Energéticos y crisis global traerían consecuencias a México
El director de Vinculación Institucional de Banxico, Calixto Mateos dijo que se podrían tener implicaciones adversas por los elevados precios del petróleo y los desequilibrios financieros globales.

El director de Vinculación Institucional del Banco de México, Calixto Mateos Hanel, señaló que se busca una reactivación consistente en la economía con un cierre de la brecha entre capacidad instalada y producción industrial.

Admitió que se podrían tener implicaciones adversas por los elevados precios internacionales del petróleo, los desequilibrios financieros globales y la incertidumbre sobre la sostenibilidad de la recuperación económica de Estados Unidos.

Al participar durante una sesión técnica que realizó el Grupo Guadalajara del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), subrayó que la inseguridad pública 'es un factor de riesgo' para la economía.

Al analizar las expectativas de la economía nacional a mitad del año, aseguró que el pronóstico sobre la inflación se mantiene sin cambios, entre tres y cuatro por ciento anual.

Mateos Hanel expuso en detalle las características de la inestabilidad y la incertidumbre económica y financiera internacional, así como su impacto sobre México y otras economías emergentes.

El especialista del Banco de México expuso ante los ejecutivos de finanzas que aunque la brecha del producto se ha venido cerrando, todavía se tiene espacio para crecer la producción industrial sin que se acelere la inflación.

Dentro de los factores que inciden en la situación figuran el aumento en el crédito al sector privado; la disminución en los costos unitarios de la mano de obra, y los niveles de utilización de la capacidad productiva por debajo de los registrados antes de la crisis.

Explicó que el pronóstico de la inflación para el período 2011-2012 se mantiene entre el tres y cuatro por ciento anual, mientras que la inflación subyacente, con una mayor probabilidad de ocurrir, se sitúa entre 3 y 3.5% este año y ligeramente por debajo del tres por ciento en 2012.

El uso de la capacidad instalada en el sector manufacturero, se sitúa en promedio en el 74%, mientras que la tasa de desempleo y subocupación se ubica ligeramente por arriba del 5 por ciento.

La economía mundial siguió recuperándose durante los primeros meses de este año, si bien moderó su ritmo. Sin embargo, la incertidumbre sobre las perspectivas económicas globales ha aumentado.

Además, dijo, los precios internacionales de los productos primarios como energéticos y alimentos mostraron una tendencia al alza, aunque recientemente han presentado correcciones a la baja.

'Como país no nos podemos aislar de la problemática mundial en materia de inflación y de fluctuaciones en los precios de los alimentos y los energéticos. Otros países van a verse obligados a subir las tasas de interés y México también lo hará si quiere aprovechar el flujo de capitales', comentó.

Añadió que una ventaja para nuestro país es que casi todos los indicadores económicos muestran avances positivos, excepto en el caso de la construcción que está dando tumbos.

El funcionario del Banco de México anticipó que este año el Producto Interno Bruto (PIB) del país podría registrar una tasa de crecimiento del cuatro al 5%, mientras que para el 2012 podría ubicarse entre el 3.8 y el 4.8 por ciento.

RDS

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de