Área de búsqueda del Chapo
Triángulo dorado, zona de amenazas y complicidad
De acuerdo con InSight Crime, en esa región el narcotráfico paga entre 100 a 150 pesos diarios a los pobladores por cultivar amapola o marihuana.
El Chapo decidió ocultarse en esta zona luego de su fugarse, debido a que ahí radica su mayor apoyo social. Foto: AFP
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Las tareas de búsqueda del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, se da en una de las zonas —el Triángulo Dorado— donde más amenazas existen de parte del crimen organizado a las autoridades y a los habitantes, de acuerdo con la fundación InSight Crime.

Un reporte de esa organización destaca que la zona de la sierra conjunta de Durango, Chihuahua y Sinaloa “es un recordatorio de cómo el crimen organizado a menudo busca el poder a nivel del gobierno municipal”.

Indica que, por ejemplo, “los delincuentes han tomado control casi total” en Ciudad Madera, en Chihuahua, ya que “el pueblo ve dos o tres asesinatos por semana y los residentes son a menudo objeto de secuestro y extorsión”.

En Las Chinacas, también en Chihuahua, “unas 300 familias han huido de sus hogares después de ser amenazadas por una caravana de hombres armados”.

El reporte de InSight Crime refiere que el alcalde de Canelas, Sinaloa (uno de los puntos de búsqueda de Joaquín Guzmán Loera), Santiago Cháidez Jiménez, “es conocido como el narcoalcalde de Canelas, donde supuestamente dirige un grupo de sicarios que asesinan a sus rivales políticos y los que no pueden hacer pagos de extorsión”.

De hecho, el presidente municipal de Canelas, Santiago Cháidez Jiménez, dijo que agentes de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés) trabajan en la zona del Triángulo Dorado junto con elementos de la Marina en labores de inteligencia que lleven a la recaptura de Guzmán Loera.

De acuerdo con reportes militares y de inteligencia del gobierno federal, la zona del llamado Triángulo Dorado es utilizada por los narcotraficantes —aprovechando las condiciones agrestes— para sembrar marihuana y amapola, ocultarse y producir drogas sintéticas.

De acuerdo con el titular de la extinta UEDO de la PGR, Samuel González, dijo en entrevista que Guzmán Loera decidió ocultarse en esta zona, luego de fugarse del penal del Altiplano el 11 de julio, debido a que ahí radica su mayor apoyo social.

Y es que el Cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín Guzmán Loera, controla la siembra en la mayoría de la sierra, aunque también el Cártel de Juárez tiene presencia.

El Triángulo Dorado está compuesto por los municipios de Guadalupe y Calvo, Morelos, Batopilas y Guazapares, en Chihuahua; Tamazula, Canelas y Topia en Durango, y de Cosalá hasta Badiraguato, de donde es originario el Chapo, en Sinaloa.

En estas regiones, el narcotráfico paga entre 100 a 150 pesos diarios a los pobladores por cultivar amapola o marihuana, y luego de ser recolectada, la goma de opio es trasladada a laboratorios en poblados de la sierra de Durango, Sinaloa y Zacatecas.

El Cártel de Sinaloa utiliza dos rutas para el trasiego de esa droga hacia Estados Unidos: en avionetas que realizan vuelos clandestinos, y a través de vehículos todoterreno que recorren brechas desde el sur de Chihuahua hasta llegar a Ojinaga, ciudad fronteriza con Texas.

Según la organización InSight Crime, en esta región “la influencia del crimen organizado más a menudo se puede sentir en este nivel, donde los funcionarios son vistos como más vulnerables a recibir ambos sobornos y amenazas”.

Huellas de escape del Chapo

La agencia AFP difundió imágenes de las marcas que dejó en viviendas y vehículos la caza de la Marina en contra Joaquín Guzmán Loera en la Sierra de Durango, donde hay poblados abandonados y un rancho custodiado.

El diario local El Debate aseguró que en la comunidad de El Limón en Sinaloa, hay elementos de la Marina Armada resguardando el rancho de donde Guzmán logró escapar el 6 de octubre al ser perseguido por los marinos, y por lo cual se habría provocado heridas en el rostro y una pierna, supuestamente por arrojarse a un barranco como escape.

jmonroy@eleconomista.com.mx

1 Comentarios
Comentarios
Ricardo (no verificado)
Agregado:
21 Oct 2015 |
20:58 PM

Señores ya no se apuren solo faltan unos dias para que el Magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nacion se pronuncie a favor de la venta de mariguana con fines recreativos, o médicos, una vez que eso suceda, el Chapo Guzman se corvertira en Don Chapo, empresario verde. Y ya no tendrá que huir pues su negocio se lo harán licito.

Tranquilos que dicen los periodistas que de esa forma ya no habra delincuencia organizada ni desorganizada, todo será legal, vayan pensando como entrar a este nuevo negocio. Lo que no se es si seran Pymes, o Medianas, o Grandes empresas, si estarán en el Regimen General de ley, o pueden tributar como contribuyentes enanos.

Periódico El Economista es una empresa de