Juan Pablo II “sabía” de pederastia de Maciel
En antesala a los procesos de canonización del Papa Juan Pablo II y Juan XXIII, ex integrantes de la Legión de Cristo y especialistas afirmaron en conferencia de prensa conjunta que este acto responde a razones políticas.
Juan Pablo II vivía cuando surgió el escándalo de los menores de edad de los que abusó sexualmente Maciel. Foto Archivo: Notimex
compartir
Widgets Magazine

En antesala a los procesos de canonización del Papa Juan Pablo II y Juan XXIII, ex integrantes de la Legión de Cristo y especialistas afirmaron en conferencia de prensa conjunta que este acto responde a razones políticas.

El sacerdote jesuita y director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), José Rosario Marroquín Farrera, explicó que los procesos de canonización comenzaron con una fuerte base popular, sin embargo, de manera paulatina se centralizaron en Roma, en Estado Vaticano, lugar en donde estas decisiones se toman con criterios preponderantemente políticos.

Tanto Marroquín Farrera como Maricarmen Montes, del Observatorio Eclesial; José Barba, ex Legionario de Cristo y catedrático del ITAM y analista político Carlos Fazio, coincidieron en que la glorificación de Wojtyla y Angelo Roncalli son un instrumento para enaltecer a la figura papal.

La Iglesia Católica ha evitado rendir cuentas y críticas ante cualquier tipo de casos, incluyendo las denuncias de las víctimas de pederastia del fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, expuso Marroquín.

En este tono, José Barba, activista quien por más de 15 años ha luchado porque el Estado Vaticano acepte las violaciones que el padre Maciel cometió en contra de menores de edad, dijo que“estamos ante una sacralización que no deja ver la verdad”, sin embargo, confió en que esta realidad saldrá a la luz.

“Estoy convencido de que el Papa (Juan Pablo II) supo” de los casos de pederastia del padre Maciel. “El Vaticano se lava las manos negando tener conocimiento de los casos de pederastia y por el otro, encubre a curas pederastas (...), hay una sistemática voluntad de no saber”, indicó Barba.

Las canonizaciones son decretadas por el Vaticano, responden a favores políticos y de la monarquía, expresó Marroquín. En el caso particular del papa Juan Pablo II busca reconocer un modelo eclesial que juega entre lo espiritual y político.

El Observatorio Eclesial, en voz de Maricarmen Montes, expresó que ambas santificaciones pueden leerse como un acto político más que uno religioso. Detrás del interés espiritual de poner a una persona a seguir en la Iglesia, la canonización entraña intereses políticos, sociales y económicos, expuso.

El Observatorio expuso su negativa a la glorificación del papa Juan Pablo II, debido a que —además de las voces de las víctimas de pederastia— combatió el pensamiento y enseñanza en la Iglesia, silenciando a más de 500 teólogos en todo el mundo durante su pontificado. Asimismo, atacó sin conocer la corriente de la Teología de la Liberación; guardó silencio ante las dictaduras militares latinoamericanas y caribeñas que costó la vida de muchos cristianos en el continente.

Por otro lado, no reconoció la participación del género femenino en la toma de decisiones de liderazgos similares a los hombres. En este sentido, Marroquín recordó que la mayor parte de los individuos que han sido santificados son hombres y religiosos. Del siglo X al XIX, 89% de quienes llegaron a los altares de la iglesia católica es hombre y sólo 13% es mujer. En el siglo XX fueron 77% hombres y 24% mujeres, detalló.

ana.langner@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de