algunas no cumplirán la normativa
Preocupan a uniones las reglas antilavado
No han logrado certificar a sus oficiales de cumplimiento.
compartir

El sector de las uniones de crédito se encuentra preocupado por la normativa de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo al que se tienen que apegar en el transcurso de este año, ya que posiblemente algunas de estas entidades no lograrían cumplir con la normativa establecida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En este 2016, los oficiales de cumplimiento de prevención de lavado de dinero, así como los auditores internos y externos de todas las instituciones financieras del país, deben aprobar un examen realizado por la CNBV con el fin de obtener su certificación en la materia y así continuar en sus labores dentro de la organización para que laboran. Dicha prueba está basada en estándares internacionales.

En entrevista, Luis Morales Robles, presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito 
(ConUnion), detalló que debido a este difícil panorama para cumplir con la normativa, se ha dialogado con la CNBV, con la finalidad de flexibilizar las reglas.

“Las uniones de créditos estamos procurando la capacitación de nuestro personal, pero por otro lado hay algunas entidades que no han logrado calificar a sus oficiales de cumplimiento, es un asunto que estamos atendiendo junto con la CNBV. Ha habido un acercamiento de nuestra parte, vía la asociación, para explicar que debe haber cierta flexibilización de la norma”, explicó Morales Robles.

El presidente de ConUnion reconoció que algunas entidades del sector no han dado la debida importancia al tema y posiblemente son las que tendrán mayor dificultad para cumplir con la normatividad.

“Debe haber una sensibilización mayor sobre la necesidad (de cumplir con la normatividad), se debe dejar de colgarle la responsabilidad de oficiales de cumplimiento a otros funcionarios (dentro de las instituciones) con otras responsabilidades”, dijo.

“En las uniones de crédito, históricamente hemos visto que a personal administrativo o de contabilidad se les cuelga la responsabilidad de oficiales de cumplimiento, pero el tema de lavado de dinero es mucho más importante para colgarlo como una tarea adicional a las funciones de la personas”, agregó.

Morales Robles indicó que, en la actualidad, la vulnerabilidad del sistema financiero respecto del lavado de dinero es mayor en comparación con otros años, por lo que es indispensable que todas las entidades financieras se apeguen a la normativa; sin embargo, señaló que sería idóneo que se flexibilicen dichas normas para que ninguna institución tenga mayores complicaciones.

“Yo no pondría como comparable lo que sucedía hace tres años en el sector financiero con lo que se requiere hoy, porque el contexto en el que se vivía era diferente, había menor vulnerabilidad y ahora se ha incrementado; por esa razón tenemos que poner la alerta a todos los participantes”, expresó.

El presidente de ConUnión detalló que aunque las uniones de crédito son igual de vulnerables que todas las entidades financieras en cuestión de lavado de dinero, el modelo de negocio de éstas hace que exista cierta protección para no caer en este delito.

“No quiero decir que estemos exentas, pero hay cierta protección por el modelo de negocio, no quiere decir que entre los propios socios no exista la posibilidad de tener eventos de lavado de dinero, pero las uniones de crédito no operamos usualmente con efectivo y tenemos procesos de prevención naturales a la actividad”, afirmó.

Las uniones de crédito son instituciones autorizadas para realizar operaciones exclusivamente con sus socios, que al ingresar a este tipo de organizaciones adquieren determinado número de acciones.

Morales Robles acotó que mientras no haya una flexibilización de la normativa, ConUnion seguirá con trabajos de capacitación para el personal de las entidades del sector.

“No sabemos qué pasará con las entidades que no certifiquen a su personal (...) Estamos haciendo una gestión para tratar de lograr un entendimiento, una prórroga o una flexibilización de las autoridades. Mientras logramos adoptar todas las medidas requeridas, lo único que podemos hacer es atender la norma como está”.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios