Nuevo fondo operará capital de riesgo
Oro Negro apoyará a empresas del sector petrolero
El declive petrolero de algunos de los principales yacimientos en el país y cambios regulatorios han dado pie al surgimiento de iniciativas que operan capital de riesgo que en adelante financiarán a firmas del sector de servicios petroleros.
Ana Valle / El Economista
Mar 11, 2012 |
19:43

El declive petrolero de algunos de los principales yacimientos en el país y cambios regulatorios han dado pie al surgimiento de iniciativas que operan capital de riesgo que en adelante financiarán a firmas del sector de servicios petroleros.

Éste es el caso de Oro Negro, firma integradora de servicios petroleros que surge para capitalizar principalmente a las compañías del sector dedicadas a la exploración y producción petrolera, aquellas que cuentan con una “demanda sostenida en el tiempo y son críticas para las metas de Pemex”, mencionó Gonzalo Gil White, codirector general de Oro Negro.

Oro Negro surge en febrero de este año con un capital inicial de 250 millones de dólares que serán invertidos a lo largo de los siguientes años en firmas del ramo que se encuentran en proceso de evaluación, aseguró Gil White.

La firma, presidida por Luis Ramírez Corzo, exdirector general de Pemex, surge como iniciativa de la firma de capital mexicana Axis, que aportó la suma de 50 millones de dólares, y con coinversionistas como la estadounidense Ares Management y el fondo soberano de Singapur, Temasek, que comprometieron 100 millones de dólares cada uno.

Ésta no es la primera firma que surge con este propósito y que es dirigida por un exfuncionario de Pemex. En enero pasado Jesús Reyes Heroles, por medio de Energea, se acercó a Morgan Stanley Private Equity con la finalidad de crear una firma que lleve a cabo inversiones en el sector energético en México y América Latina.

De acuerdo con Gil White, las operaciones de Oro Negro estarán respaldadas por la experiencia que cuenta la parte de Axis, que en la última década ha financiado cerca de 60 proyectos por medio de deuda, lo que les ha permitido identificar a las empresas que cuentan con las condiciones para ser muy competitivos en el ramo.

Lo que la compañía busca es sostener “empresas bien capitalizadas, que estén invirtiendo en tecnología, que mejoran su eficiencia y reduzcan los riesgos” y así fortalecer la capacidad financiera de las empresas mexicanas y no sólo el desarrollo de tecnología sino su capital humano, lo que más tarde les permitiría explorar otro tipo de mercados en el exterior.


Salida a Bolsa de Pemex, decisión política

El que la empresa salga a cotizar a la Bolsa Mexicana de Valores “es más una decisión política que financiera”.

Sin embargo, la petrolera “podría encontrar un esquema para atraer recursos adicionales (...) sin ser inconsistente con seguir siendo una empresa del Estado”, dijo Gil White.

La decisión dependerá de muchos factores y de si la empresa misma requiera mayor financiamiento.

Gil-White comentó que de hacerse pública, Pemex sería un emisor muy conocido y habría apetito por sus títulos, como lo deja ver buena parte de la deuda pública emitida en el mercado bursátil.

ana.valle@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de