Calderón propone reforma para privatizar propiedad ejidal

Credito:

Notimex

Foto EE: Archivo

El presidente Felipe Calderón envió al Senado una propuesta de reforma a la Ley Agraria, para entregar de manera expedita a los ejidatarios de todo el país la propiedad de sus parcelas a través de la desregulación de los requisitos previos.

El Ejecutivo federal expuso que se prevé transitar con celeridad a la titulación en favor del ejidatario sobre su parcela, modificar el principio de la unicidad en la titularidad del derecho de propiedad y los requisitos de la asamblea para adoptar colectivamente el régimen de propiedad privada o dominio pleno.

Explicó que también se pretende modificar el derecho de tanto y de sucesión para la transmisión de los derechos parcelarios y limitar a casos de excepción la enajenación de terrenos nacionales con vocación agropecuaria fuera de subasta publica.

Asimismo plantea transitar de manera expedita a la titulación del derecho de propiedad sobre las parcelas, al eliminar el derecho transitorio de usufructo como trámite de la asamblea ejidal para adoptar colectivamente el régimen de propiedad privada o dominio pleno.

Calderón Hinojosa sostuvo que hay un mercado incipiente de tierras por la falta de titulación de derechos de propiedad entre ejidatarios, pues la legislación vigente desde 1992 prevé diversas limitaciones para aceptar el usufructo de las tierras ejidales como garantía.

Ello ha originado un estancamiento, la baja en el crédito rural y la falta de capitalización de ejidos y comunidades, por lo que es necesario impulsar el desarrollo del campo mexicano a través del otorgamiento del dominio pleno de las tierras a sus legítimos poseedores, añadió.

En la iniciativa que recibió la Cámara alta, el presidente de la República señaló que es importante redefinir la naturaleza del ejidatario sobre su parcela, pues no ha sido posible cumplir con los objetivos de la reforma agraria y otorgar a los ejidatarios el dominio pleno sobre sus parcelas.

Ello debido a las diversas limitantes y requisitos que la Ley Agraria establece para otorgar a los ejidatarios su dominio pleno, es decir la propiedad sobre sus parcelas.

Esa ley precisa que cuando la mayor parte de las parcelas de un ejido hayan sido delimitadas y asignadas, la asamblea otorgará el dominio pleno a los ejidatarios, que deben pedir al Registro Agrario Nacional la baja de las tierras para que sean inscritas en el Registro Público de la Propiedad.

Estos requisitos han impedido cumplir con el objetivo de la reforma de hace 20 años, pues una gran cantidad de ejidatarios no son propietarios de su parcela y están limitados jurídicamente para ejercer las facultades de dueño que les permita tener dominio absoluto sobre sus tierras.

El Ejecutivo Federal indicó que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) existen 5 millones 700,000 ejidatarios, y de acuerdo con el Registro Agrario Nacional, en todo el país existen 31,628 ejidos distribuidos en una superficie de 100 millones 473,830 hectáreas ejidales.

De ese total sólo 24,890 ese encuentran parcelados, lo que equivale a una superficie de 26 millones 265,545 hectáreas, y existen 3,685 núcleos ejidales con dominio pleno, de los cuales se han emitido 191,782 documentos que acreditan ese dominio.

Calderón Hinojosa agregó que existen rezagos e injusticias en el campo, lo que se agrava debido a que un alto porcentaje de campesinos cuenta con un patrimonio mínimo y a veces nulo, pues no se les ha reconocido como propietarios de sus tierras y sólo gozan del derecho de usufructo.

mac

el dominio pleno ejidal

el dominio pleno ejidal significa un retroceso a la lucha del campo, lo que realmente acabaria con la propiedad social ajidal, dando lugar a que de nueva cuenta se apoderen lugartenientes con calidad indefinida sobre al calidad agricola que antes existia con el latifundio el cual si tenia vocacion agricola, en tiempos actuales es de mucho riesgo lo que propone este joven presidente que ya se va, en riesgo porque daria lugar a que el crimen organizado se posesione de tierras y provoquen de nuevo una revuelta campesina,, lo que se requiere es una verdadera promosion de la sociedad ejidal con proyectos productiovos eficaces que hagan el campo de nuevo un espacio productivo fertil..