Expertos en seguridad
El riesgo está en centralizar a la policía
La propuesta de una Gendarmería Nacional del presidente electo, Peña Nieto, debe ser expuesta para saber sus características, pues tiene aspectos positivos, pero existen altos riesgos al centralizar el mando, hay que recordar lo ocurrido en Italia, España y Chile, donde los militares encabezaron golpes de Estado.
Rubén Torres / El Economista
Oct 19, 2012 |
1:12
Miguel Sarre, catedrático del ITAM, asegura que es positivo proponer mandos civiles. Foto: Especial

La propuesta de una Gendarmería Nacional del presidente electo, Enrique Peña Nieto, debe ser expuesta para saber sus características, pues tiene aspectos positivos, pero existen altos riesgos al centralizar el mando, hay que recordar lo ocurrido en Italia, España y Chile, donde los militares encabezaron golpes de Estado.

Los especialistas en seguridad y Fuerzas Armadas consultados por El Economista, Luis Escobar Aubert, del Tec de Monterrey; Miguel Sarre, del ITAM, y José Luis Piñeyro Piñeyro, de la UAM, coincidieron en que siempre buscan formar un nuevo cuerpo policiaco, en vez de reforzar el que se tiene.

El doctor Escobar Aubert dijo que lo positivo, en caso de su creación, es que permitirá desmilitarizar la lucha contra el crimen organizado, pero si se prevé que entren 30,000 a 40,000 elementos de las Fuerzas Armadas, se les “uniforme y cambien nombre nada más, seguiremos en lo mismo, sería una simulación como lo es ahora”.

Hasta el momento, pese a que han pasado casi 12 años de gobiernos panistas, no se ha logrado conformar una policía federal o investigadora como era la intención del Estado mexicano, “hay que recordar que las corporaciones policiacas fueron alimentadas con tropas de la Sedena y Semar, entonces no se avanzó”. Escobar Aubert agregó que al pensar en una gendarmería nacional debe observarse con cuidado y saber quién tendrá el mando, porque lo que hicieron esos cuerpos de élite en Italia, España y Chile, con asonadas militares, no resultó nada positivo.

Por otra parte, Miguel Sarre destacó que si la intención es crear el nuevo cuerpo para “reducir las tareas de las Fuerzas Armadas, eso es positivo porque serían mandos civiles, debido a que en este momento nos sobran soldados, pero nos faltan policías y no ha sido problema de diseño, sino de operación”.

Expuso que esa nueva institución requeriría una “estructura jerarquizada, que primero coincida o esté bien sincronizada con lo establecido con el nuevo Sistema de Justicia Penal del respeto a los derechos humanos, dado que las Fuerzas Armadas no tienen cercanía con la sociedad, de lo contrario estamos a punto de regreso o peor”, enfatizó Miguel Sarre.

En tanto, José Luis Piñeyro destacó que lo positivo en caso que fuera gendarmería nacional o policía nacional, y ésta centralizaría el mando y reduciría las “infiltraciones del crimen organizado y podría frenar la filtración de investigaciones o acciones preparadas por el Estado contra esos grupos”.

Juzgó que existe un riesgo político porque las organizaciones criminales, en caso de centralizar el mando sin la existencia de mecanismos de control de confianza, provocaría “cooptar a los mandos policiacos”.

“Hay que recordar que en los últimos años se hizo énfasis que la delincuencia organizada compró a casi todas las corporaciones policiacas, principalmente a la tropa, que fue la infiltración desde abajo y no como se hacía antes, desde arrib”, agregó.

De igual forma, coincidió con lo expuesto por Escobar Aubert, que la historia recuerda los golpes de Estado en Italia, España y Chile, sin obviar que crear esa corporación implicaría incrementar el número de elementos de la Policía Federal con un “costo económico muy alto, más del que se invirtió en la última década”.

rtorres@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de