolling Stones, Twisted Sister, Queen, Elton John, Luciano Pavarotti y R.E.M., fueron algunos artistas que rechazaron que su música fuera utilizada en sus actos de campaña. A pesar de eso, cuando se proclamó ganador de la elección presidencial, el magnate utilizó “You Can’t Always Get What You Want” de los Rolling Stones cuando se anunció el resultado electoral.

Este domingo 12 de febrero, la entrega de los Premios Grammy también puede ser un foro que será utilizado para la protesta contra el gobierno estadounidense y las actuaciones de Katy Perry y Lady Gaga, quienes hicieron campaña por la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton, estarán bajo los reflectores en espera de alguna reacción.

NOTICIA: 12 personalidades que reaccionaron al triunfo de Trump

Clive Davis, Chief Creative Officer de Sony Music y un veterano de la industria discográfica, dijo a la Associated Press que espera una mayor participación política por parte de los músicos, mucho más allá del fin de semana de los Grammy.

"Es como los años 60 y 70 otra vez, ¿no? Es un gran momento para el arte, un gran momento para poder decir algo que debe ser escuchado", aseguró Davis. "Sólo espero que en este momento la gente empiece a usar su voz".

Retomando la ideología contestataria de los punks, las protestas en contra de la nueva administración en Estados Unidos, son un recordatorio de que la furia también puede convertirse en poder y utilizarse de distintas maneras para enviar mensajes contestatarios y levantar la voz ante el poder.

OPINIÓN: Los pequeños genitales de Trump

antonio.becerril@eleconomista.mx

mfh

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de