En México, 8 de cada 10 compra piratería
La AmCham asegura que la compra de copias ilegales golpea al Estado y al tejido social, además de fomentar el crimen organizado.
Fotos Archivo EE

El delito de la piratería se ha convertido en un problema serio, creciente y complejo para el país, el cual golpea al Estado y al tejido social del país, al promover la delincuencia y el crimen organizado, indicó el vicepresidente ejecutivo y director general de la de la Cámara Americana de Comercio en México (AmCham, por su abreviatura en inglés), Guillermo Wolf.

Al inaugurar ayer un taller sobre propiedad intelectual para combatir los mercados ilícitos, celebrado en un hotel de la ciudad de México, Guillermo Wolf, indicó que de acuerdo con la “Cuarta encuesta de hábitos de consumo de productos pirata y falsificados”, realizada por el Comité de Derechos de Propiedad Intelectual de American Chamber México; ocho de cada 10 personas han comprado un producto pirata.

De acuerdo con la Encuesta, que utilizó 1,000 entrevistas cara a cara en puntos de alto tráfico con personas de 16 a 55 años, residentes en la ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, 47% de las personas que han adquirido estos productos oscila entre los 16 a 30 años y en su mayoría son empleados públicos y privados.

Las principales categorías que se compran en el mercado ilegal son la música, las películas, calzado, ropa, textiles y perfumes. En 63% de las ocasiones, el principal lugar de compra son los mercados o tianguis.

Los números destacan que los discos compactos son el producto más comprado dentro del mercado informal, con 52% de la preferencia; seguido por las películas, cuyo valor es de 49 por ciento.

Dentro de la categoría de calzado, los tenis es el producto pirata más comprado, con 15%, y para ropa y textiles, los jeans son las prendas con mayor compra en la piratería, declarando que 59% lo compra en tianguis.

Según este trabajo, publicado por la AmCham en septiembre del 2011, de los mexicanos que compran productos piratas, 50% accede a Internet y de éstos, uno de cada cuatro realiza una descarga ilegal.

El documento destaca que aún cuando se reconoce que la piratería afecta a la economía mexicana y es un acto delictivo, también se percibe como una ayuda a su economía y una forma de no pagar precios excesivos y disminuirlos.

Este martes, durante el taller, Guillermo Wolf abundó en que en algunas industrias, incluso, el mercado de la piratería puede llegar a representar un poco más de la mitad de las ventas que genera el mercado de comercio formalmente establecido.

La falsificación de marcas registradas y de piratería de derechos de autor a escala comercial generan pérdidas financieras importantes, no sólo para los titulares de derechos y de los negocios legítimos, sino para el propio Estado y el país en general, dijo el vicepresidente de la Cámara Americana de Comercio en México.

“La piratería no únicamente debilita las industrias locales y favorece la evasión de impuestos, también tiene un impacto en el tejido social, porque fomenta la delincuencia y el crimen organizado”, sostuvo.

Por otro lado, el “Reporte especial 301”, elaborado anualmente por la oficina del representante de Comercio de los Estados Unidos y cuya última versión fue publicada en abril del 2014, advierte que la aplicación de la ley en materia de propiedad intelectual en México no es óptima.

“La procuración de justicia sufre de coordinación ineficiente entre autoridades federales y estatales, así como carencia de recursos. Además, para combatir los altos niveles de infracciones en contra de la propiedad intelectual, México necesita destinar recursos adicionales, implementar más procesos judiciales, e imponer penalidades que disuadan a los infractores”, establece el documento.

Asimismo, el informe exhibe la falta de investigaciones criminales a profundidad, misma que ha protegido a los productores y distribuidores de bienes apócrifos de la acción de procuración de justicia. “Es importante responder a estas cuestiones de aplicación de la ley de propiedad intelectual en mercados ilícitos de una manera bilateral y coordinada, para proveer a los poseedores de los derechos las soluciones apropiadas cuando su contenido está siendo infringido”, sugiere la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos.

En el país, “persisten serias preocupaciones, en particular con respecto a la amplia disponibilidad de productos pirateados y falsificados en México, incluyendo en los mercados de Tepito y San Juan de Dios, y también aumentó la piratería en Internet, debido en parte a una mayor penetración de banda ancha”, exhibe el reporte.

ana.langner@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios