será revocada si se proporciona información o datos alterados en el proceso
Certificación en materia PLD se blinda ante falsificación de documentos
El oficial de cumplimiento es la primera línea de defensa para evitar el blanqueo de dinero en las entidades financieras, dijo la CNBV.
Foto Archivo EE: Natalia Gaia
compartir
Widgets Magazine

La certificación en materia de prevención de lavado de dinero (PLD) que debe obtener personal de entidades financieras u otros profesionales no será válida si se detecta información o documentación falsificada en el proceso, según las modificaciones a la normativa.

Hace algunas semanas, se publicaron las últimas modificaciones a las disposiciones de carácter general para la certificación de auditores externos independientes, oficiales de cumplimiento y demás profesionales en la materia de prevención de lavado de dinero, las cuales indican que si una persona que logró certificarse proporcionó información o datos falsos en el proceso, se le revocará el certificado obtenido.

También se les quitará la certificación a aquellas personas morales que no se apeguen a la metodología establecida por la autoridad cuando realicen actividades de consultoría o auditoría en materia de prevención de lavado de dinero.

Para Iván Aleksei Alemán Loza, socio del despacho Alemán y Asociados, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha modificado continuamente las disposiciones de la certificación desde que inició este proceso, en junio del 2015, con la finalidad de fortalecerlo y ajustarlo de acuerdo a los eventos que han presentado.

“Originalmente en las disposiciones emitidas para la certificación ya venían causales de revocación, pero lo que ha sucedido, por obvias razones, es que se ha fortalecido la regulación con base en los temas operativos que se han estado presentando en el proceso de certificación”, detalló Alemán Loza, exvicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV.

A partir de la reforma financiera, promulgada en el 2014, se implementó esta certificación, misma que permite a la autoridad constatar que los profesionales que prestan sus servicios a las entidades financieras, así como las personas sujetas a la supervisión de la CNBV, cuentan con un estándar de conocimientos en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

“La certificación nació como una medida, o una buena práctica, para otorgar mayor confianza en la relación entre instituciones financieras, bancarias y no bancarias”, explicó Alemán Loza.

El experto afirmó que las recientes modificaciones publicadas en el Diario Oficial de la Federación se suman a una serie de medidas que indican la normativa para quitar las certificaciones a quienes caigan en los supuestos que establece la ley, como por ejemplo, a aquellos que no cuenten con las horas de capacitación requeridas para renovar dicha certificación.

El exfuncionario de la CNBV comentó que si bien la certificación es para los profesionales relacionados con temas de prevención de lavado en las instituciones financieras, el tema adquiere mayor importancia con los oficiales de cumplimiento de las entidades financieras, ya que son una de las primeras líneas de defensa para evitar el blanqueo de capitales.

“El oficial de cumplimiento es el principal controlador y ejecutor de todas las medidas y procedimientos con base en el manual de prevención de lavado de dinero, es el responsable de ejecutar esas políticas (...) además, es el principal funcionario de la institución financiera que verá cuál es el riesgo que se tiene dentro de ella y por ende, el responsable de diseñar los mitigantes para que la entidad no sea utilizada como vehículo para el lavado de dinero”, indicó Alemán Loza.

De acuerdo con la CNBV, desde que inició este proceso en junio del 2015 a la fecha se han certificado más de 1,700 personas. En agosto se abrirá el registro para el próximo examen para obtener la certificación a realizarse el 4 de noviembre.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de