Capital golondrino, la mayor parte de la inversión extranjera en México
blog
May 28, 2012 |
2:32
Archivado en:
Inventario
Fernando Franco
Coeditor de Urbes y Estados
MÁS DEL AUTOR

La economía mexicana es, sin duda, atractiva para la inversión extranjera, principalmente para el capital conocido como especulativo o golondrino.

Al primer trimestre del año, la inversión foránea total que recibió el país fue por 20,214 millones de dólares, es decir, 27% más que el año previo. De cada 100 dólares que ingresaron por dicho concepto, 78 se canalizaron a la Bolsa Mexicana de Valores o al mercado de deuda, esto es, a rubros poco productivos y benéficos para la población.

Lo anterior significa que sólo 22% fue Inversión Extranjera Directa (IED), aquella que genera crecimiento, crea empleo, estimula el ahorro y promueve la competitividad, por mencionar algunas bondades.

La proporción de la IED con respecto a la inversión extranjera total en el primer tercio del 2012 fue la menor para un mismo periodo desde 1993, según cifras del Banco de México.

La IED, que es la tercera fuente de divisas para México, sólo después de los ingresos petroleros y las remesas, ascendió a 4,372 millones de dólares, lo que significó una caída de 34% en términos anuales.

La pérdida de dinamismo en ese rubro se refleja, entre otras cosas, en la salida del top ten de los países más atractivos para crecer.

De acuerdo con la Encuesta Global Anual de CEO realizada por PricewaterhouseCoopers (PwC), en el 2011 México se posicionó en el peldaño número 12, cuando un año atrás se ubicó en el casillero ocho.

En cambio, la inversión de cartera, el llamado capital golondrino, subió 69%, tras ubicarse en 15,841 millones de dólares, un nivel sin precedente. Son dos destinos los que capitalizan esos recursos: el mercado accionario y el de deuda.

A la Bolsa Mexicana de Valores ingresaron 1,878 millones de dólares, un saldo favorable si se considera que en el primer trimestre del 2011 hubo una salida de capitales por 1,185 millones.

A la compra de cetes, bonos y udibonos, entre otros instrumentos de deuda, se destinaron 13,963 millones de dólares, es decir, 32.5% más que el año previo.

La estabilidad económica y el diferencial de tasas de interés con otras economías son dos de las razones por las cuales los hombres de negocios apuestan por adquirir deuda mexicana, de acuerdo con las autoridades. ¿Hasta cuándo durará ese efecto?

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de