La bolsa mexicana borró ganancias de dos años
Manufactura china arrastra mercados
Las Bolsas en el mundo arrancaron el año con un pesimismo generalizado, donde el lunes negro fue liderado por la drástica caída de 7.02% en el índice SCI 300 de China, que contagió de nerviosismo al mercado y arrastró las pérdidas en Europa, América, Asia y en economías emergentes.
La peor caída fue la de la Bolsa de Shanghai, con 7.02%; el martes abrió con baja de 3 por ciento.

Las Bolsas en el mundo arrancaron el año con un pesimismo generalizado, donde el lunes negro fue liderado por la drástica caída de 7.02% en el índice SCI 300 de China, que contagió de nerviosismo al mercado y arrastró las pérdidas en Europa, América, Asia y en economías emergentes.

También destacó la caída con la que iniciaron el 2016 el índice Dax de la Bolsa de Frankfurt, al retroceder 4.28%; el Bovespa de Brasil perdió 2.79%, y la minusvalía en el CAC 40 de París fue de 2.68 por ciento.

La aversión al riesgo de los capitales se generó ante datos negativos de la manufactura en China, además de la tensión política por la crisis diplomática entre Arabia Saudita e Irán.

“Por décimo mes consecutivo retrocedió la manufactura en China, que ya se encuentra en zona de contracción, también en Estados Unidos las cifras del ISM manufacturero fueron decepcionantes, y sumadas al incremento en las tensiones en el conflicto entre Arabia Saudita e Irán, provocaron la aversión al riesgo y preocupaciones sobre el dinamismo económico mundial”, indicó James Salazar, analista de CI Banco.

En Nueva York, la pizarra se llenó de números rojos, el índice tecnológico NASDAQ fue el de mayor pérdida en Wall Street al registrar una variación negativa de 2.08%, mientras que el promedio industrial Dow Jones y el Standard & Poor’s 500 disminuyeron 1.58 y 1.53% respectivamente.

Afecta al crudo

Al igual que al inicio del año anterior, las cifras decepcionantes de manufactura no sólo afectaron al mercado accionario, avivaron la aversión al riesgo y desató una nueva caída en los precios internacionales del petróleo, así como la depreciación de la gran mayoría de las paridades cambiarias frente al dólar.

El rompimiento de las relaciones diplomáticas entre Arabia Saudita e Irán aumentó las tensiones en el mercado petrolero, ya que ambos países forman parte de la OPEP.

Bajo este contexto, el WTI disminuyó 0.76%, al cotizar en 36.76 dólares por barril; el crudo tipo Brent descendió 0.16%, al venderse en 37.22 dólares; mientras que la mezcla mexicana cayó 1.21%, al concluir en 27.04 dólares por barril.

Para el analista de CI Banco, la caída de los mercados no será la tendencia en el resto del año.

“Si bien se espera que se mantenga la volatilidad en el corto plazo, se espera que en el 2016 el mercado accionario tenga un mejor comportamiento y esperamos que pueda cerrar el año cerca de los 48,000 puntos, los precios del crudo ya están en niveles muy bajos difícilmente podrán tener otra caída tan profunda.

“Por otra lado, seguirá la fortaleza del dólar pero ya no se verán depreciaciones tan fuertes como las que vimos el año anterior”, comentó.

La BMV, en niveles del 2014

Por tercer año consecutivo, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) inicia un nuevo ciclo con caída. Su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) disminuyó 2.01%, por lo que se encuentra en niveles similares a los que operaba al inicio del 2014 cuando se ubicaba en las 42,188.45 unidades.

El IPC finalizó en 42,113.70 enteros, un retroceso de 2.01%, la segunda baja más importante para un inicio de año en toda la historia del mercado accionario mexicano, tan sólo superada por la baja de más de 1,000 enteros que se observó al inicio del año anterior.

La BMV se contagió del pesimismo global y siguió la tendencia negativa del comportamiento de sus referentes en Wall Street. Se anticipa que la volatilidad continúe ante los temores sobre la economía mundial y conforme se acerquen las próximas reuniones de la Fed en EU.

gustavo.delarosa@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios