Incompleta, propuesta fiscal del PRD
Para determinar si tiene viabilidad la propuesta del PRD en el Senado de la República de aplicar un impuesto mínimo de control de 5% a las grandes empresas, se requiere mayor información, consideraron fiscalistas consultados.
Leonor Flores / El Economista
Oct 28, 2013 |
22:54

Para determinar si tiene viabilidad la propuesta del PRD en el Senado de la República de aplicar un impuesto mínimo de control de 5% a las grandes empresas, se requiere mayor información, consideraron fiscalistas consultados.

Para el director de la firma Bettinger Asesores, Herbert Bettinger, especialista en temas legales fiscales, si bien se trata de una propuesta añeja, no se tienen los detalles ni la claridad de cómo se determinaría la base para su aplicación.

“Depende de la base para determinar si la tasa es la correcta o no”. Pero como no hay más información, consideró que es prematuro hablar de una iniciativa que no está terminada.

Comentó que podría aplicarse al excedente de las empresas antes de dividendos o a los ingresos normales de las empresas, como funciona en otros países.

Por su parte, Eduardo Revilla, del despacho Revilla y Asociados, planteó que con la información que se conoce hasta el momento se trataría de un impuesto peor que el IETU, pues se trata de una tasa fija (de 5%) sobre el ingreso bruto.

Para Revilla la propuesta del PRD es inequitativa, pues se cobraría a ganancias por arriba de 300 millones de pesos, “pero igual podrían haber fijado otra cantidad”; es desproporcional, porque si es una empresa que tiene pérdidas por un periodo largo, “¿con qué dinero va a pagar ese impuesto?” y, por último, es violatorio de los tratados internacionales, porque se trata de un impuesto que no sería acreditable en otros países.

En tanto, para el ex presidente de la Academia de Estudios Fiscales, Francisco Macías, de prosperar esta propuesta, lo tendrían que pagar los 450 grupos empresariales que en estos momentos consolidan estados financieros para efectos fiscales y que, de aplicarse, de nada servirá la consolidación fiscal por ser precisamente un gravamen de control.

Se tendrá un porcentaje mayor de carga fiscal que nos pondrá en desventaja competitiva, aseguró. Si se pone en lugar del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) el efecto será negativo, si se considera el conjunto de la reforma hacendaria, argumentó.

(Con información de Ana María Rosas)

leonor.flores@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de