Generales ingresan a penal del Altiplano

Credito:

Rubén Torres / El Economista

Mapa: EE

Ricardo Reyes Retana y Luis Fernando López Capella, abogados del exsubsecretario de la Defensa Nacional, Tomás Ángeles Dauahare, y el general en funciones Roberto Dawe González, ingresados la noche-madrugada de ayer al Centro Federal de Readaptación Federal (Cefereso) al Altiplano del Estado de México, solicitaron ampliación constitucional de 72 a 144 horas, para presentar pruebas de su inocencia.

Vía telefónica comentaron que debido a la dificultad que preveían para ingresar al recinto penitenciario de máxima seguridad, habían instruido a sus defendidos a no rendir su declaración preparatoria, como establece el Artículo 20 de la Carta Magna, ante el juez Tercero de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales, quien giró la orden de aprehensión en su contra.

Además que de viva voz solicitaran duplicidad del término constitucional de tres a seis días, para ofrecer pruebas de descargo y demostrar su inocencia que fue negado por la Procuraduría General de la República (PGR) desde su detención hasta su consignación, lo que quedó demostrado en recursos de inconformidad presentados al Poder Judicial de la Federación (PJF).

Reyes Retana confío en que ahora que el caso está en manos de los integrantes del PJF y que se tendrán mejores instancias legales para desechar imputaciones de testigos e informantes protegidos de la PGR, quienes les están acusando de proteger actividades del Cártel de Sinaloa.

“Confío en que el PJF permitirá la entrega de las pruebas de inocencia y así facilitar su libertad, antes de llegar a la diligencia de dictar auto de formal prisión o libertad. Pero, en caso de ser sujeto a proceso, el General en retiro Ángeles Dauahare podrá combatir esa determinación, como no fue posible en la PGR”, aseguró Reyes Retana.

Por su parte, López Capella, abogado de Dawe González, comentó que ante la inminente consignación -que ocurrió el pasado martes- se había planteado al general en funciones que no declarará ante el juez, como derecho constitucional, y que solicitara la duplicidad del término, si es que él no iba a poder estar presente, como ocurrió.

Sobre el General en retiro del Estado Mayor, Ricardo Escorcia Vargas, y el Teniente Coronel retirado Silvio Isidro de Jesús Hernández Soto, de acuerdo con fuentes del PJF, solicitaron también la ampliación del término para presentar sus pruebas de descargo, por lo tanto será el martes próximo cuando el Juez Federal decrete el auto de formal prisión o libertad.

rtorres@eleconomista.com.mx

MILITARES

PUES AHORA SI LOS VA FREGAR CALDERON YA NO LE SIRVEN PERO QUE TAL ERAN LOS PERROS SABUESOS QUE LE CUIDAVAN LAS NALGAS, ESO SE MERECE GENTE COMO ELLOS QUE SON ARRASTRADOS Y LAMBISCONES CON TODOS LOS PRESIDENTES QUE AL TERMINO DE SU GESTION LOS MANDAN MUCHO A CHIFLAR A SU FLAUTA JAJAJAJA

NUEVA DROGA.

SINAPODO2 tratando de buscar la verdad sobre de ¿qué es lo que hace, o qué es lo que los llevó hacer lo que hicieron, a estos militares para realizar esas conductas penales de las cuales los acusa la PGR?; e igual planteamiento de búsqueda de la verdad sirve o se acomoda para aplicarlo para los delincuentes grandes y niños delincuentes (de qué los lleva a actuar así). Pues bien, les comento que por el momento me adentré en las ciencias de micro-biología, parasitología y patología, y encontré, después de deambular en esas sabidurías por un buen rato, la conducta que puede ejemplificarse en esos caso. Me fijé en una enfermedad que padece la mitad de la población mundial llamada TOXOPLASMOSIS que es provocada por el parásito llamado TOXOPLASMO GONDII, que se hospeda en el intestino de los gatos el cuál va a parar en sus heces, y al ver su ciclo de vida parasitaria, me sorprendió tanto su conducta que por eso presento este comentario.
Estriba en que los ratones cuando se comen dichas heces el parásito penetra en su sistema nervioso central lo que origina que el ratón "pierda el miedo" (ojo) pierda el miedo al gato,ya ni huye ni corre, enfrenta al gato, de tal manera que el gato ya no tiene necesidad de andar correteando al ratón y devolada se lo come, al comérselo, el gato al ratón, el parásito reinicia su ciclo de vida, obviamente por haberse introducido nuevamente al sistema nervioso del gato, y después el ser humano que es "tocado" con esas heces del gato padece la enfermedad TOXOPLASMOSIS que es muy peligrosa si no se cura rápido.
Bueno, el caso es que tenemos a nuestro Estado (gato enfermo), el delincuente grande y el niño delincuente (ratón), y el medio o conducto, es la pérdida del miedo,para comerse el gato al ratón sin mayor problema (TOXOPLASMO GONDII).
La conclusión: se observa un comportamiento en el delincuente que antes no era usual, vemos todos los días que los delincuentes se enfrentan sin ningún miedo al Estado, por ello deducimos que "hay alguien" que introduce "y algo" en el sistema nervioso central de los delincuentes que hace perder el miedo natural o instinto de supervivencia que tenemos todo ser humano. El mismo Estado origina ese ciclo de vida del parásito al "comerse" a los delincuentes, por ello se sugiere al gobierno (que no es lo mismo que el Estado) practique análisis de patología en el sistema nervioso de los delincuentes para detectar en su interior una posible existencia de una droga (nueva para nosotros) que descubra el mecanismo por el cual se introduce al organismo humano. Los generales indiciados (gente de gobierno) han sido infectados con ese patógeno, perdieron el miedo al instinto de supervivencia, por eso se los está comiendo el Estado, incluso creo que el mecanismo de acción es con un simple contacto de manos. No encontramos ninguna otra explicación para esa conducta, que sería iluso aceptar que fue por dinero u otros bienes para quebrar a nuestro instinto de conservación de la vida.