en el 2014 y el 2015 Llegó a tener desempeño negativo
Tarjetas de crédito retoman dinamismo; hoy crece 10%
Para junio de este año, la cartera total se ubicó en 364,000 millones de pesos y recuperó el crecimiento de dos dígitos.
Hoy, las familias la sacaron del cajón. Foto: Shutterstock

Durante el 2014 y el 2015, el uso de la tarjeta de crédito disminuyó en el país, incluso llegó a tener en algún momento números negativos. Pero en el último año ha venido recuperando dinamismo e incluso ha crecido más que otros financiamientos de consumo como los de nómina.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) refiere que, a junio del 2017, la cartera total de la tarjeta de crédito en el país se ubicó en 364,000 millones de pesos, un crecimiento anual de 10% contra los 330,000 millones de pesos registrados en junio del 2016.

En el mismo mes, pero del 2015, la cartera total de tarjeta de crédito creció apenas 2.6%, cuando en ese periodo los créditos personales repuntaron 8% y los de nómina 17 por ciento.

Cristina Porras, directora de segmento de personas de BanRegio, considera que la baja de hace un par de años en el uso del plástico como medio de financiamiento se debió en parte a la reforma fiscal, dado que las personas tenían temor a ser fiscalizadas por ese medio, pero reconoce que hoy este producto ha retomado su dinamismo. Este banco regiomontano tiene la intención de ganar más participación en este mercado, ya que la que actualmente tiene es pequeña.

De acuerdo con la CNBV, a junio pasado, el crédito otorgado a través de las tarjetas tuvo una participación de casi 40% dentro de la cartera de consumo. A esta fecha, otros financiamientos para las familias que antes venían experimentando repuntes importantes han disminuido, tal es el caso de los de nómina, que mientras en junio del 2015 mostraban un crecimiento anual de 17%, en junio del 2017 aumentaron apenas 4.5 por ciento.

El Banco de México (Banxico), en sus indicadores básicos de tarjeta de crédito, pero con cifras al cierre del 2016, destaca la recuperación que ha tenido el uso del plástico dentro del financiamiento al consumo.

Refiere que, mientras en el periodo del 2014-2015 el crecimiento real anual de la tarjeta de crédito fue de poco más de 2%, en el periodo del 2015-2016 subió a casi 6 por ciento.

“Entonces vemos que hay un repunte en lo que es la colocación de la tarjeta de crédito, y además se ha incrementado el uso”, refiere la directiva de BanRegio en entrevista.

Añade: “Todavía hay mucho por hacer, gran parte de las transacciones comerciales en México se siguen haciendo con efectivo, y esto derivado de la informalidad que todavía vivimos, por eso es que todos los bancos estamos impulsando promover los medios de pago (...) Vienen cosas emocionantes en este mercado, viene la época de los wallets y otros medios de pago muy novedosos, es muy buen momento de que, como instituciones financieras, nos planteemos el reto de incorporar a estos medios de pago a los negocios y personas que no han tenido acceso”.

Lo que sigue ligeramente al alza en tarjetas de crédito es la morosidad, misma que, de acuerdo con la CNBV, pasó de 5.02% en junio del 2016 a 5.35% en junio del 2017 en todo el sector.

“La morosidad de tarjetas de crédito está entre las más elevadas de los créditos al consumo. Sin embargo, desde octubre del 2015, ha mostrado un comportamiento estable en alrededor de 5%”, destaca el Banxico en su documento dado a conocer hace algunos días.

El mismo banco central precisa que a diciembre del 2016 había casi 18 millones de tarjetas, contra 16.7 millones de diciembre del 2015, con una tasa de interés promedio de 25% (aunque ahí no se reflejaban otros aumentos a la tasa de interés de referencia); el límite de crédito era de 50,252 pesos, y la anualidad, de 747 pesos.

Los bancos con el mayor número de tarjetas al cierre del año pasado fueron: BBVA Bancomer con 4.6 millones; Banamex 4.4 millones; Santander 2.7 millones; Inbursa 1.4 millones y Banorte 1.2 millones. Estos cinco bancos concentran gran parte de las tarjetas de crédito en el país.

Asimismo, de acuerdo con el Banxico, las tarjetas con las tasas más altas eran BanCoppel con 48.8% y BBVA Bancomer con 31%; mientras que las del interés más bajo eran Santander con 19.6%; Banamex con 20.9% y American Express con 21.1 por ciento.

eduardo.juarez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de