Violencia sigue en nivel “inaceptable”
8.5% es la tasa global de reducción de la violencia de acuerdo con WOLA, menor a 17% reportado por la Segob.
Ana Langner / El Economista
Jul 3, 2013 |
23:17
Por otro lado, la analista de WOLA ve que la tendencia de asesinatos por día continúa a la baja. Foto: AFP
compartir

Desde que el presidente Enrique Peña asumió el cargo en diciembre del 2012, hizo hincapié priorizar sobre los delitos que afectan más a los ciudadanos; sin embargo, delitos violentos como secuestros y extorsión aumentaron en el primer trimestre del 2013, indicó Maureen Meyer, coordinadora principal del Programa de México y Centroamérica de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por su sigla en inglés).

La investigadora de esta organización estadounidense explica que la estrategia del gobierno mexicano con respecto a las comunicaciones sobre el problema del crimen organizado en el país ha sido guardar silencio sobre las estrategias para combatirlo y centrar el discurso en el crecimiento económico. Pese a ello, advierte, la violencia se mantiene en niveles “inaceptablemente altos”.

Después de alcanzar un pico de alrededor de 68 asesinatos por día en el 2011, la tasa de homicidios se redujo en el 2012 a cerca de 50 asesinatos diarios.
Esta tendencia ha continuado a lo largo del primer trimestre de la administración de Peña Nieto.

Mientras tanto, refiere Meyer, el gobierno mexicano afirma que hubo una reducción de 17% de los asesinatos relacionados con el crimen organizado (homicidios dolosos) en el primer trimestre del 2013 con respecto al trimestre anterior y una reducción de 14% con respecto al primer trimestre del 2012.

Ello sería una reducción muy significativa, no obstante, la tasa global de muerte se redujo a un ritmo mucho más lento: 8.5%con respecto al trimestre anterior y 7.8% frente al mismo trimestre del 2012. Por tanto, la analista de WOLA concluye que es probable que el gobierno ha aplicado criterios diferentes para determinar cuáles homicidios son clasificados como “relacionados al crimen organizado “.

Detalló también que pese a que los robos violentos se han reducido en los últimos años, la tasa de secuestros y extorsiones aumentó en el primer trimestre del 2013, “ambos se encuentran en niveles casi récord”.

El debate público sobre la violencia en México ha cambiado dramáticamente en el último año, dijo Maureen Meyer. La cobertura mediática sobre México en Estados Unidos se ha centrado en la economía y ha sido claramente más positiva.

En México, la cobertura de la violencia y el crimen organizado se ha reducido drásticamente y los términos “crimen organizado” y “tráfico de drogas” aparecen con mucha menos frecuencia en los principales medios de prensa.

Pero la falta de información sobre las acciones del gobierno para combatir el crimen organizado provoca que los medios informativos carezcan de datos oficiales para reportar sobre la delincuencia; como resultado, los ciudadanos, suelen confiar más en los canales sociales para obtener información sobre las situaciones de violencia en sus comunidades.

ana.langner@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de