Lula inicia los eventos locales de la cruzada
El gobierno federal parece buscar un impulso de su estrategia antihambre, de la cual incluso se reconoció en un momento dado que no se habían difundido del todo sus alcances.
Mauricio Rubí / El Economista
Abr 17, 2013 |
22:50
El programa estrella social del gobierno federal, está inspirado en el que aplicó en Brasil Lula da Silva. Foto: Reuters

El gobierno federal parece buscar un impulso de su estrategia antihambre, de la cual incluso se reconoció en un momento dado que no se habían difundido del todo sus alcances.

Sin bien la agenda de la Cruzada Nacional contra el Hambre la encabeza la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), desde la Presidencia de la República se han proyectado actos que refuerzan su cometido. Aunque algunos casos, como un convenio con la Central de Abastos en el DF, sigue pendiente.

La agenda preliminar presidencial prevé que este viernes 19 de abril, en Chiapas, el presidente Enrique Peña Nieto encabece un acto vinculado a la cruzada contra el hambre que contará con la presencia del exmandatario de Brasil, Luiz­ Inácio Lula da Silva.

Cabe recordar que en su gira por Latinoamérica como presidente electo, Peña Nieto destacó en Brasil el trabajo de combate a la pobreza realizado por esta nación, y entonces anunció su intención de aplicar dicho modelo en México.

Asimismo, en octubre del 2011, Peña Nieto -entonces aspirante a la candidatura presidencial por el PRI- se reunió en el Centro Histórico con Lula da Silva. Entonces, como ahora, un tema a tratar fue el combate a la pobreza.

En esta dinámica, la agenda preliminar presidencial también prevé para la próxima semana un arranque de actividades sobre la cruzada contra el hambre en el estado de Guerrero.

A inicios de este mes, la Sedesol, a cargo de Rosario Robles, anunció que el 19 de abril tendrían la visita del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en cuyo gobierno se impulsó el programa Hambre Cero, que accedeía a compartir sus experien­cias con México.

Asimismo, una agenda preliminar preveía para esta semana la firma de un convenio con la Central de Abastos de la ciudad de México en apoyo a dicha cruzada anti-hambre, el cual finalmente no se lle­vó a cabo.

El pasado 2 de abril, la Sedesol­ anunció que impulsaría la firma de un convenio con la Central de Abastos para la donación de alimentos que fuesen canalizados a los municipios y zonas consideradas dentro de la cruzada.

Así, el gobierno federal ha defendido su estrategia gubernamental y ha hablado sobre detallar los alcances de la cruzada.

“Todavía se recogen algunas voces... No es una convocatoria a la sociedad en general a que aporten alimentos, víveres, para atender esta población. No.

“Se trata de alinear; es decir, de hacer convergir las acciones, los proyectos, las tareas, que todas las dependencias del gobierno de la República tienen, para que realmente focalicemos nuestra atención a los municipios y a las zonas de mayor pobreza y carencia alimentaria”, dijo el propio presidente Peña, el pasado 15 de febrero, durante la instalación de la Comisión Intersecretarial para la Instrumentación de la Cruzada Nacional.

mauricio.rubi@eleconomista.mx

1628 lecturas
0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de