Programas asistenciales, ya no funcionan: ASF
En el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre que actualmente realiza el gobierno federal, la ASF alertó que los programas asistencialistas ya no son funcionales para combatir la pobreza, por lo que planteó un enfoque integral que incluya oportunidades de empleo y desarrollo.
En reunión con diputados al Auditor Federal consideró necesario replantear el enfoque asistencialista. Foto: Cuartoscuro

En el marco de la Cruzada Nacional Contra el Hambre que actualmente realiza el gobierno federal, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) alertó que los programas asistencialistas ya no son funcionales para combatir la pobreza, por lo que planteó un enfoque integral que incluya oportunidades de empleo y desarrollo para las personas que viven en esa condición.

“Con relación al combate a la pobreza, los programas instrumentados no han mostrado eficacia para abatir los índices de pobreza, según las mediciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social y otras instancias nacionales e internacionales”, alertó el titular de la Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez.

Durante una reunión con diputados federales de la Comisión de Vigilancia, el auditor consideró necesario revisar si el enfoque asistencialista constituye la mejor opción para enfrentar el problema.

“Igualmente, habrá de considerarse la multiplicidad de programas existentes que difícilmente convergen en la población objetivo, distorsionan los padrones de beneficiarios y diluyen su eficacia”, añadió en este momento en que hay acciones conjuntas del gabinete social y económico para la cruzada contra el hambre.

El titular de la ASF destacó que los mecanismos de dispersión de recursos para hacer llegar los apoyos a la población objetivo y la laxitud de los instrumentos de control y supervisión, en muchos casos han propiciado su mal uso o aprovechamiento en fines distintos al estricto combate a la pobreza.

“Las mejores prácticas recomiendan que las políticas de combate a la pobreza se centren en la adquisición de capacidades productivas que permitan a este segmento poblacional realizar un esfuerzo propio para generar ingresos o las competencias necesarias para acceder al mercado laboral, y con ello abandonar la condición de pobreza”, planteó.

Justicia imperceptible

Aunque destacó los esfuerzos del área de prevención del delito mediante la profesionalización de los cuerpos policiales, la incorporación de Tecnologías de la Información y sistemas de inteligencia, un mejor equipamiento y coordinación a nivel nacional, el titular de la ASF afirmó que el tema de la seguridad, que sigue siendo una grave preocupación social, corresponde al Estado resolverlo.

“La impartición de justicia enfrenta también problemas de confiabilidad, entre otras causas, por su vulnerabilidad ante la presión del crimen organizado. El Sistema Nacional Penitenciario tampoco ha sido capaz de lograr la reinserción social”, comentó.

jmonroy@eleconomista.com.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de