Jóvenes voluntarios para dar clases, dos años desaparecidos
A poco más de dos años de su desaparición en el estado de Michoacán, aún no se sabe nada de tres jóvenes originarios del Distrito Federal, quienes fueron “levantados” por el crimen organizado.
Verónica Macías / El Economista
Ago 21, 2014 |
22:30
Ana Belem Sánchez, Diego Antonio Maldonado Castañeda y Luis Enrique Castañeda Nava, los secuestrados en Paracho. Foto: Especial
compartir

A poco más de dos años de su desaparición en el estado de Michoacán, aún no se sabe nada de tres jóvenes originarios del Distrito Federal, quienes fueron “levantados” por el crimen organizado.

La madrugada del 22 de julio del 2012, los tres jóvenes, de nombre Ana Belem Sánchez Mayorga, Diego Antonio Maldonado Castañeda y Luis Enrique Castañeda Nava, fueron secuestrados en el municipio de Paracho, Michoacán sin que a la fecha se sepa algo de ellos.

El 27 de agosto del año pasado, la Procuraduría General de la República emitió siete acuerdos para ofrecer recompensas a quienes proporcionen información sobre 14 personas desaparecidas, entre ellas estos jóvenes, quienes acudieron a Paracho para dar clases de ciencias para niños, en el marco de la Feria del Globo de Cantoya.

Los jóvenes de entre 30 y 34 años fueron levantados en el hotel Santa Fe en Paracho, Michoacán, durante la madrugada del domingo 22 de julio del 2012. Los jóvenes fueron invitados por el ayuntamiento para instruir a los menores mediante talleres de ciencia, sin embargo, los jóvenes fueron sacados del hotel por hombres armados.

Según cifras oficiales, en lo que va de este año se han reportado 92 plagios en la entidad michoacana; mientras que en el 2013 hubo 194 plagios, y en el 2012 se registraron 135 denuncias ante las agencias del Ministerio Público.

En febrero del 2013 surgieron los grupos de autodefensa, ante los altos niveles de homicidios, secuestros y extorsiones por parte de la delincuencia organizada. Varios municipios se levantaron en armas y expulsaron a los criminales.

En enero de este año, la Federación se coordinó con las autoridades estatales y desde febrero intervino de manera directa.

Actualmente, ya no existen autodefensas en la entidad sino que se convirtieron en Fuerza Rural Estatal, ya que fueron registradas y capacitadas por la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de