reforma trae oportunidades
Fluyen recursos para proyectos energéticos
Mario Gabriel Budebo, director general de México Infrastructure Partners, quiere lanzar otro CKD.

La reforma energética es una gran oportunidad para invertir. A pesar de la baja en el precio del petróleo, hay elementos que permiten fondear proyectos de gran escala que mejorarán la infraestructura en el país, afirmó Mario Gabriel Budebo.

El director general de México Infrastructure Partners, un fondo de capital privado, recordó que cuando se presentó la reforma energética el precio del petróleo estaba en niveles cercanos a 100 dólares por unidad.

“Nosotros como fondo de infraestructura no estamos en el negocio de extracción o producción o de identificación de reservas, de exploración, estamos en el negocio de los fierros de infraestructura, el transporte, el almacenamiento y la generación eléctrica”, explicó en una entrevista.

El que fuera subsecretario de Hidrocarburos en la Secretaría de Energía detalló que todas las áreas que citó tienen una demanda interna clara, la gasolina, petroquímicos está ahí y existe una alta necesidad de almacenamiento de hidrocarburos.

“La capacidad de almacenamiento de combustibles es muy baja, debe crecer y eso no tiene nada que ver con el precio del petróleo. El también expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro dijo que el fondo que representa no está interesado en invertir en cavernas de almacenamiento de combustible.

“Queremos invertir en las tuberías para transportar el energético. En México, tenemos un problema enorme, pues hay muchas regiones del país que reciben la gasolina, la turbosina por ruedas. Es más caro llevarlo por ruedas que por tubo, literalmente cuesta 10 veces más transportarlo por camión que por tubería”, agregó el directivo.

“A lo largo de los años, Pemex, por falta de presupuesto no pudo invertir o fue muy limitado. Ahora que ya se abrió el sector a la industria privada con más razón Pemex ya no tiene que distraer recursos en esas áreas, el sector privado a través de las afores, de los certificados de capital de desarrollo (CKD) ya puede invertir en desarrollar una infraestructura que está entre obsoleta e insuficiente en el país, entonces ahí hay áreas de oportunidad enormes”, agregó quien también fue consejero de Pemex.

Va por otro

En mayo del 2015, Mexico Infrastructure Partners lanzó un CKD por 2,500 millones de pesos en los que participaron dos aseguradoras, el Fonadin, un fondo de pensiones privado y cuatro administradoras de fondos para el retiro.

Mario Gabriel explicó que la totalidad de 2,500 millones de pesos fueron invertidos y que desde mediados del año pasado se solicitó permiso a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para emitir otro CKD.

Mexico Infrastructure Partners invirtió parte de los recursos de su primer instrumento de inversión en la Presa El Realito, en San Luis Potosí, en una planta de tratamiento de aguas Residuales Agua Prieta y en la carretera Apaseo el Grande-Palmillas, en Guanajuato y Querétaro, obra adjudicada a Ingenieros Civiles Asociados.

“El primer CKD se invirtió en su totalidad y ahora estamos trabajando en un segundo fondo que podría ser por 7,000 millones de pesos”, anunció el directivo.

El entrevistado se mostró confiado en que entre dos y tres meses salga el certificado de capital de desarrollo. Directivos de las afores han dicho repetidamente que les faltan proyectos.

Ante eso, el directivo explicó que tienen varios proyectos listos para recibir fondeo y que algunos estarían dispuestos en mayo o junio próximo.

“Cuando platicamos con las afores, que son los principales inversionistas de nuestro CKD, les explicamos qué tipo de proyectos tenemos, ellos ven nuestros proyectos y los ven con interés, al ver que hay proyectos concretos, viables, funcionales, muestran mucho interés”, comentó. Con el fondo EXI II, estamos viendo muchos proyectos con una visión más amplia y con montos de inversión mayores y ya nos conocen, dijo.

Oportunidades

Para el director del fondo de capital privado, el incremento en tasas de interés, la incertidumbre que todavía se genera en Estados Unidos, es una gran oportunidad.

“Creo que la coyuntura Trump e incluso la coyuntura de gasto público nos parece que en general beneficia al sector de infraestructura, no sólo al fondo de nosotros, cualquier fondo de infraestructura se ve muy beneficiado por algo muy elemental que es que el gobierno no tiene dinero”, expresó.

Recordó que la Secretaría de Hacienda informó la creación de esquemas de proyectos públicos-privados y que las afores viven un momento de incertidumbre, volatilidad y altos riesgos. Crear un portafolio, agregó, cargado a proyectos de infraestructura que son muy estables como el agua potable, pues se tiene que consumir a pesar de que suba o baje el producto interno bruto.

“La electricidad es muy estable en su consumo, ese tipo de proyectos que son muy estables en sus ingresos se vuelven más importantes para las afores de lo que eran antes porque aumentó el nivel de riesgo y de volatilidad. Salen de áreas volátiles y riesgosas que pueden dar mejores rendimientos o muy altos rendimientos, pero que también pueden generar mucho riesgo, se van a cosas más defensivas y yo creo que claramente ha habido un interés mayor, de unos meses para acá, de invertir en infraestructura y energía de lo que había hace tres o cuatro meses”, finalizó.


eduardo.huerta@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de