Hay desconfianza
En China reviven fantasmas del 2008
La devaluación del yuan puso nerviosos a los mercados internacionales, los cuales cayeron fuertemente en la jornada del jueves.
relacionadas
compartir

La caída acumulada de 11.7% en la primeros cuatro días de operaciones del 2016 en la Bolsa de Valores de Shanghai, China —que ha contagiado de nerviosismo a todos los mercados financieros internacionales, provocando pérdidas globales— revive los temores de una debilidad de la economía mundial generada desde el sistema financiero, tal y como sucedió a finales del 2008, cuando cayeron los mercados bursátiles como consecuencia de la crisis subprime en Estados Unidos.

Al inicio del año, la desconfianza y aversión al riesgo tienen como epicentro el colapso de la Bolsa de Shanghai y el debilitamiento del yuan y de la economía en China, provocando pérdidas accionarias globales, caída en las cotizaciones internacionales del crudo y de otros commodities, así como la fortaleza del dólar que se ubica en niveles de máximo histórico.

En los primeros minutos de operación del jueves del índice SCI 300 de China, las actividades bursátiles fueron suspendidas, ya que el mercado caía 7.21%, pero no se puedo evitar un contagio inmediato en los mercados asiáticos, que se transmitió al resto del sistema financiero. Al final de la jornada, la Bolsa de China cerró con una pérdida de 6.93 por ciento.

Mucha especulación

“No hay evidencias de una crisis global, pero sí de una elevada especulación derivada del mercado accionario en China. Este viernes se levanta la prohibición a los tenedores institucionales y no institucionales que poseen más de 5% del capital en circulación en ese mercado, los cuales no podían hacer sus ventas por seis meses, pero se sospecha que venían realizando operaciones fuera de mercado con instrumentos vinculados al dólar, lo que ha fortalecido el billete verde alrededor del mundo”, explicó Raymundo Tenorio, director de la licenciatura de Economía en el ITESM.

Por segundo día consecutivo, los mercados concluyeron con resultados negativos. El dólar se vendió a un nivel nunca antes visto en la historia, de 18.13 pesos por unidad en ventanillas de bancos.

De acuerdo con el catedrático del ITESM, la volatilidad va a continuar en el corto plazo y anticipa que probablemente se anuncien nuevas medidas para contener la incertidumbre y el nerviosismo en el gigante asiático.

Una de las primeras medidas fue que a partir de este viernes, la Bolsa de Valores en China suspenderá el nuevo mecanismo de interrupción de las operaciones accionarias cuando se produzca una caída brusca en los índices accionarios para evitar mayor pánico.

Siguen las pérdidas

El jueves, los mercados accionarios reaccionaron con pérdidas, en Wall Street la pizarra se llenó de números rojos, el índice tecnológico NASDAQ cayó 3.03%, mientras que el industrial Dow Jones bajó 2.32% y el Standard & Poor’s 500 disminuyó 2.37 por ciento.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) siguió el comportamiento negativo de sus referentes y retrocedió 2.47%; sigue sin ver ganancias en el año, al acumular cuatro sesiones consecutivas de pérdidas y se ubica a niveles de diciembre del 2014.

Por otra parte, como consecuencia de la aversión al riesgo, también retrocedieron los precios del crudo, que siguen sin encontrar fondo y se ubican en sus cotizaciones mínimas en 12 años. El WTI se vendió en 32.27 dólares por barril y pierde en todo el año 10.2%, mientras que el crudo tipo Brent disminuyó a 33.75 dólares y registra en el 2016 una caída de 9.5 por ciento.

En lo referente a la mezcla mexicana de petróleo de exportación, el crudo mexicano acumula cuatro sesiones consecutivas en caída libre y tocó el piso de 24.11 dólares, por lo que en lo que va del año acumula una pérdida de 11.9 por ciento.

Para Antonio Castro, director del Centro de Análisis y Proyecciones de la Economía Mexicana, hay una gran incertidumbre en los mercados, pero hay varias economías que tenderán crecimiento económico este año, entre ellas México.

“Estados Unidos está en fase de recuperación y pese a la desaceleración en China, el gigante asiático tendrá tasas positivas este año.

“Para México estimamos un crecimiento de 2.8% en el 2016 y aunque la volatilidad va a continuar en el corto plazo, esperamos que los mercados se estabilicen en el mediano plazo”, indicó.

Agbregó que “sin embargo, los riesgos de esta incertidumbre financiera son que el dólar pueda seguir en aumento y transferir ese aumento a la inflación, lo que podría frenar el comportamiento del mercado interno”, explicó Castro.


gustavo.delarosa@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios