bancos afirman que con esta decisión podrán “liberar su poder”
Trump anuncia la desregulación del sistema financiero en EU
Trump también pidió que se aplace 180 días una regla fiduciaria que busca que los operadores que dan asesoría para la jubilación operen en el mejor interés de los clientes.
Deroga las normas conocidas como Dodd-Frank que promulgó Obama tras la crisis del 2008. Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no ha dejado pasar más tiempo para golpear el conjunto de reglamentaciones financieras erigidas para regular al sistema financiero estadounidense tras la crisis del 2008, al revisar normas que los bancos y Wall Street consideran un lastre.

El viernes, Trump decretó reexaminar las normas financieras Dodd-Frank, conocidas así por sus promotores, los demócratas Barney Frank y Christopher Dodd, promulgadas por Barack Obama en el 2010, luego de que la economía estadounidense cayera en la mayor recesión, desde la Gran Depresión.

La “revisión” de esta ley, asienta una de las banderas de campaña que acompañaron al presidente de Estados Unidos y la volvieron uno de los temas clave para los inversionistas.

“Hoy estamos firmando principios fundamentales para regular el sistema financiero de Estados Unidos”, dijo Trump al momento de firmar el decreto y añadió: “Es difícil pensar en algo más importante”

Antes de esto, Trump recibió a empresarios en la Casa Blanca, entre los que se encontraba Jamie Dimon, CEO de JPMorgan, a los que prometió “recortar mucho” la ley Dodd-Frank.

“Tengo amigos que no pueden lanzar empresas debido a que los bancos no quieren prestarles dinero a causa de las reglas y controles de la ley Dodd-Frank”, aseguró Trump.Esta normativa consiste en una serie de regulaciones que buscan evitar otra quiebra como la de Lehman Brothers, en septiembre del 2008. En ese orden, la legislación conminó a aumentar los requerimientos de capital para los grandes bancos —que de quebrar, atraerían riesgos sistémicos—, limitó sus operaciones a través de la norma Volcker y creó la Oficina de Protección Financiera al Consumidor.

En otro decreto presidencial, el mandatario de EU también pidió que se aplazara 180 días la implementación de una regla fiduciaria que entraría en operación hacia abril y tenía como propósito que los operadores que dan asesoría para la jubilación operaran en el mejor interés de sus clientes.

El aplazamiento impuesto busca que el Departamento del Trabajo realice un análisis económico y legal de la norma, así como rescindirla si es inconsistente con las prioridades de la nueva administración.

“Ir contra esa regla —según la ONG Public Citizen— muestra que la administración Trump está del lado de Wall Street”.

Por su parte, el mismo viernes, los republicanos revocaron una regla que tiene por objetivo frenar la corrupción al interior de las empresas de petróleo, gas y minería; además, votaron por eliminar el techo de emisiones a las operaciones de perforación, lo que en conjunto tiene como objetivo eliminar las normativas concretadas en el gobierno de Obama para regular a las corporaciones de energía.

El decreto de Trump hasta ahora sólo tiene un peso simbólico, pues sólo el Congreso tiene la facultad de cambiar una ley; ambas cámaras tienen mayoría de republicanos, quienes podrían concretar su derogación.

La firma de estos nuevos decretos presidenciales ha tenido eco en distintos sectores de la sociedad de EU. Wall Street y los inversionistas han aplaudido la acción, mientras que la misma podría desilusionar a la clase trabajadora, que significó una parte importante del electorado que se inclinó por Trump.

La asociación estadounidense de bancos American Bar Association aplaudió la “determinación de Trump” e instó a “realizar un reexamen atento y prudente de la ley Dodd-Frank, que permita al sector bancario liberar su poder”.

Esta revisión —según Gary Cohn, director del Consejo Económico de la Casa Blanca y exdirectivo de Goldman Sachs— no es hacerle un favor a los bancos. “No tiene nada que ver con JPMorgan, Citigroup o Bank of America”, dijo en una entrevista al Wall Street Journal, sino que éstos puedan “estar en condiciones de fijar precios más eficientemente y mejores para los consumidores”.

Por su parte Charles Schumer, senador demócrata, condenó que “Trump está permitiendo que los bancos tracen su propio mapa de ruta” y advirtió que los congresistas de su partido harán todo los posible porque la ley no sea derogada.

Incluso el excandidato presidencial Bernie Sanders, le llamó farsante, en alusión al doble discurso de Trump acerca de Wall Street —el de campaña y el que ahora utiliza— y condenó que pretenda “desmantelar una legislación que protege a los consumidores”.

Elizabeth Warren quien impulsó la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, dijo que “Donald Trump hizo un gran juego hablando sobre Wall Street durante su campaña, pero como presidente, estamos descubriendo de qué lado está realmente (...)” .

¿Qué es la Ley Dodd-Frank?

  • Debe su nombre a los legisladores demócratas Barney Frank y Chris Dodd.
  • Fue votada en julio del 2010 por el entonces presidente Barack Obama.
  • Obliga a los gigantes bancarios a someterse anualmente a tests que miden su resistencia a crisis financieras.
  • Apunta especialmente a los bancos considerados “demasiado grandes como para quebrar”.
  • Los grandes bancos tienen también que hacer un “testamento” que permita su desmantelamiento ordenado si quiebran y no pueden devolver dividendos a accionistas sin el permiso de la Fed.
  • Es una forma de evitar quiebras catastróficas como la de Lehman Brothers.
  • No ha sido aplicada en su totalidad.
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de