Miles huyen de sus hogares ante guerra del narco
Desplazados, tragedia silenciosa en México
Miles de personas han tenido que dejar sus hogares en el país debido a la violencia que se vive por la lucha contra el narco.
En Chihuahua y Tamaulipas miles de viviendas han sido abandonas por sus dueños. Foto EE: Archivo.

NEZAHUALCOYOTL.-Como si fuera en plena guerra, la mujer comenzó a sentir que una lluvia de balas caía sobre el techo de su casa, en otro cruento choque entre sicarios de los Zetas y La Familia, dos de los cárteles del narcotráfico más sanguinarios de México.

Cuando pudo, y sin dudarlo mucho, salió con su esposo y sus cinco hijos de la casa, corriendo por su vida en la madrugada. Al igual que otras familias de la aldea, ubicada en una sierra que divide los occidentales estados de Guerrero y Michoacán, huyeron del lugar prácticamente con lo puesto.

Poco después se enteraron de que los sicarios incendiaron sus casas y se adueñaron de sus tierras, en parte utilizada para plantar marihuana y amapola.

Por momentos la mujer lloraba, en otros reía y se alisaba el cabello nerviosamente al contar su periplo de hace dos años, que la llevó a vivir junto con su familia en el sobrepoblado municipio de Nezahualcóyotl, en la periferia de la capital mexicana.

"Eran varios pueblitos de gente unida pero fue una corredera, una lloradera... Hubo matazón y tuvimos que dejar solos a los animales y todo. Nos tocó sufrir, ni modo", narra la mujer, que ahora vive casi encerrada en una precaria casa, sin agua corriente. No quiere dar su nombre por miedo.

Según un estudio de la consultora Parametría, sólo entre 2010 y 2011 cerca de 700,000 personas se vieron forzadas a dejar el lugar donde vivían debido a la violencia a lo largo y ancho del país, desde la fronteriza Ciudad Juárez, en el norte, pasando por estados centrales como Zacatecas y hasta en el paradisíaco Cancún, en la costa Caribe.

Otro estudio más preliminar de la misma consultora y con un margen de error más amplio, indicó que un estimado de 1.6 millones se movilizaron por la violencia entre 2005 y 2010.

Las personas huyen tanto de zonas rurales como de grandes ciudades para no quedar en la línea de fuego entre cárteles rivales que luchan por territorio; tras la muerte de uno o varios familiares, para evitar ser la siguiente víctima y ante la falta total de protección por parte de las autoridades.

LA HUIDA

El estado de Tamaulipas, donde han ocurrido terribles masacres contra inmigrantes locales y centroamericanos por parte de los Zetas, ha visto éxodos de pueblos enteros como Ciudad Mier, donde este cártel, que inició con desertores del Ejército, amenazó con matar a todo aquel que se quedara.

Sin embargo, el drama del desplazamiento forzado pasa casi desapercibido frente al macabro espectáculo de decenas de cadáveres dejados en plena vía pública, como ocurrió en noviembre en Guadalajara o en septiembre en Veracruz, dos de las ciudades más importantes del país.

Cerca de 47,000 personas han muerto desde diciembre del 2006 cuando el presidente Felipe Calderón lanzó, días después de asumir, operativos contra los cárteles con el Ejército y policías federales en una estrategia poco planificada que sólo ha llevado a una gran espiral de violencia, según críticos.

Además, la Comisión Nacional de Derechos Humanos tiene expedientes de más de 5,000 personas desaparecidas desde el 2006, aunque estima que podrían ser más porque hay gente no denuncia por desconfianza en las autoridades, que muchas veces trabajan para las organizaciones criminales.

A menudo, pequeños comerciantes bajan la cortina de sus negocios y se van, hartos de las extorsiones de los cárteles o tras el secuestro o asesinato de algún familiar.

La vida de la familia de Rosario Osuna cambió totalmente tras el secuestro hace cuatro años, en Tijuana, de su sobrino junto con otras siete personas.

A pesar de haber pagado parte del rescate, el joven nunca apareció y su madre, hermana de Rosario, huyó de la ciudad hacia su natal Mazatlán ante ciertas señales de amenazas y sospechas de complicidad de la policía en el caso.

"Yo, mi familia, la gente que está esperando que le den noticias no cree que esto vaya a cambiar (...) Nosotros hemos pagado el precio más caro de este 'reto' del presidente" contra la delincuencia, dijo a Reuters en la Ciudad de México.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), organismo que podría dar asistencia como lo hizo en el caso de Colombia años atrás, sólo puede intervenir en este problema si el Gobierno mexicano o algún gobierno estatal lo solicita, algo que por ahora no ocurre.

INDIFERENCIA DE POLÍTICOS

En las campañas para las elecciones presidenciales de julio, donde el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México por 71 años hasta el 2000 se perfila es el favorito, el tema de los desplazados y desaparecidos prácticamente no existe.

La mayoría de los precandidatos opositores critica la estrategia de Calderón contra los cárteles, pero no han realizado propuestas concretas para las decenas de miles de crímenes sin esclarecer que dejará la actual administración ni cómo hacer para reintegrar a sus hogares a los desplazados.

"Hay un desinterés del estado mexicano por asumir la obligación que le es inherente de asistir, prevenir y resolver el problema, realizando un registro de las personas en esta condición para instrumentar medidas", dijo el académico Fidel López, que trabaja con el privado Instituto Mora en el tema.

Sólo en la fronteriza Ciudad Juárez, que con un índice de homicidios de 272 por cada 100,000 habitantes es vista como la más violenta del mundo, cerca de 239,000 personas salieron en los últimos cuatro años, la mitad hacia otros estados del país y el resto a Estados Unidos como inmigrantes ilegales.

La Ciudad de México y el central Querétaro, uno de los estados más pequeños del país pero con una pujante industria, es uno de los oasis de paz que quedan y está recibiendo a quienes huyen de las extorsiones, balaceras y secuestros.

Abelardo Ledesma, director del servicio estatal de empleo de Querétaro, dijo que en noviembre el 51 por ciento de los que solicitaron trabajo eran de otros estados, de los cuales un 30 por ciento dijo haber llegado allí escapando de la violencia.

Raúl, un joven mesero oriundo de Veracruz, dejó Cancún harto de la presión para vender droga en el bar donde trabajaba y luego de que un amigo muriera frente a él, en un asalto.

"Hasta hace tres o cuatro años Cancún era tranquilo. Ahora en los bares te obligan a vender droga, hay 'levantones' (secuestros) casi todos los días", narró.

En Tamaulipas, las autoridades están implementando programas para el regreso de pobladores a sus hogares, como en el caso de Ciudad Mier o San Fernando, un pueblo ubicado sobre una carretera federal camino a la frontera con Estados Unidos, donde en abril fueron masacrados más de 180 personas.

El ataque fue atribuido a los Zetas, que de ser el brazo armado del cártel del Golfo se convirtieron en pocos años una de las mayores organizaciones criminales del país junto con el cártel de Sinaloa, que dirige el prófugo Joaquín "el Chapo" Guzmán, con ramificaciones en otros países.

Los programas están respaldados con una fuerte presencia del Ejército en la zona.

Por otro lado, Calderón creó una procuraduría especial de atención a víctimas a la que en tres meses han acudido 2,861 personas y que necesitará ampliarse el próximo año debido a la magnitud del problema, dijo a Reuters la fiscal, Sara Herrería.

RDS

1 Comentarios
Comentarios
LOBO AZUL (no verificado)
Agregado:
7 Ene 2012 |
15:33 PM

CALDERON VOZ EN CUELLO GRITO A LOS CUATRO VIENTOS QUE HARIA GUERRA AL NARCOTRAFICO....LO QUE DENOTABA QUE ERA UNA CAMPAÑA PUBLICITARIA DE SU PARTIDO, EN LUGAR DE HACER SIMPLEMENTE SU CHAMBA COMO CORRESPONDE..TAMBIEN SE VEIA QUE LO HACIA SIN ESTRATEGIA ALGUNA...IBA DE ESTADO POR ESTADO Y ANUNCIABA AHORA VAMOS A ESTAR EN SINALOA Y AHORA EN TAMAULIPAS ETC...SE VEIA CLARO QUE ERA UNA CAMPAÑA MEDIATICA...AHORA QUISIERAMOS QUE GRITARA VOZ EN CUELLO,SI ES QUE TIENE HUEVOS, VOY A RESARCIR EL DAÑO CAUSADO A NUESTRO MEXICO POR LAS HERIDAS AUN SANGRANDO QUE NOS HIZO CON SU CUCHILLO ASESINO, SU IMPERICIA Y FALTA DE CEREBRO PARA SER PRESIDENTE.....

Periódico El Economista es una empresa de