Según analistas
Recorte en el gasto no repercutirá en el mercado accionario
El inminente ajuste al gasto público del gobierno federal por la caída en los precios internacionales del petróleo no tendrá repercusiones en el mercado bursátil mexicano ni en las emisoras que ahí cotizan; por el contrario, resultará una señal positiva de la Secretaría de Hacienda por mantener finanzas públicas estables.
Romina Román y Ricardo Jiménez / El Economista
Ene 28, 2015 |
20:58
compartir
Widgets Magazine

El inminente ajuste al gasto público del gobierno federal por la caída en los precios internacionales del petróleo no tendrá repercusiones en el mercado bursátil mexicano ni en las emisoras que ahí cotizan; por el contrario, resultará una señal positiva de la Secretaría de Hacienda por mantener finanzas públicas estables.

Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros del ITAM (Fundef), consideró que los posibles movimientos al presupuesto tendrían que enfocarse en el gasto corriente, por lo que la señal más importante que debe enviar la Secretaría de Hacienda es que no habrá más endeudamiento.

“Un recorte es el camino para un ajuste durante el 2016, porque el boquete fiscal en ese año será de entre 0.5 y 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual implica que éste deberá ser de entre aproximadamente 100,000 a 120,000 millones de pesos y con ello, mantener el presupuesto equilibrado”, estimó el especialista.

Sánchez Tello reconoció que bajo el escenario actual persiste incertidumbre sobre el futuro de los precios del petróleo y su impacto en los mercados financieros internacionales y nacionales, “y eso podría tener un efecto en la Bolsa de Valores y en consecuencia, en algunas de las emisoras”.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que toda la atención de los analistas financieros estaba sobre el anuncio del recorte del presupuesto del gobierno federal, que al final nunca llegó.

El experto indicó que de darse el tijeretazo en el gasto presupuestario, previsiblemente no afectaría tanto a la evolución de la economía interna en este año, debido a que en estos momentos se encuentra con cierto dinamismo, impulsado en parte por el crecimiento de la actividad económica de Estados Unidos.

“Hasta el momento, los mercados financieros no perciben un efecto importante por el recorte del gasto gubernamental, si fuera así, el principal indicador de la BMV mostraría mayores pérdidas y el tipo de cambio se hubiera ido hasta los 15 pesos”, refirió.

El analista explicó que en estos momentos lo que podría afectar más es la evolución de la política monetaria de Estados Unidos, es decir, los mercados reaccionarían mas violentamente cuando el medio financiero tenga la certeza del incremento de la tasa de interés y la proporción del incremento.

Adelantó que de ser necesario el gobierno federal recurriría a un mayor déficit gubernamental para complementar la falta de ingresos, derivados de la caída del precio internacional del petróleo; sin embargo, esta estrategia sería utilizada en el próximo año.

valores@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de