Vinculan economía e innovación
Construyen 10 ciudades del conocimiento
En 10 entidades del país, la Iniciativa Privada, el gobierno y el sector académico se unieron para impulsar estos núcleos de desarrollo científico.
Erick Ramírez / Corresponsal de El Economista
Abr 11, 2011 |
23:19

Diez urbes pretenden basar sus economías en el conocimiento científico y tecnológico ante un mundo en el cual la innovación cobra cada vez mayor importancia.

Distrito Federal, Monterrey, Guadalajara, Guanajuato, Mérida, Ciudad Juárez, Querétaro, Tepic, Torreón y Cuernavaca son los principales actores en el país con un proyecto “más claro y definido” para convertirse en “Ciudades del Conocimiento”.

Esta denominación se le da a aquellas metrópolis que han decidido, de manera conjunta, entre gobierno, iniciativa privada y academia, basar su economía en la investigación científica y tecnológica y su desarrollo e industrialización.

De acuerdo con Javier Jileta, director de Scientika -asociación civil dedicada al fomento de la economía del conocimiento en la ciudad de México-, la capital del país es la que tiene más posibilidades para aprovechar y poner en práctica esta tendencia mundial.

Jileta, colaborador cercano de Sam Pitroda, uno de los principales impulsores del desarrollo tecnológico en la India, explicó que el DF destaca por la amplitud de su infraestructura de investigación científica y tecnológica y la densidad de ésta al sur de la ciudad.

En este sentido, enfatizó que proyectos como Biometrópolis y Ascania son núcleos de investigación con vinculación empresarial que están siendo desarrollados como bastiones de este esfuerzo en el sur y en el norte del DF respectivamente.

Núcleos en el interior de la República

Por otra parte, en Monterrey se ha trabajado de manera importante en el Parque de Innovación e Investigación Tecnológica, con una inversión de 1,000 millones de pesos para un espacio de 70 hectáreas donde operan actualmente 10 centros de investigación -y otros 10 en construcción que serán finalizados esté año- con más de 650 investigadores en 10 clusters específicos: producción automotriz, enseres domésticos, tecnologías de información y software, servicios médicos y ciencias de la vida, biotecnología, nanotecnología, agroindustria, vivienda y desarrollo sustentable, aeronáutica y multimedia.

Por su parte, el “Valle del silicio” mexicano en Guadalajara -donde compañías de primer nivel en materia de electrónica como Intel, Siemens o Flextronics han incrementado y ampliado operaciones-, es un referente de aprovechamiento de la industria generada a partir de la innovación en el saber humano.

Cabe destacar que en el caso de Ciudad Juárez, que ha invertido 1,500 millones de pesos, el proyecto denominado Ciudad del Conocimiento opera en realidad como una ciudad universitaria en la cual tienen instalaciones seis instituciones educativas.

El camino es largo

Consultado por El Economista, Jaime Parada, académico de reconocida trayectoria, comentó que los gobiernos, empresas privadas y sectores académicos en Guanajuato, Yucatán, Chihuahua, Querétaro, Coahuila, Nayarit y Morelos en últimas fechas han revaluado la influencia del cultivo del conocimiento en sus sectores productivos y han comenzado a trabajar, cada uno dentro de sus posibilidades -y con diferencias de envergadura regional-, para que alguna de sus urbes alcance el grado de Ciudades del Conocimiento.

El también director del Instituto de Innovación y Transferencia Tecnológica de Monterrey, recalcó que todavía queda un largo trecho para que las economías de los estados se basen en este modelo puesto que el proceso de consolidación de un ambiente académico con vínculos redituables con capitales visionarios es un proceso que toma tiempo, pero que para “sociedades que buscan un futuro diferente” es una transición necesaria.

eramirez@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de