Morelos no estaba entre ellos
En cinco estados, el mayor riesgo de seguridad para munícipes
En los últimos 10 años, 37 alcaldes en funciones, siete electos y 31 que habían terminado su encargo han sido asesinados. Gisela Mota fue asesinada el 2 de enero.
Foto: AP
relacionadas
compartir

Los estados con mayor riesgo para la seguridad de los alcaldes son Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz, y del 2006 a la fecha van 75 presidentes municipales, ex presidentes y alcaldes electos asesinados, de acuerdo con información que la ANAC le dio a senadores.

Este lunes se reunieron los integrantes de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) en las instalaciones de la Torre Azul, frente al Senado de la República, y el presidente de esta asociación, Isidro López Villarreal, entregó un mapa de riesgos para las autoridades municipales, el cual está dividido en cuatro zonas en donde se cataloga a la zona A como la más peligrosa y a la zona D como la menos peligrosa.

La zona A está integrada por Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz. En la zona B, es decir, los estados con riesgo a la seguridad de los funcionarios locales pero en menor medida que los anteriores, están Chihuahua, Guerrero, Estado de México, Nuevo León, Tabasco y Tamaulipas.

En la zona C, es decir, en tercer grado de peligrosidad, están Coahuila, Jalisco, Morelos, Puebla, San Luis Potosí y Zacatecas.

Las entidades con menor grado de peligrosidad marcadas en la zona D son Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Chiapas, Distrito Federal, Guanajuato, Hidalgo, Nayarit, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Yucatán.

“En la OCDE, México está calificado en la última posición en materia de seguridad, con una calificación de 0.4 en una escala de 10. La seguridad dentro de los estados no es mejor: de todos, ninguno alcanza una calificación de 8, despuntando Yucatán con 7.4 puntos; Querétaro con 2.6 y Aguascalientes con 1.2. El resto de los estados fue calificado con cero por la organización internacional”, precisa el documento.

López Villarreal, también alcalde de Saltillo, Coahuila, dio cuenta de las autoridades municipales victimadas por año. Destacó que 37 alcaldes en funciones fueron asesinados del 2006 al 2016; siete funcionarios locales electos fueron ultimados del 2010 al 2015 y 31 expresidentes municipales del 2007 al 2015.

La lista de los “alcaldes en funciones victimados” comienza con Walter Herrera Ramírez (PRD), alcalde de Huimanguillo, Tabasco, quien fue asesinado en el 2006. Le sigue Manuel de Jesús Angulo Torres (PRI), de Topia, Durango, ultimado en el 2008; además de Marcelo Ibarra Villa (PRI) de Villa Madero, Michoacán, quien murió en el 2008.

Los más recientes son los de Gisela Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco, Morelos, asesinada este año; y en el 2015 Mario Sánchez Cuevas (PRD), de San Miguel El Grande Tlaxiaco, Oaxaca. De ellos, 20 eran del PRI, seis del PAN, seis del PRD, dos del PT y tres de otros partidos o de coalición.

La lista de los 31 “ex alcaldes victimados” la inicia Alfredo Cabrera Castro (PRI), de Omealca, Veracruz, quien murió en el 2007. Antes del de Gisela Mota, el asesinato más reciente era el de Luis Javier Hernández Juárez, quien gobernó Villagrán, Tamaulipas.

El presidente de la ANAC expuso que de los 2,445 municipios del país, sólo 280 tenían acceso al subsidio para la seguridad pública, el cual este año será sustituido por otro subsidio que tendrá un fondo inicial de 5,952 millones 697,849 pesos, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Cabe recordar que la ANAC representa a 439 alcaldes panistas e integra la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM).

tania.rosas@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios