Aún se debe checar si el epicentro donde se generó lo cubre o no: meade
Magnitud de terremoto, suficiente para ejercer bono catastrófico
Sería la tercera ocasión en que se activa; con los huracanes Odile, en el 2014, y Patricia, en el 2015, se ejecutaron.
El estado de Oaxaca, en particular Juchitán, resultó la zona más devastada por el terremoto de este jueves. Foto: AFP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

La magnitud del terremoto que tuvo su epicentro en costas de Chiapas, en el Océano Pacífico, de 8.2 grados en la escala de Richter, cumpliría con el parámetro contratado por México para ejercer el bono catastrófico emitido junto con el Banco Mundial (BM) en agosto.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, explicó el viernes pasado que “estos bonos se pagan al gobierno federal cuando cumplen los parámetros de riesgo. En este caso, uno de los riesgos que cubrimos con los bonos catastróficos es el de sismos. Estamos evaluando si la magnitud y la ubicación del sismo implican que se active el bono catastrófico y que recibamos algún recurso” con cargo a esa herramienta.

Durante la entrega del Paquete Económico del 2018, Meade aclaró que aún no pueden saber de cuánto podrían ser los recursos que se reciban de este bono por el sismo, pues se deben evaluar los daños. “Depende de la magnitud y la geografía, y de si efectivamente se cumple con los extremos que están en la garantía”.

Al respecto, funcionarios del BM explicaron desde el 2013 que la cobertura es para un sismo de magnitud superior a 8.1 grados Richter, como el que se presentó en el terremoto de 1985. El terremoto del jueves pasado tuvo una magnitud de 8.2 grados, según la más reciente información del Servicio Sismológico Nacional (SSN).

Ésta sería la tercera ocasión que el Seguro Catastrófico indemniza al país por los daños de un fenómeno natural, y la primera que se ejercería por un terremoto. La primera ocasión fue en el 2014 por el huracán Odile y en el 2015 por Patricia. Los parámetros de protección contratada se cumplieron al haber alcanzado aquellos meteoros categorías de 4 o superiores.

De acuerdo con el Banco Mundial, “en caso de ocurrir un desastre natural con derecho a cobertura, parte o todo el importe emitido de los bonos se pondrá a disposición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden)”.

Contratación similar 
a los anteriores

Al anunciar la emisión de 360 millones de dólares de un bono catastrófico a favor de México, en agosto pasado, el Banco Mundial precisó que “los desembolsos se producirán cuando un temblor o huracán cumpla con los criterios paramétricos de ubicación y severidad estipulados en los términos y condiciones del bono”.

En aquel momento, el jefe de la Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de Hacienda, 
Óscar Vela, argumentó que el mecanismo de activación sería idéntico al de las renovaciones anteriores, es decir, conforme al parámetro puro estipulado con base en magnitud en caso del sismo, y paramétrico puro con base en presión central del huracán.

México fue el primer Estado soberano en emitir bonos catastróficos desde el 2006 y luego emitió más títulos de este tipo en el 2009 y el 2012, a través del Programa MultiCat del Banco Mundial.

En agosto, el funcionario de Hacienda precisó que la protección por un sismo que cumpla ciertos parámetros, no precisados, sería cercana a los 140 millones de dólares, pero Meade habló de 150 millones de dólares; en caso de huracán en el Pacífico sería de aproximadamente 100 millones de dólares y de 75 millones en caso de un huracán en el Atlántico.

Los desembolsos serían enviados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento al Fonden, a través de la intermediación de Münchener Rückversicherungs-Gesellschaft Aktiengesellschaft (Munich Re), empresa alemana de reaseguros, y Agroasemex, empresa mexicana de seguros de propiedad estatal.

valores@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de