concluye el cidac
Mejora policiaca, sin resolverse en una década
Para el CIDAC, si bien hay elementos coincidentes entre las cuatro iniciativas presentadas hasta ahora, los que promueven el Mando Único no han mostrado un diagnóstico que diga que esta ruta es la mejor.
Fotos: Agencias

La respuesta para mejorar la seguridad, justicia y el Estado de Derecho en el país va más allá del modelo de un Mando Único de la policía. Se requieren acciones estratégicas que fortalezcan a las instituciones policiales, concluye un equipo de investigadores del Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC).

A través de un reporte, este centro de análisis exhibe que a pesar de que el debate en torno al mejoramiento de la policía en México lleva más de una década en la agenda política, continúa siendo un tema irresoluto.

“La mejor estrategia no se encuentra en la redefinición de las cadenas de mando, como argumentan en el debate vigente, sino en el desarrollo de capacidades institucionales y en la capacidad de analizar caso por caso. Las iniciativas que se analizaron son las presentadas por el gobierno federal, PAN, PRD y PT”, alega un trabajo realizado por Carlos De la Rosa, Roberto Gómez, Ximena López, Mireya Moreno, Jorge Ramírez y Rafael Vega, del CIDAC.

En respuesta a recientes acontecimientos violentos que involucran a policías municipales, tanto el Ejecutivo federal como el PAN, PRD y el Partido del Trabajo (PT) han presentado iniciativas para crear policías únicas estatales que absorban a las municipales.

La propuesta del presidente Enrique Peña Nieto establece que la seguridad pública le corresponderá exclusivamente a la Federación y a los gobiernos estatales y deja a los municipios participar en políticas públicas de prevención no policial de los delitos.

El PRD desestima el modelo de policía estatal única que plantea el Ejecutivo federal, pues considera que el impacto de la corrupción crece conforme se concentran las facultades.

En su lugar propone, principalmente, crear una comisión nacional de seguridad pública, que fungirá como el órgano rector del Sistema Nacional de Seguridad Pública, así como modificar el papel de los órganos de gobierno.

El partido blanquiazul considera, al igual que el del sol azteca, que no es una solución crear una policía estatal única para enfrentar los problemas de seguridad pública. Esta iniciativa sugiere una reforma policial en la que se cree un instituto nacional de seguridad pública, que se encargará de supervisar y evaluar el ejercicio.

En tanto, el PT plantea exclusivamente fortalecer a los policías municipales, mediante la consolidación de una academia, mejores salarios y robustecer los recursos económicos municipales, entre otras propuestas.

Si bien hay elementos que coinciden entre las diversas iniciativas, ninguno de los promotores de una sola corporación policial en las entidades federativas ha presentado un diagnóstico que determine que esta ruta es la más adecuada para resolver el contexto de violencia del país.

El equipo del CIDAC afirma que más allá de las divergencias en torno a la necesidad de unificar a las policías, existen una serie de elementos en común entre las propuestas: contemplar la subsidiariedad federal de las policías; crear controles internos y externos, y establecer un nuevo régimen laboral que homologue y mejore las condiciones laborales, incluidos sueldos y prestaciones, entre otros elementos.

“Si bien la mayoría de los actores políticos tienen ideas encontradas sobre la idoneidad de un Mando Único, todos coinciden en la necesidad de aprobar una reforma policial que traiga como consecuencia el fortalecimiento de estas instituciones”, observa el equipo.

Tras estudiar las iniciativas, los analistas concluyen que el reacomodo de las estructuras y de la autoridad sobre los cuerpos policiales difícilmente podrá garantizar una solución a las deficiencias al interior de las corporaciones y posiblemente, se quedará corto para enfrentar el reto en materia de seguridad en el país.

“La apuesta más bien debe consistir en la homologación de procedimientos en los controles de confianza, reclutamiento, servicios profesionales de carrera, entre otros elementos vinculados con las condiciones de trabajo de las policías”, propone el CIDAC.

ana.langner@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios