La traición de Gutiérrez Vera
“La extinción de la Compañía de Luz y Fuerza”, ha comentado recientemente el director de la Comisión Federal de Electricidad, Alfredo Elías Ayub, “se había planeado desde el gobierno de Miguel de la Madrid. Sólo hasta ahora se tuvo el valor y la decisión de ejecutarla”.
columnas
Nov 5, 2009 |
22:57
Signos Vitales
Alberto Aguirre M.
Periodista
MÁS DEL AUTOR
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/22/felipe-margarita
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/21/verdad-tlatlaya
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/20/ajustes-gdf
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/19/defensa-maestra
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/16/rescate-cndh
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/15/enredos-grupo-mexico
/columnas/columna-especial-politica/2014/10/14/moreno-nueva-york
CREDITO: 
Alberto Aguirre M.

Signos vitales Por: Alberto Aguirre M.

“La extinción de la Compañía de Luz y Fuerza”, ha comentado recientemente el director de la Comisión Federal de Electricidad, Alfredo Elías Ayub, “se había planeado desde el gobierno de Miguel de la Madrid. Sólo hasta ahora se tuvo el valor y la decisión de ejecutarla”.

Puede ser. Aquí mismo hemos referido cómo en los sexenios de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox hubo estudios e intenciones de terminar, más que con la empresa, con el poderío del Sindicato Mexicano de Electricistas.

Recientemente hubo un hecho que precipitó las cosas. Ocurrió en San Miguel Teotongo, una de las zonas más conflictivas de la delegación Iztapalapa, dominada por la UPREZ. Los colonos, el gobierno delegacional y la administración capitalina (todos perredistas) rechazaban la colocación de un equipo de transmisión. Y para acabarla, los trabajadores tampoco querían colaborar. “No trabajamos de espaldas al pueblo de México”, pretextaron.

Las negociaciones fueron tan ríspidas y los opositores tan beligerantes, que el director de LFC, el ingeniero eléctrico Jorge Gutiérrez Vera, se preinfartó. La obra finalmente se ejecutó, pero en el gobierno federal se acabó la paciencia hacia el SME.

Gutiérrez Vera es un científico que bien podría representar al prototipo de funcionarios públicos producto de “la cultura del esfuerzo”. Hizo sus primeros estudios en su natal Palacio, Durango, y a los 15 años se trasladó al DF, donde ingresó a la vocacional, para después graduarse como ingeniero en Electrónica en la ESIME, del Instituto Politécnico Nacional.

Se integró al equipo del saltillense Guillermo Martínez Domínguez, en la Comisión Federal de Electricidad, donde comenzó a destacar y fue enviado a cursos de especialización en la Universidad Heriott-Watt de Edimburgo, en Escocia.

Cuando regresó a México, en 1974, ya había pasado la época en que José López Portillo estuvo al frente de la CFE. Y el joven técnico fue enviado a Puebla, como superintendente y llegó a ser gerente de la zona noroeste de la compañía. Pasó dos décadas en el organigrama del gobierno federal, hasta que en 1992 fue liquidado, después de que el organismo Luz y Fuerza del Centro desapareciera, por decreto presidencial.

Convertido en “agente libre”, muy pronto consiguió socios y fundó la empresa SEISA, que se dedicó a la construcción de plantas de cogeneración de energía eléctrica en el noreste de la República Mexicana.

Hubiera seguido su exitosa carrera empresarial de no ser porque Juan Camilo Mouriño lo integrara, en el 2002, al equipo de asesores del entonces secretario de Energía, Felipe Calderón Hinojosa. Aquella vez, como ahora, el gobierno federal se enfrentaba a la disyuntiva de deshacerse de la carga fiscal que representaba LFC.

Sin más ideología que la del servidor público, Gutiérrez Vera se acercó a los panistas por el rechazo de Andrés Manuel López Obrador. Y es que el tabasqueño, cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, rechazó un proyecto de SIESA para generar energía eléctrica a partir del biogas acumulado en los tiraderos de basura del Bordo Poniente.

Más que un vínculo con Calderón, el politécnico trazó un nexo de confianza y amistad con Mouriño, con quien compartía orígenes ingenieriles. Fue éste quien lo invitó a integrarse al gabinete presidencial, con la única condición de que sólo le reportara a él.

La secretaria Georgina Kessel aceptó ese esquema, mas no así el entonces director de Petróleos Mexicanos, Jesús Reyes Heroles, que paradójicamente siempre criticó la ineficacia operativa y financiera de la paraestatal.

Pero Gutiérrez Vera conocía los meandros de la empresa y tenía interlocución con el SME. Todo comenzó a descomponerse a principios del año pasado, al inicio de las negociaciones para la ratificación del Contrato Colectivo de Trabajo.

Gutiérrez Vera tenía que haber tramitado, ante la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la solicitud para que LFC entrara al negocio de las telecomunicaciones mediante la renta de su red de fibra óptica.

El compromiso firmado con el SME era crear una filial -con personal de ese sindicato, por supuesto, aunque se acordaría una “nueva relación laboral”- enfocada al manejo de una red de 1,000 kilómetros de fibra óptica, a lo que se sumaría un contrato que se está firmando con la SCT y otro con la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

No obstante que Gutiérrez Vera firmó, con el aval de la secretaria Kessel y el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, ese compromiso quedó en el aire. Hasta ayer, 20,459 extrabajadores de LFC, 46% había acudido a recibir su liquidación.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿UN FIN DE SEMANA sin celulares? Resulta que usuarios y clientes de las compañías que ofrecen conexión por radio y teléfonos móviles han convocado a un “paro nacional” de 48 horas, en protesta por las altas tarifas, el deficiente servicio y la intención de imponer un costo por las “llamadas perdidas”. La idea es que entre el 6 y el 8 de noviembre, nadie prenda su celular.

LOS ALCALDES QUIEREN MÁS recursos pero renuncian a su potestad de cobrarlos. Y si no, veamos cuánto generan, por concepto del cobro del impuesto predial, a las arcas públicas: sólo 2 por ciento. Hay razones político-electorales que explicarían esta omisión imperdonable. ¿O no?

Signos vitales

“La extinción de la Compañía de Luz y Fuerza”, ha comentado recientemente el director de la Comisión Federal de Electricidad, Alfredo Elías Ayub, “se había planeado desde el gobierno de Miguel de la Madrid. Sólo hasta ahora se tuvo el valor y la decisión de ejecutarla”.

1 Comentarios
Comentarios
Anónimo
Agregado:
22 Feb 2013 |
01:04 AM

GOBIERNOS CONFIABLES, Y COMO DICE EL DICHO...KIEN TE HACE DAÑO CIUDADANO TRABAJADOR? KIEN MAS TE CONOCE Y LE BRINDAS TU CONFIANZA. "REFLEXION."

Periódico El Economista una empresa de