¿Qué puede suceder en la Presidencia de Brasil a partir de la denuncia?
La primera reacción de Temer ante las acusaciones fue declarar que no pretende dejar del cargo. Parlamentarios de la base de apoyo del presidente e integrantes de movimientos que articularon el impeachment de Dilma, sin embargo, ya plantean la renuncia de Temer.
Valor Económico / Brasil
May 18, 2017 |
16:46
Foto: AFP

Ascendido al poder tras el impeachment de Dilma Rousseff, el presidente Michel Temer es blanco de una denuncia de que habría intentado comprar el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cuña (PMDB-RJ).

La primera reacción de Temer fue declarar que no pretende dejar del cargo. Parlamentarios de la base de apoyo del presidente e integrantes de movimientos que articularon el impeachment de Dilma, sin embargo, ya plantean la renuncia de Temer.

Pero, ¿qué es lo que puede suceder en la Presidencia de Brasil a partir de la denuncia?

¿El presidente puede ser investigado?

Si fuera confirmada la denuncia de que Temer habría intentado comprar el silencio de Cunha durante su mandato, el presidente podría ser investigado. Hay dos posibilidades de investigación: crimen común y crimen de responsabilidad. El crimen de responsabilidad, que puede generar un proceso de impeachment, sería juzgado por el Senado. El crimen común debe ser analizado por el Supremo Tribunal Federal. Hay juristas que afirman que Temer podría incluso ser detenido por obstrucción de la justicia, si se cuenta con la aprobación del pleno del Supremo. Para la abogada Janaina Paschoal, una de las autoras del pedido de impeachment, el presidente podría responder por crimen común.

¿Puede haber un nuevo impeachment?

La oposición presentó un pedido de impeachment y hay otros pedidos en la Cámara. Si el proceso se abre, Temer necesitará del apoyo de por lo menos 171 diputados para permanecer en el cargo.

¿Y si Temer renunciar o es revocado del cargo?

Como el gobierno está en su segunda mitad, la Constitución brasileña determina que deberá haber una elección indirecta 30 días después de la que quede vacante el cargo. La norma está contenida en el artículo 81 de la Constitución. Diputados y senadores escogerían al próximo presidente y el vicepresidente. El elegido deberá completar el periodo del mandato, que finaliza el 31 de diciembre del 2018.

¿Como será esa elección indirecta?

No hay una ley que reglamente el artículo 81 de la Constitución, que trata de la vacante del cargo de presidente y vicepresidente. Por las reglas vigentes, el candidato necesita estar afiliado a un partido, tener por lo menos 35 años de edad y que no haya sido sentenciado por la justicia. Existe una disposición de que el voto sea abierto a diputados y senadores para la elección del nuevo presidente de la República.

¿Puede haber elección directa?

El Congreso puede aprobar una Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) que permita elecciones directas. Hay una comprensión jurídica de que la minirreforma electoral aprobada en el 2015 permite que haya elección directa si el cargo de presidente quedar libre hasta seis meses del fin del mandato. La minirreforma, sin embargo, prevé que la elección directa sea hecha sólo si el mandato fue revocado por la Justicia Electoral. Eso acontecería, por ejemplo, si el Tribunal Superior Electoral decidiera revocar la mancuerna de gobierno Dilma-Temer.

¿Quién asume hasta ser escogido el próximo presidente?

El primero de la línea sucesoria es el presidente de la Cámara de los Diputados, Rodrigo Maia (DEM-RJ). En el caso de que el presidente de la Cámara no pudiera asumir, el siguiente en la línea es el presidente del Senado, Eunício Oliveira (PMDB-CE). Tanto Rodrigo Maia como Eunício Oliveira fueron citados en la Operación Lava-Jato al aparecer en la lista de la trama de sobornos de Odebrecht. Maia aparece en la lista bajo el nombre de “Botafogo” y Eunício, como "Indio". En el 2016, el Supremo Tribunal Federal decidió que quien esté preso no puede asumir la Presidencia de la República. Ni Maia ni Eunício están presos, pero están disminuídos políticamente para asumir la Presidencia. Con recelo de un desgaste político aún mayor, si ni el presidente de la Cámara ni el del Senado pueden asumir la Presidencia de la República, el siguiente en la línea sucesoria es la presidenta del Supremo Tribunal Federal, Cármen Lúcia.

Juicio de la mancuerna de gobierno

El proceso de impugnación de la mancuerna de gobierno Dilma-Tema debe ser juzgado en el inicio de junio. Si la mancuerna es revocada, podrá haber elección directa, según la minirreforma electoral aprobada en el 2015.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de