Durante el presente año
Afectadas, firmas ligadas a commodities agrícolas
Firmas como Gruma o Grupo Bimbo se verán perjudicadas por la depreciación del peso frente al dólar estadounidense y cambio climático.
Grupo Bimbo tiene un alto nivel de deuda en dólares, por lo cual es una de las firmas más golpeadas. Foto EE: Natalia Gaia
relacionadas
compartir

Las grandes empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y que están ligadas a las materias primas agrícolas, lejos de ser beneficiadas por la baja en el precio de estos commodities, este año se verán seriamente afectadas por la depreciación de la moneda mexicana frente al dólar estadounidense, coincidieron analistas financieros.

El peso registra una depreciación frente al dólar estadounidense cercana a 25.02% a tasa anual.

El maíz reporta una baja de 12.62%; el trigo, de 16.40%, y la soya, de 10.33 por ciento.

En promedio, las materias primas han disminuido 13.12% en los últimos 12 meses, por lo que no compensan con la devaluación que ha presentado el peso mexicano e inclusive, se encuentra 14 puntos por arriba de la baja de los commodities agrícolas.

Por ello, las empresas importadoras de materias primas, principalmente de granos básicos, tendrán que lidiar con la depreciación de la moneda local.

Cambio climático

Otro factor que afectará el desempeño de empresas como Grupo Bimbo y Gruma es el cambio climático en algunas regiones del mundo, originado por el fenómeno de El Niño, previsto para este año.

Ante ello, en el mercado de futuros de Chicago, los precios de los granos básicos se encuentran subiendo.

De hecho, en lo que va del año, el precio del maíz muestra un incremento de 3.21%; el trigo un avance de 1.2%, y la soya un repunte de 1.4 por ciento.

El director de análisis bursátil de MetAnálisis, Gerardo Copca, comentó que debido al aumento en el precio de los granos básicos, combinado con una sobresaliente depreciación del peso, empresas como Grupo Bimbo y Gruma tendrán un impacto importante en sus costos para este año.

Mencionó que en el último trimestre del año pasado, las compañías ligadas al consumo de materias primas agrícolas aún no resentían el alza del tipo de cambio, debido a que la mayoría de ellas habrían contratado coberturas para cubrirse ante la volatilidad del tipo de cambio peso-dólar.

El experto explicó que la menos perjudicada ante la fuerte devaluación del peso mexicano y el alza de los commodities sería Gruma, pues más de 50% de sus ventas las realiza en Estados Unidos y no tiene una elevada deuda en dólares.

Por el contrario, Bimbo sí saldría raspada por la depreciación del peso, debido a que tiene un alto nivel de endeudamiento en moneda extranjera, de 6,164 millones de dólares.

Por su parte, la analista del sector de alimentos de Invex, Monserrat Antón explicó que un nivel de tipo de cambio por arriba de los 18 pesos por dólar ya les preocupa a las empresas, por los resultados que tendría en sus costos.

“La apreciación del dólar ya tiene tiempo realizándose, por lo que, por más que las empresas se cubran, tendrán un tipo de cambio irremediablemente más alto del que tenían antes; entonces sí les pegará a sus costos”, comentó.

La especialista anticipó que en el caso de Grupo Bimbo, el efecto no se puede ver de manera lineal, debido a que la firma tiene ingresos en dólares, por lo que podría amortiguar un poco los embates del tipo de cambio peso-dólar.

La analista del sector de alimentos de Banorte-IXE, Marisol Huerta, anticipó que en este 2016: “Veremos un poco de presión en los granos, debido a los efectos que tendrán los precios por el cambio climático que habrá en diferentes regiones del mundo.

“Estaremos viendo que los precios de las materias primas se vayan al alza y combinado con un tipo de cambio más caro, entonces habría fuertes presiones en los costos de las empresas”, dijo.

Llegó a su fin ciclo bajista del precio de los granos

El ciclo bajista de las materias primas agrícolas, como el maíz, trigo y soya, parece haber llegado a su fin en el 2015, al registrar, en promedio, un alza de 13.12% en ese año.

De hecho, el mercado de granos subirá en los siguientes meses, derivado básicamente de la culminación del fenómeno El Niño que dará paso ahora a La Niña, implicando riesgos latentes para el sector de alimentos.

En lo que va del 2016, el maíz registra un incremento superior al 3%, cotizando en cerca de 3.70 dólares por bushel. Las ganancias observadas fueron impulsadas por la demanda no especulativa, ocasionada por las condiciones climáticas negativas en algunos países de África.

Por su parte, el trigo ha mostrado un avance de 1.2% en lo que va del año, alcanzando un precio de 4.75 dólares por bushel.

El precio del trigo fue impulsado también por las condiciones climatológicas negativas en algunas partes del mundo, aunado a la corrección general mostrada en los mercados financieros globales.

No obstante, el trigo frenó sus ganancias a causa de la depreciación del rublo ruso, el cual operó en mínimos históricos, presionado por el mercado del petróleo a la baja. Rusia es de los principales productores de trigo en el mundo.

Por otro lado, la inestabilidad económica de los mercados financieros ha hecho que el mercado de commodities registre una baja generalizada, la cual podría prolongarse hasta el primer trimestre de este año.

Las actuales presiones deflacionarias sobre la economía estadounidense impulsadas por los bajos precios de los energéticos reducen la posibilidad de un aumento en la tasa de referencia de la Fed en las próximas dos reuniones.

ricardo.jimenez@eleconomista.mx


0 Comentarios
Comentarios