Las tasas de interés pasaron de casi 20% en el 2000 hasta 9.5% en el 2017
Banca presume las mejores condiciones en hipotecas
A decir de la Asociación de Bancos de México (ABM), en los últimos 17 años ha habido una mejora sustancial en los créditos hipotecarios que ofrecen: desde montos mayores, plazos más amplios y menos intereses, que han derivado en una más baja morosidad.
En la actualidad, se ofrece más de un producto hipotecario que incluye construcción, remodelación y mejoras. Foto: Especial
compartir
Widgets Magazine

A decir de la Asociación de Bancos de México (ABM), en los últimos 17 años ha habido una mejora sustancial en los créditos hipotecarios que ofrecen: desde montos mayores, plazos más amplios y menos intereses, que han derivado en una más baja morosidad.

La ABM destaca, por ejemplo, que mientras en el año 2000 la cartera de crédito hipotecaria de la banca comercial era de alrededor de 145,000 millones de pesos para mayo del 2017 ya ascendía a 711,000 millones de pesos.

Pero el crecimiento ha sido más acelerado en los últimos 10 años, al pasar, en monto, de casi 300,000 millones en el 2007 a más del doble en lo que va del 2017. “Es un crecimiento en la última década realmente importante”, refiere Marcos Martínez Gavica, presidente de la ABM.

A la par, sobresale que la morosidad en este producto ha descendido de forma importante, al pasar de 18.5% en el 2000 a alrededor de 2.6% en el 2017. “Hubo transformaciones importantes en cuanto a la posibilidad de recuperar las garantías, que nos permitieron tomar confianza y tener una cartera de mejor calidad. Hasta 2.6% que se tiene en este momento, la cartera vencida hipotecaria más baja en los últimos 17 años”.

Otras mejoras que la ABM refiere en materia de créditos hipotecarios que otorga son las tasas de interés, las cuales pasaron de alrededor de 20% y variables en el 2000, a entre 9.5 y 11.8% fijas en el 2017.

Asimismo, las comisiones cobradas cayeron de un promedio de 6% en el 2000 a entre 0 y 2% a la fecha. Los plazos del crédito también mejoraron, al subir en el periodo de 10 años hasta los 20 años.

“Los productos. Había uno (sólo adquisición) y ahora hay una cantidad diversa de productos, incluyendo la construcción, la remodelación y otra importante: la mejora en tu propio crédito hipotecario”, precisa Marcos Martínez.

De igual forma, mientras en el 2000 se otorgaba un máximo de 65% del total del financiamiento y por lo tanto, se requería contar con un mayor monto para el enganche, se dan créditos hipotecarios hasta por 85 y 95% del precio total.

Agrega, hoy se cuenta con un seguro de desempleo cuando hace 17 años no había esa opción; lo mismo que hoy existe la posibilidad de deducir los intereses, cuando antes no era posible.

“En todo hay una mejora sustancial en este producto que es tan importante para las familias mexicanas”, puntualiza el banquero.

Subrogación hipotecaria

Otra de las mejoras que en los últimos años se ha instrumentado en materia de créditos hipotecarios, a raíz de la reforma financiera del 2014, es la subrogación; es decir, el que los clientes puedan cambiar su crédito a una institución bancaria que les ofrezca mejores condiciones. A esto también se le conoce como crédito para pago de pasivos.

La ABM expone que mientras en el 2014, fecha de inicio de esta medida, sólo hubo 11,300 créditos hipotecarios que se fueron a otro banco, en el 2017 la cifra ascendió a 47,000. A ello, se suman otros 19,000 financiamientos que mejoraron sus condiciones, pero en el mismo banco

“Esto es parte de la reforma financiera, de la buena disposición de la banca a jugar con esas reglas, y, por supuesto, a la competencia (...) un ejemplo: quien en el 2007 tenía un crédito con una tasa de 14% variable; ahora es de 10% fija en promedio (...) y suponiendo un financiamiento igual en porcentaje, el pago mensual hubiera sido de 16,000 pesos, ahora es de 13,200, o sea, es 25% más bajo”, enfatiza.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de