¿Por qué Siria utilizó sarín como arma química?
Si usar armas químicas contra la población civil desencadenaría la condena de la población a nivel mundial, en un momento en el que Siria carece de apoyo y simpatía internacional, ¿por qué se arriesgaría Assad al repudio?
James R. Hollyer y B. Peter Rosendorff / The Washington Post
Abr 14, 2017 |
9:27
Foto: AFP

El ataque del gobierno sirio en contra de civiles con sarín (arma química) de la semana pasada en Khan Sheikhoun y la subsecuente respuesta militar de Estados Unidos contra la base aérea siria, despierta nuevas preguntas sobre los seis años de la guerra en siria.

Gran parte de esta cobertura se ha centrado en las implicaciones a futuro de las políticas estadounidenses en la región. Pero existe otra gran pregunta: ¿por qué el presidente sirio Bashar al-Assad usó armas químicas arriesgándose al rechazo y las represalias internacionales?

Assad ha sido la fuerza dominante en la guerra de civil siria que ha costado más de 400,000 vidas. La oposición se encuentra sumamente fragmentada y el gobierno sirio ha tomado las riendas del poder utilizando armas convencionales.

Cuando el régimen de Assad desplegó armas químicas en el 2013, la administración de Obama se abstuvo, inesperadamente, de tomar represalias militares tras no obtener aprobación del congreso. La decisión de la semana pasada, de utilizar armas químicas, ha generado imágenes de niños muriendo y el rechazo del mundo por las violaciones de las leyes internacionales y las consecuentes represalias militares de Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué usar armas químicas y arriesgarse al rechazo internacional y represalias, cuando había otras opciones militares disponibles e igualmente viables?

Un reciente artículo del diario estadounidense, The New York Times, dio una respuesta que señalaron los civiles sirios y expertos fuera de Siria. El régimen tomó un riesgo calculado, para demostrar su propia impunidad ante la impotencia de los países occidentales, desmoralizando a las fuerzas opositoras. Estamos de acuerdo. Este episodio demostró vívidamente una táctica común entre los gobiernos autocráticos: la iniciación y escalada deliberada de los conflictos riesgosos para demostrar la fuerza y el apoyo.
Esta estrategia violó a propósito las leyes y normas internacionales, en esta instancia, el tabú de las armas químicas. En un documento del 2011 en el Quarterly Journal of Political Science, El Washington Post documentó un patrón similar respecto a las leyes de derechos humanos, particularmente la convención contra la tortura de las Naciones Unidas (CAT).

Nuestro trabajo terminó con un fenómeno desconcertante documentado primero por académicos: autócratas con los peores registros de derechos humanos parecían ser los más abiertos a firmar tratados en derechos humanos. Como podría esperarse, lo opuesto es verdad, y los estados firman tratados que están, en gran medida, en cumplimiento.

Nuestra explicación de este comportamiento precisó la lógica del régimen actual de Assad. Así es como se juega. Las convenciones sobre derechos humanos incrementan las obligaciones y legislaciones de líderes que han ordenado tortura y otras formas de tratamientos inhumanos. Pero los líderes sólo deben pagar las penalizaciones una vez que son sustraídos de las oficinas. Los líderes que quieren llegar hasta el final más amargo, encuentran estos riesgos mínimos.

De igual manera, violar el tabú de las armas químicas expone a líderes como Assad a riesgos mayores de castigos personales después de que dejen su cargo y dejan a Siria abierto a venganzas internacionales, en respuesta a los ataques químicos. Para los líderes que se aferran a su cargo y que confían en su habilidad para enfrentar ataques externos al régimen, esos costos les merecen una mínima preocupación.

Los líderes en esta posición son muy poco probable que renuncien al poder, excepto por la fuerza extrema. Determinados autócratas que confían en su posición militar frente a sus oponentes pueden encontrar pequeño el costo de las sanciones militares y económicas internacionales. De hecho, las violaciones de las normas internacionales permiten que estos líderes denuncien de manera creíble su determinación de permanecer en el poder y deponen a la oposición.

Los líderes que están menos seguros de su capacidad de aferrarse al poder, en cambio, son reticentes a cruzar la línea y violar las normas internacionales. Estos líderes menos seguros también están más dispuestos a negociar con cualquier oposición emergente.

Los ataques de Assad, entonces, fueron diseñados para dejar a la oposición desmoralizada, con la sensación de que la rebelión continua era inútil y faltaba apoyo internacional. Habiendo resistido un ataque estadounidense y disfrutado en desafío, Assad puede incluso encontrar un impulso en su apoyo popular.
Los líderes autocráticos, y el régimen de Assad en particular, no buscan incitar sólo las disputas internacionales para reunir el apoyo interno y desmoralizar a sus oponentes. A veces, se basan en oponentes nacionales para servir a un fin similar.

Por ejemplo, muchos analistas, argumentan que Assad ha estado durante años autorizando deliberadamente, o por lo menos evitando el conflicto directo con, el Estado islámico. Este grupo radical infunde temor entre las minorías religiosas y los moderados, que luego apoyan al régimen por temor a la alternativa extrema. Las potencias extranjeras que esperan ver el fin de la guerra civil siria por razones humanitarias, por supuesto, están en un enigma similar.

En un trabajo reciente escrito en colaboración con James Raymond Vreeland e inspirado en un libro de Milan W. Svolik, el Washington Post mostró que el uso del miedo de esta manera es una herramienta común de los autócratas. Los líderes, pueden tener un incentivo para adoptar políticas que permitan la insurrección masiva contra el régimen. El temor al caos que podría estallar en ausencia de liderazgo luego convierte a los posibles candidatos de dentro de la élite gobernante en aquellos que realmente se unen detrás del régimen.

Tal vez, desde la perspectiva de Assad, los ataques químicos eran un juego calculado mal hecho. Assad se arriesgó y experimentó una respuesta militar estadounidense, pero después de todo, escapó del ataque en ocasiones anteriores. El régimen pagó una pena relativamente modesta por sus acciones: daños al aeródromo de Shayrat y algunos, pero no condena universal. Las fuerzas civiles y de oposición han ganado un impulso moral.

Pero si, como sugieren los funcionarios de los Estados Unidos, la huelga estadounidense es un acontecimiento extraordinario, y uno que intencionalmente impuso solamente costos militares limitados, el efecto puede ser muy diferente. Si bien Assad corre un riesgo aún mayor de seguir usando armas químicas, la amenaza de represalias similares parece un costo que podría estar dispuesto a soportar.

Si es así, la señal que envía a través del uso de armas químicas es aún más condenatoria. A través del continuo desafío a las normas internacionales después de la huelga de misiles, el régimen parece más fuerte, y los Estados Unidos son más impotentes que antes. Esto significa que el régimen de Assad probablemente continuará arriesgando la confrontación internacional en un intento de reforzar su posición doméstica.

erp

1 Comentarios
Comentarios
Jose Antonio (no verificado)
Agregado:
15 Abr 2017 |
15:58 PM

Es indudable que el articulo fue pagado por el gobierno de Trump para legitimar su ataque a Siria con armas químicas para inculpar a el Gobierno sirio.
Esa guerra prácticamente estaría ganada si no es por que estados unidos sigue apoyando a los terroristas con armas, dinero y con ataques a el ejercito Sirio.
Por favor, no piensen que los Mexicanos somos tan ignorantes como los norteamericanos que se tragan todos los cuentos que les inventa su gobierno.

Periódico El Economista es una empresa de