SAT condiciona deducciones de vales de despensa
La reforma fiscal propuesta por el gobierno federal, que entró en vigor este año, estipula que los vales de despensa serán deducibles para las empresas sólo si es a través de monederos electrónicos autorizados por el SAT.
Yael Córdova / El Economista
Feb 28, 2014 |
1:36
compartir

La reforma fiscal propuesta por el gobierno federal, que entró en vigor este año, estipula que los vales de despensa serán deducibles para las empresas sólo si es a través de monederos electrónicos autorizados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), lo que permitirá lograr un control de quién es el beneficiario efectivo de los vales.

En conferencia de prensa, Celso Fernandes Pereira, CEO de Sodexo, empresa de servicio de beneficios e incentivos en México, advirtió que para lograr esto, “el patrón debe informar al SAT todos los datos del trabajador (nombre completo, CURP, número de seguridad social, monto que se dispersará, etcétera), medida que además, pretende evitar que los vales de despensa se utilicen indebidamente como un instrumento de cambio o de transacción comercial”.

Aclaró que los vales de despensa son una prestación laboral que nació en México en los años 70, como un incentivo más al salario del trabajador y en la actualidad esta prestación de previsión social favorece a 6 millones de familias.

Explicó que la nueva ley estipula que los vales de despensa, en la modalidad de monedero electrónico, se podrá deducir el Impuesto Sobre la Renta hasta en 53%, siempre y cuando en el 2014 se otorgue al trabajador la misma cantidad que se le otorgó en el 2013, ya que si el monto de vales de despensa a otorgar en el 2014 disminuye respecto del 2013, el porcentaje de deducibilidad en ISR será sólo de 47 por ciento. Con el fin de garantizar que no haya una reducción de empresas que brindan este tipo de incentivo, las firmas que lo otorgarán por primera vez también podrán deducir 47 por ciento.

En cuanto a vales de despensa en papel, Fernandes Pereira advirtió que éstos estarán exentos de cargas sociales (al igual que los vales electrónicos), pero ya no serán deducibles en materia de ISR a partir del 30 de junio de este año.

Advirtió que en el caso de que las empresas decidieran eliminar la prestación de vales de despensa e integrarla al salario (monetizarlo), tendrían efectos negativos tanto para el trabajador como para la empresa. El trabajador se vería perjudicado, pues perdería 100% de los beneficios fiscales al incrementarles la retención del ISR; mientras que las empresas reflejarían costos más altos en seguridad social (IMSS, SAR, e Infonavit), Impuesto Sobre Nóminas (ISN) y prestaciones laborales, las cuales pueden ascender hasta 60%, dependiendo la situación de cada empresa.

La reforma fiscal del 2014 elimina el IETU, de esta manera las empresas que causaban este impuesto y que no podrán deducir la despensa, ahora podrán hacerlo en el ISR.

VALES ELECTRÓNICOS SERÁN SÓLO PARA LA CANASTA ALIMENTARIA

Celso Fernandes Pereira informó que ya existe la reglamentación de que los vales electrónicos sólo puedan ser utilizados para comprar alimentos de la canasta básica para el bienestar familiar, asegurando con ello, la calidad de vida.

“Si las empresas están brindando este tipo de beneficios a sus empleados para un fin (como es el de la compra de su despensa), no podemos tener comercios afiliados en otros giros que no surtan este tipo de artículos”, informó.

claudia.cordova@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de