Se contradicen forense y PGJDF en hora de la muerte de Nadia Vera
Los familiares de Nadia, asesinada junto con el fotoperiodista y tres mujeres más en la colonia Narvarte, presentaron una serie de inconsistencias por las que la procuraduría del DF no ha respondido.
Foto: Especial
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

A más de una semana del homicidio múltiple ocurrido en el departamento 401 del 1909 de la calle Luz Saviñón, colonia Narvarte, en la capital del país, la familia de Nadia Dominique Vera Pérez reclamó falta de pulcritud en el manejo del caso por parte de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

La violencia institucional se suma a la violencia que sufrió Nadia, junto con cuatro personas más, apeló Mirtha Luz Pérez Robledo, madre de la gestora, productora e impulsora de la cultura.

A través de un documento leído por la señora Pérez Robledo en las oficinas del Centro de Derechos Humanos, Fray Bartolomé de Las Casas, la familia de Nadia, quien fue asesinada a los 32 años, denunció que desde un inicio la información se difundió de manera extraoficial, fragmentada y contradictoria, a través de los medios de comunicación, sin que la PGJDF se haya pronunciado al respecto.

Así, la madre de Vera Pérez y su familia demandaron a la Procuraduría capitalina responder por qué se permitió a la testigo clave recoger sus pertenencias, si con ello se alteró la escena del crimen.

Asimismo, cuestionó que no hayan explicado qué peso tiene que el arma utilizada en el crimen fue empleada por primera vez en ese hecho y que tuviera silenciador. También pidió explicaciones sobre la saña hacia las víctimas.

Reveló que mientras la Procuraduría capitalina dice que el crimen se llevó a cabo alrededor de las 3 de la tarde, el forense afirma que el deceso fue a las 9 de la noche del viernes 31 de julio.

Pidió explicaciones sobre las declaraciones que hayan resultado relevantes que han hecho los testigos clave sobre el caso. “¿Por qué se filtra información confidencial a los medios de comunicación si con ello se pone en peligro a los familiares de las víctimas?”, cuestionó.

Aseveró que los medios de comunicación tuvieron acceso al expediente primero que los abogados. De igual manera, acusó que no se les permitió declarar a los amigos de las víctimas, que querían aportar más información.

Mirtha Luz Pérez Robledo observó que se ha priorizado el móvil de robo y se minimizaron otras líneas de investigación: “Por qué la actividad de Nadia como activista no es contemplada como un hecho que la colocó en una situación de vulnerabilidad? ¿Por qué no se ha tomado en cuenta el contexto de violencia e inseguridad, además de la agresión directa por parte del estado de Veracruz a grupos estudiantiles y activistas a los que Nadia perteneció?”, increpó a la PGJDF.

Reclamó, de igual forma, que ninguna autoridad se ha comunicado con la familia de Nadia Dominique para brindarles información y asesoría.

“Nadie nos devolverá a nuestra Nadia. A las demás familias nadie les devolverá a sus seres queridos, pero creemos que conocer la verdad puede devolvernos un poco de confianza en las instituciones; de lo contrario, se generará un ambiente de mayor escepticismo y lo más grave, una impunidad galopante que deja a la sociedad en un estado de indefensión”, dijo Mirtha Luz Pérez Robledo.

Apegados a la Ley General de Víctimas -específicamente en cuanto al derecho a conocer la verdad-, demandaron que la investigación de los hechos que realiza la PGJDF se ciña a los estándares más altos de respeto a los derechos humanos, garantizando la seguridad de los familiares de las víctimas, así como las de los activistas, defensores de derechos humanos y grupos estudiantiles.

También que les sea permitido el acceso a la información de los avances del expediente; que la investigación de los hechos se realice de manera exhaustiva y sin menoscabo de ninguna línea de investigación, incluyendo aquella relacionada con las amenazas que Rubén y Nadia denunciaron.

Regresa de vacaciones y da una conferencia

DF y no Veracruz debe aclarar homicidios de Rubén y Nadia: Duarte

El gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, aseguró que el asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera Pérez, y tres mujeres más, es un asunto que no tiene vínculos con su gobierno. Dijo estar dispuesto a cooperar con las investigaciones y dejó en claro que no renunciará al cargo.

“Éste es un tema que corresponde a las autoridades del Distrito Federal (resolver), no a las autoridades de Veracruz; quienes son los responsables del esclarecimiento y la resolución son las autoridades del Distrito Federal”, afirmó.

Luego de que la Procuraduría General de Justicia del DF anunciara que lo citará a comparecer por el multihomicidio, Duarte destacó que declarará lo mismo que en el mensaje que ofreció por la mañana, donde aseguró que su gobierno está trabajando para que no exista impunidad y se lleve la justicia en todos los casos de violencia ejercida contra periodistas.

Argumentó que la única ocasión en que Rubén Espinosa presentó una denuncia fue en el 2013, ante la Procuraduría General de la República (PGR), por un operativo que desarrolló la Secretaría de Seguridad Pública estatal la noche del 14 de septiembre del 2013 frente a Palacio de Gobierno, a efecto de preparar las fiestas patrias.

“Durante este operativo, hubo algunos jaloneos y Rubén Espinosa presentó esta denuncia y quiero destacar que desde junio del 2013 hasta junio del 2015, continuó viviendo en Veracruz, sin ningún problema”, afirmó.

Añadió que el único incidente del que tiene conocimiento fue el acontecido durante la cobertura fotográfica de una marcha que se llevaba a cabo en Xalapa, el 8 de junio del 2015.

Ahí, Espinosa —dijo— recibió agresiones verbales y físicas por parte de manifestantes encapuchados, que arremetieron contra él y otros reporteros que cubrían el evento. Aseguró que por ese hecho, el fotoperiodista no presentó ninguna denuncia y decidió al día siguiente, es decir, el 9 de junio del 2015, irse a radicar al DF; en el caso de Nadia Vera, compartió su expresión respecto de la responsabilidad de su gobierno por garantizar la seguridad como ciudadana que residía en este estado.

Duarte de Ochoa afirmó que después de enterarse de los hechos, se puso en contacto con el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, para poner a su disposición a todo su gobierno. Descartó que vaya a renunciar como gobernador. (J. Monroy)

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de