Informe del PNUD
Crisis bajó el desarrollo humano
El reporte reveló que México tuvo una pérdida importante de ingresos entre el 2006 y el 2008, ganó en Salud.
Ana Langner y Yolanda Morales / El Economista
May 2, 2011 |
23:52

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) presentó una pérdida importante de ingresos entre el 2006 y el 2000; en contraste, existe un avance en los calificadores de salud y educación, informó Magdy Martínez-Solimán, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México.

El coordinador y autor principal de este informe elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Rodolfo de la Torre García, explicó en conferencia de prensa que la caída del ingreso se debió a la crisis económica vivida durante el periodo del 2008 al 2009 y por el aumento del precio de los alimentos presentes desde el 2007.

“Mientras las políticas sociales han tenido mucho éxito en esta década y han acolchado las diferencias entre ricos y pobres; en ese periodo (2006-2008), la economía, el empleo y el ingreso han mantenido las brechas de entre quienes tienen más y los que tienen menos”, afirmó Martínez-Solimán.

El reporte indica que la pobreza de ingresos aumentó para las categorías de pobreza alimentaria, capacidades y patrimonio; no obstante, los avances en los indicadores no monetarios del desarrollo humano, es decir, educación y salud.

El documento reporta que 10% de los hogares en México con menor ingreso alcanzó un IDH de 0.591, mientras que el estrato de mayor ingreso alcanzó un índice 50% mayor.

Si bien el informe revela que, en general, el IDH de los hogares mexicanos pasó de 0.742 en el 2000 a 0.758 en el 2008, existe un marcado rezago en la población indígena y los grupos de edad avanzada, expuso Rodolfo de la Torre García.

LOS OLVIDADOS

El 10% de hogares y 11% de la población o casi 12 millones son ciudadanos indígenas y, con base en este estudio, se confirma su rezago generalizado con respecto al resto de la población en una relación de 12%, expresó Magdy Martínez-Solimán.

Por su parte, Félix Vélez Fernández, secretario general del Consejo Nacional de Población, dijo que esta brecha “no es ninguna sorpresa”, pues es la misma desde 1961.

“Si en México no existieran los indígenas (...) Los niveles de desarrollo humano serían iguales a Costa Rica, Chile y Uruguay”, naciones con mayor calificación en el Índice de Desarrollo Humano, expresó Félix Vélez.

Por otro lado, el representante del PNUD en México abundó que México es una sociedad que no ha culminado su proceso de urbanización; por el contrario, continúa habiendo un éxodo rural de la salida de las pequeñas poblaciones y un asentamiento de las grandes ciudades urbanas. Este rimo es de 3% por década, lo que demuestra que sólo un tercio de hogares mexicanos vive en pequeñas poblaciones rurales.

Salud y educación han crecido en el índice 3% cada uno, mientras el índice de ingresos se ha mantenido estacionario; en otras palabras, se ha depreciado a lo largo del periodo, explicó el representante de este Organismo Internacional en nuestro país.

SALUD, A LA ALZA

La salud es la dimensión más igualitaria del desarrollo humano en la República Mexicana en esta última década, ya que ha crecido en valores de IDH en 7% para los ciudadanos más pobres. En cambio el ingreso es el valor más desigual y el que presenta mayores retrocesos entre grupos extremos del poder adquisitivo, manifestó.

Martínez-Solimán afirmó: “Se tiene igual de poco o mucho dinero; en eso no ha habido reducción de desigualdad.

Pero cuando se es pobre se tiene más educación y mejor acceso a la salud que en el 2000”.

La falla, por lo tanto, se ubica en el mercado de trabajo, concluyó el representante del PNUD, “no aumenta el ingreso digno, pero aciertan el sistema educativo y el sanitario al evitar una polarización social, aportando bienes públicos de enorme importancia para el bienestar de las familias mexicanas”.

Al respecto, la Secretaría de Desarrollo Social emitió un comunicado en el que destacó que los mexicanos tienen más y mejores accesos a servicios de educación y salud, lo que demuestra una mejora de las condiciones de vida de las personas en situación de pobreza, aunque la dependencia no se refirió a los indicadores que demuestran rezago.

CRISIS

Limitado poder de compra de los mexicanos: Coneval

Entre el 2008 y el 2010 el poder adquisitivo de los mexicanos se deterioró en todas las entidades del país “por la crisis y la inflación de los alimentos”, reconoció Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Fueron las entidades del norte, así como las del centro, las que sufrieron el mayor impacto de estos eventos, según el funcionario, quien precisó que se trata de Nuevo León, Baja California y Chihuahua, el Distrito Federal y Estado de México.

El titular de la Coneval explicó que en estos dos años referidos, el índice de la tendencia laboral de la pobreza aumentó 7.9% en todo el país. Este índice mide la proporción de personas que pueden comprar una canasta alimentaria con su percepción laboral.

Y fue la población de las entidades del norte la que principalmente se vio imposibilitada para comprar dicha canasta con sus ingresos laborales.

Así, en Baja California el índice de la tendencia laboral de la pobreza aumentó 76%; en Sonora se incrementó en 59%; en Chihuahua, 58% y en Coahuila, 36 por ciento.

El funcionario precisó que por ahora no se pueden estimar ni la proporción ni el número de personas que cayó en la pobreza entre el 2008 y el 2010, pues carece de la información completa del Censo de Población y Vivienda 2010 para poder realizar un cálculo certero.

alangner@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de