no importa si es una institución pequeña o grande, advierte sas
Ven riesgo de estafa a bancos
Las principales amenazas se encuentran en el robo de identidad, el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.
Javier Rendón González / El Economista
Mar 30, 2015 |
21:42
El experto de Sas advierte que los bancos pequeños quizá no tengan presupuesto para la seguridad analítica. Foto EE: N. Gaia
compartir

Sin importar sus tamaños o alcances en los sistemas financieros nacionales o internacionales, todos los bancos deben desarrollar acciones para lidiar contra el fraude, pues es un riesgo sistémico al que se enfrentan en la actualidad, coincidieron expertos en detección y prevención de dicho delito.

El riesgo está en todo el sector bancario, sin importar que las entidades sean multinacionales o trabajen a nivel nacional o local, considera Greg Henderson, director de Prácticas Globales contra Fraude e Inteligencia de Seguridad de Sas, empresa de software y servicios de Business Analytics. Por esta razón, es más que conveniente que los prestamistas desarrollen prácticas que les permitan monitorear y descubrir riesgos latentes.

“Los bancos grandes no tienen contacto tan directo con sus clientes y por ello no los conocen de la mejor manera posible. A raíz de ello, no se puede monitorear sus actividades de manera adecuada. Los bancos más pequeños quizás no tengan el presupuesto para una seguridad analítica, pero tienen un contacto más directo con sus clientes, lo cual les permite conocerlos mejor”, opinó.

A la vez, los bancos deben procurar la prevención de fraudes, no sólo para evitar verse afectados en sus propios balances financieros, sino para no “ser partícipes por omisión” de delitos como lavado de dinero o financiamiento al terrorismo, añadió la doctora Muna Buchahin, vicepresidenta en México de la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados.

“El dinero que resulta de los grandes delitos mundiales tiene que ir a través de instituciones financieras. Hay casos a nivel internacional de bancos que involuntariamente se vuelven partícipes de esto, por una codicia que va más allá del interés colectivo”, expresó la doctora, enfatizando que los riesgos son claramente evitables, pero queda en la voluntad de los prestamistas.

La prevención

Las principales amenazas a la banca, que están ligadas al fraude, son el robo de identidad, el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, enlistó Henderson. También explicó que muchas veces estas prácticas no se dan de manera aislada, sino que se apoyan unas en otras, formando “un ecosistema” delictivo.

Para combatir estos delitos, los bancos hacen uso de tres factores: saber quiénes son sus clientes, observar qué hacen y contrastar lo que dicen ser para detectar irregularidades que puedan ser causa de futuros fraudes. El uso de la tecnología para analizar las bases de datos de las entidades puede ser de gran ayuda, expresó Henderson.

Del mismo modo, Buchahin agregó la importancia del factor humano y su preparación para la prevención del fraude bancario.

Además de tecnología hay varios estándares internacionales, pero aun así los bancos son víctimas de la delincuencia organizada, “esto significa que el factor humano juega un papel importante, porque el que verificará las transacciones inusuales es alguien que tiene que leer lo que el software le dice”, agregó. Tiene mucho que ver la tecnología con el factor humano, pero si este último no está preparado, las amenazas se pasan de lleno, concluyó.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de