OPINION
La caída del euro
En mis clases de Finanzas Internacionales siempre hablamos de las ventajas y desventajas del papel del dólar de Estados Unidos como moneda hegemónica y mis alumnos, como muchos, no me creen que el dólar aún tenga larga vida en esto de ser la moneda más importante del mundo.

En mis clases de Finanzas Internacionales siempre hablamos de las ventajas y desventajas del papel del dólar de Estados Unidos como moneda hegemónica y mis alumnos, como muchos, no me creen que el dólar aún tenga larga vida en esto de ser la moneda más importante del mundo.

Cuando se crea el sistema monetario europeo, las posibilidades de cambio en la estructura comercial y financiera del planeta se incrementan, pues el euro representaba un contrapeso al dólar que parecía ser la solución de muchos problemas para los países cuya dependencia monetaria con Estados Unidos era muy alta.

Al día de hoy, la crisis de los países menos competitivos de Europa pone en evidencia la fragilidad del sistema monetario europeo y provocan el debilitamiento relativo del euro, lo que nos hace pensar de nuevo en que la hegemonía del dólar va para largo plazo.

De acuerdo con el reporte trienal del Bank for International Settlements, las transacciones internacionales, tanto comerciales y financieras, siguen dependiendo al día de hoy en 85% de esta moneda. El euro se utiliza para 39.1%, el yen japonés se usa para 19% y la libra esterlina para 12.9% de todas las transacciones de compra y venta del mundo. Aun sin crisis, los pronósticos del aumento del uso del euro en las finanzas internacionales deben ser conservadores.

El euro podría desaparecer de la faz de la tierra conjugándose algunas circunstancias y decisiones de política de los países que sostienen económicamente a esta moneda. Dentro de los distintos escenarios, la posibilidad de que Alemania y Francia ya no deseen financiar los problemas de deuda de Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia es muy real.

La única manera para que Alemania y Francia ya no sigan gastando dinero en esos países es salir del sistema monetario y abandonar el uso del euro para volver a usar el marco y el franco, respectivamente. Si eso sucede, los días de la moneda están contados. En otro escenario, si los países que se quedan quieren mantener el euro como moneda común, ésta no tendrá poder económico ni contrapeso contra el dólar, el yen y la libra estarían destinados a desaparecer.

Otro escenario es que se hagan acuerdos para que los países con problemas de deuda salgan del sistema monetario y abandonen el euro. Será un euro débil, pero seguirá existiendo.

Mientras todo esto sucede, el dólar de Estados Unidos aprovecha las ganancias de la caída del euro para afianzarse y fortalecerse como la moneda hegemónica. Así, sobrevive al atentado que le hizo el euro. Larga vida al dólar, hasta que el yuan intente otro golpe de estado.

*Eduardo Carbajal es director de la Escuela de Negocios y Humanidades del Tecnológico de Monterrey, Campus Toluca.

edcarbaj@itesm.mx

1 Comentarios
Comentarios
Andres (no verificado)
Agregado:
5 Dic 2011 |
17:41 PM

Hola Prof! Muy interesante su artículo, sobre todo que ahora estoy viviendo en Europa, específicamente en Estocolmo, por lo tanto me hubiera gustado que mencionara la posición del Euro con otras monedas de la zona Schengen. Por ejemplo en mi caso con la corona sueca o incluso también la corona danesa o noruega que son monedas muy caras. Usted que opina? que estos países hicieron bien al no entrar al sistema monetario del Euro? Fue suerte o era lógico pensar así desde un inicio?
Un abrazo,

Andres Ramírez (Tec CEM Ene-Mayo 2011)

Periódico El Economista es una empresa de