perspectivas con Signum Research
Nuevo panorama para Alfa
Alfa y subsidiarias reportaron sus resultados correspondientes al cuarto trimestre. Aunque en el consolidado fueron débiles en dólares, con retrocesos doble dígito en utilidad operativa y EBITDA, consideramos que la principal razón de su caída en la Bolsa y su posterior recuperación fue lo comentado en cada conferencia telefónica.
Alfa y sus subsidiarias tienen una nueva estrategia: desinversión. Foto Archivo: Reuters

Alfa y subsidiarias reportaron sus resultados correspondientes al cuarto trimestre. Aunque en el consolidado fueron débiles en dólares, con retrocesos doble dígito en utilidad operativa y EBITDA, consideramos que la principal razón de su caída en la Bolsa y su posterior recuperación fue lo comentado en cada conferencia telefónica

La principal noticia mencionada fue el inicio de una estrategia de desinversión en activos energéticos, específicamente un portafolio de Newpek y una planta de cogeneración en Cosoleacaque, perteneciente a Alpek. Su subsidiaria Axtel también está considerando la desinversión de activos no estratégicos, para fortalecer su balance financiero.

En relación con el plan de acción de Newpek, se mencionó lo siguiente: en primer lugar, se pretende finalizar con las inversiones que se tienen fuera de México. Para el caso de activos en EU, la empresa no ha perforado nuevos pozos por más de un año y la estrategia actual es retomar la perforación y aprovechar la experiencia que Pioneer ha desarrollado, para hacerlos más atractivos y posteriormente realizar la venta. El proceso probablemente tomará más de un año, pero se mantienen confiados en que podrán cumplir con esta estrategia.

En segundo lugar, con respecto a su interés en México, aunque no se mencionó explícitamente, es altamente probable que la empresa ya no participe en la Ronda 2, pues más bien su enfoque se encuentra en los contratos de servicios que actualmente se tienen con Pemex. Hay muchos interesados en esos proyectos, una vez que éstos sean migrados a contratos compartidos. Así que, una vez que se defina la participación de Pemex, Alfa decidirá qué hacer con ellos.

Creemos que el anuncio de desinversión en activos energéticos fue bien tomado por el mercado, pues desde hace tiempo la traía castigada por las malas decisiones tomadas en el sector, como la infructuosa adquisición de Pacific Rubiales (ahora Pacific Exploration and Production).

También se comentó sobre la posibilidad de iniciar un programa de recompra. Las acciones del conglomerado y subsidiarias cotizan con importantes descuentos, por lo que Alfa consideraría la posibilidad de una recompra de acciones, aunque no están seguros de que éste sea el momento adecuado y podrían esperar hasta que haya menor incertidumbre macroeconómica.

Ahora bien, de todas las subsidiarias de Alfa, la más afectada fue Alpek, pues reportó una importante reducción en sus estimados de EBITDA del 2017 (-25% a/a), así como un cambio en sus perspectivas de crecimiento. Su acción perdió más de 10% en la cotización del miércoles.

Las principales causas de la menor generación en EBITDA fueron las siguientes: la presión en márgenes del Poliéster, Polipropileno y Poliestireno Expandible, así como volatilidad en precios del petróleo. Aunado a lo anterior, la emisora refirió que tienen nuevos problemas de dumping: para el 2017 se esperan menores márgenes del PET por importaciones de Asia, pues aunque en el 2016 hubo un fallo exitoso en políticas antidumping de países como China, Omán y Canadá, las importaciones de países como Tailandia, Brasil, Corea y Paquistán podrían volver a contraer los márgenes. Alpek está tomando iniciativas para demandar por dumping a estos países en la segunda mitad de este año, pero el proceso es muy largo y la afectación es temprana.

Sin embargo, existen algunos factores que la emisora no consideró y que podrían impulsar su flujo de efectivo, tales como el inicio del proyecto Corpus Christi (que en teoría sí empieza este año pero puede tener un arranque lento) y los mayores márgenes del caprolactama.

Otra de las noticias que juegan en contra de nuestras expectativas de crecimiento es la posible desinversión de su planta de cogeneración en Altamira. Este es el proyecto más grande que la empresa tiene para generación de EBITDA en los próximos años (sin considerar Corpus Christi) y era una de las razones por la que veíamos mayores márgenes de operación, independientemente del desempeño de los precios de los commodities. Por tanto, su desinversión afectaría nuestras expectativas de crecimiento.

Ahora bien, la estrategia de la compañía, según se nos mencionó, es realizar la adquisición de Citepe y Suape (subsidiarias de Petrobras) sin comprometer su estabilidad financiera. Aunque dicha adquisición todavía está en entredicho, pues de hecho actualmente se encuentra suspendida, creemos que la decisión incrementaría su exposición a la fluctuación de los commodities sin tener un activo que contrarrestara el efecto (la planta de cogeneración es un proyecto de integración vertical).

Aunque todavía no es un hecho y no lo podemos incorporar en nuestra valuación, las nuevas perspectivas repercutirán en nuestra recomendación y precio objetivo, las cuales estamos revisando, tanto para Alfa como para Alpek, con un probable ajuste a la baja.

*Armelia Reyes es analista sénior de sector industrial de Signum Research

0 Comentarios
Comentarios