subiría la base sobre la que se calcula
Aumento en salario mínimo favorecerá el ahorro voluntario
Las personas no tienen los ingresos suficientes para pensar en ahorrar.
Elizabeth Albarrán / El Economista
Oct 22, 2014 |
22:44

De incrementarse el salario mínimo a los trabajadores del país, las aportaciones para el ahorro del retiro podrían aumentar y a su vez mejorar las pensiones de los mexicanos, coincidieron expertos.

“Incrementar el salario mínimo sería una buena oportunidad para que las personas consideren aumentar su aportación para el ahorro de su retiro”, expresó Ramón Pando Leyva, director general de Afore Principal.

Mencionó que si las autoridades decidieran mover el salario sería recomendable aprovechar poco a poco el crecimiento de la contribución que hacen los trabajadores para su retiro, pues 6.5% que realizan de manera mensual es insuficiente para tener una tasa de remplazo digna.

“La contribución de 6.5% es de las más bajas en Latinoamérica. Lo que tenemos que hacer es tratar de buscar que suba, aunque no es un tema fácil, debido a que es una cuota tripartita (empleador, trabajador, estado), y sería muy complicado pedirle al trabajador que aporte más si gana el mínimo”, aseveró Pando Leyva.

La aportación de 6.5% para el retiro se reparte de la siguiente manera: el patrón contribuye con 5.15% del salario base, el trabajador con 1.125% y el gobierno apenas con 0.225%, de acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Afores (Amafores).

Gerardo López, experto en afores de la Universidad Panamericana, comentó que para incrementar la aportación primero se debe hacer una reforma a la Ley del Seguro Social, pero de aumentar el salario mínimo el efecto sería automático sobre el crecimiento de la aportación.

“Una vez que se incrementa el salario mínimo, en automático se aumenta la base sobre la cual se calcula la aportación y por tanto dentro de 30 años el trabajador va a tener una pensión mayor de la que actualmente tiene”.

Agregó que las aportaciones que hacen los trabajadores afiliados al seguro social son muy bajas a comparación de las aportaciones que hacen los trabajadores al servicio del estado, pues son casi del doble, y por tanto tendrán una mejor pensión.

“La mayor aportación debería ser por parte de los trabajadores, después del patrón y luego del estado. El salario será la base para aplicar el porcentaje de aportación”.

Enrique Cárdenas, director general del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), refirió que la principal preocupación en el sistema de pensiones es que las personas no tienen suficientes ingresos para si quiera considerar ahorrar.

“Necesitamos converger los sistemas públicos que son un desastre y para la gente más desfavorecida es casi imposible poder ahorrar. Se debería aumentar 6.5% de las aportaciones pero a través de incentivos”.

Indicó que el gobierno federal debería tener un mayor esfuerzo y participación, en el sentido de que por cada peso ahorrado voluntariamente por parte del trabajador el gobierno debería poner 15 centavos más.

El directivo de Afore Principal concluyó que para obtener una buena tasa de remplazo los trabajadores deberían estar aportando entre 13 y 15% de su salario mensual, y si a ello se le suma un ahorro voluntario de 10%, a los 65 años los trabajadores recibirían una pensión decente.

Actualmente, el salario mínimo promedio nacional es de 65.58 pesos por día, lo que al mes representa 1,967.40 pesos, al trabajador sólo se le descuenta 1.125% de su salario base de cotización y para completar el 6.5% se cuenta lo que aporta el patrón y el estado.

Ahorro voluntario

elizabeth.albarran@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de