Autoridades abusan de la pena de cárcel
México Evalúa presentó un estudio en el que detalla que sólo en 3.6% de las sentencias se aplicaron castigos alternativos.
Verónica Macías / El Economista
Ago 28, 2013 |
22:33
Según México Evalúa, sólo en 3.6% de las sentencias condenatorias se aplicaron penas alternativas. Foto: Cuartoscuro
compartir

En México las autoridades han abusado del uso de la prisión como medida para castigar las conductas ilícitas. Además, ésta no ha sido eficaz para reinsertar a la población penitenciaria.

El estudio “La Cárcel en México: ¿Para qué?” detalla que, en el 2011, 96.4% de las sentencias condenatorias establecieron la cárcel como pena, y sólo en 3.6% se aplicaron penas alternativas.

Por ello, México Evalúa urgió a reformar la legislación penal a fin de quitarle agravantes a diversos delitos que no son de alto impacto, por los cuales casi 60% de los reos se encuentra en los centros penitenciarios.

A nivel nacional la sobrepoblación en las cárceles es de 128%, pero existen entidades cuyo sistema penitenciario supera 500%, como el caso de Puebla.

Por otro lado, en los estados Baja California Sur, Durango, Oaxaca y Quintana Roo más de 60% de los reclusos no han sido sentenciados.

Edna Jaime, directora de México Evalúa, afirmó que la incorporación de penas alternativas podría reducir el hacinamiento hasta 25 por ciento.

Dos de cada cinco internos en el país no tienen sentencias condenatorias, lo cual genera efectos criminógenos, es decir, se mezclan los internos que cometieron delitos de gran impacto con primodelincuentes.

Durante la presentación del estudio, Edna Jaime alertó sobre la crisis que enfrenta el sistema penitenciario en el país. Esto, aseveró, se debe entre otros factores al uso desproporcionado de las penas de cárcel para sancionar delitos no graves y no violentos, así como al abuso de la prisión preventiva.

Para transformar la situación en el sistema penitenciario, México Evalúa propone que se elimine la sanción carcelaria contra delitos menores y sin violencia, se mejoren los programas y técnicas de reinserción y se fortalezca la infraestructura y profesionalice al personal que labora en los centros de reclusión.

Además, planteó aterrizar la reforma al sistema penal acusatorio, y se privilegien las penas alternativas.

Los delitos más frecuentes por los que la mayoría de las personas van a prisión son: delitos patrimoniales, como robo en sus diversas modalidades; y aunque podrían alcanzar penas inferiores a los tres años, deben permanecer en prisión hasta que concluya el proceso en algunos casos.

México Evalúa

Deficiente la custodia en penales

La insuficiencia de personal de custodia es terreno fértil para la ingobernabilidad en los centros penitenciarios del país, alertó México Evalúa.

En el 2011 había un registro de 44,938 funcionarios penitenciarios para un total de 225,697 internos; es decir, cinco para cada funcionario.

El estudio “La Cárcel en México: ¿Para qué?”, refiere que separar los penales de competencia local y federal, se encontró que en los estados la tasa fue de 7.1 personas privadas de su libertad por funcionario, mientras que en el ámbito federal la tasa se redujo a 2.6 internos por funcionario.

veronica.macias@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de