El PRI, la gran inspiración panista
La simulación panista terminó con la buena nueva de que César Nava es el nuevo Presidente del PAN, decisión que no sorprendió ni a un niño de cinco años.
columnas
Ago 9, 2009 |
19:22
Números, Opinión y Política
Roy Campos
Presidente de Consulta-Mitofsky
MÁS DEL AUTOR
CREDITO: 
Roy Campos

NOP (Números, Opinión y Política) Por: Roy Campos

Los dimes y diretes entre la disidencia panista fueron más entretenidos y fructíferos que el mismo Consejo Nacional del pasado sábado

La simulación panista terminó con la buena nueva de que César Nava es el nuevo Presidente del PAN, decisión que no sorprendió ni a un niño de cinco años. Los dimes y diretes entre la disidencia panista fueron más entretenidos y fructíferos que el mismo Consejo Nacional del pasado sábado donde se tomó esa determinación.

Lo primero que tendríamos que asimilar de ese proceso es que a pesar de que Acción Nacional reniega tanto de su vecino tricolor, éste les sirvió de inspiración, pues al mero estilo priísta, el presidente Felipe Calderón designó a la dirigencia, cosa que no es del todo malo, pero que después no quieran dorarnos la píldora presumiéndonos su gran método democrático, que no se aplicó ni con Germán Martínez ni con la nueva dirigencia.

Mientras Nava sigue festejando un triunfo anunciado, debería ir asimilando qué le espera, ya que las voces disidentes como las del senador Santiago Creel seguirán presentes durante su corto camino. Pero eso sí, Creel, Javier Corral, Manuel Espino y otros críticos seguirán apoyando al Presidente en todo lo que proponga al Congreso, en eso no tendrá oposición interna, pero cuando se dé la espalda, Nava tendrá que recibir permanentemente el discurso opositor en asuntos electorales. Antes de hacer corajes por todo lo que le dirán, debe visualizarse como un amortiguador que evite que los topes y los baches lastimen a su jefe, el presidente Felipe Calderón.

Además de enfrentar a los opositores internos y la imagen de derrota que le heredan, deberá afrontar un difícil año electoral 2010, donde inicia como favorito en sólo dos entidades de las 13 que tendrán comicios y donde los antecedentes indican otra buena temporada priísta y un lamentable año para el PRD, aunque las cartas apenas se están repartiendo.

Para quien dude de la cercanía del presidente Calderón con su partido, sólo hay que ver que además de que él mismo fue Presidente del PAN, otro expresidente es hoy su Secretario particular (Luis Felipe Bravo) y ahora su exsecretario particular es Presidente del partido, no nos sorprendamos entonces de que los temas electorales ocupen un espacio en la mente del Primer Mandatario, lo que en sí no tiene nada de malo, salvo que afecta directamente las pretensiones del grupo opositor al interior del PAN, que ve en ello una forma de bloquear cualquier aspiración presidencial de quien no comulgue con Calderón.

Aquí lo que debemos ir mentalizando es si la estrategia les servirá para que el PAN no sufra nuevamente el voto de castigo y tengamos que escuchar constantemente al presidente Felipe Calderón pidiendo tregua y unión al Partido Revolucionario Institucional, pues sabe que su proyecto depende hoy del nuevo partido dominante en la Cámara de Diputados.

Salud, por los acuerdos no encontrados

Tanto borlote para nada. Vimos a Guadalajara resguardada por un búnker y todo para que la quinta edición de la Cumbre de Líderes de América del Norte sólo aparezca como un bonito recuerdo. Los presidentes de México, Felipe Calderón; de Estados Unidos, Barack Obama, y de Canadá, Stephen Harper, llegaron a la tierra tapatía con su “torta bajo el brazo”, cada quien con sus intereses.

Y aunque podría pensarse que habrá acuerdos, sólo dejarán declaraciones y cada quien se irá para su país y seguirá con su agenda personal, vaya trabajo trilateral, que por cierto tampoco es sorpresa, es simplemente la historia de todas estas reuniones. Incluso el Tratado de Libre Comercio, con sus recién 15 años cumplidos, tendrá que esperar hasta que se supere la crisis financiera mundial, quizá en el año siguiente, según lo ha comentado el propio Mandatario estadounidense.

Especialmente México tendrá que buscar la silla donde sentarse a esperar, ya que la reforma migratoria no se abordará en la Cumbre y el tema de seguridad se tratará muy superficialmente porque hasta en eso nos regatean la ayuda por no ser en este momento la prioridad de nuestros socios.

Lo que debemos ir asimilando es que por más reuniones que haya, sólo nos servirán para unirnos y mantener relaciones diplomáticas, que los demás países nos miren como un país que pide apoyo y es duro con la delincuencia organizada. ¿Hasta cuándo México seguirá esperando la ayuda que no llega? ¿No es mejor buscar soluciones locales?

La simulación panista terminó con la buena nueva de que César Nava es el nuevo Presidente del PAN, decisión que no sorprendió ni a un niño de cinco años.

Recibe contenidos de El Economista directamente en tu correo electrónico. Suscríbete a nuestro boletín aquí.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de