El mayor número registrado en méxico
Mueren 49 reos en motín del penal de Topo Chico
De acuerdo con el gobernador Jaime Rodríguez se desató una disputa entre dos grupos contrarios, liderados por el Credo y alias el Z-27.
Los familiares vivieron horas de crisis por falta de información respecto de la identidad de los muertos. Foto: Reuters
relacionadas
compartir

Monterrey, NL. El motín con más víctimas que se haya registrado en el país ocurrió la madrugada en el Penal de Topo Chico, ubicado al norponiente de esta ciudad. El gobernador Jaime Rodríguez confirmó la muerte de 49 reos y 12 heridos, cinco de ellos graves, debido a un enfrentamiento en el interior del penal entre dos grupos enemigos.

Miguel Treviño de Hoyos, coordinador ejecutivo de la Oficina del Gobernador, informó más tarde que 40 de los muertos habían sido ya identificados, “hay otros cinco cuerpos calcinados y otros cuatro cuerpos pendientes de identificar”.

Treviño añadió que de los 12 lesionados, cinco fueron atendidos en el Hospital Civil, mientras que el más grave continúa sin ser identificado. El resto de los heridos recibió atención médica en el penal.

El gobernador Jaime Rodríguez dijo desde temprano que “los hechos ocurridos en el penal de Topo Chico son sumamente lamentables y dolorosos; en Nuevo León estamos viviendo una tragedia derivada de la situación tan difícil en que se encuentran los centros de reclusión”.

El mandatario estatal descartó que el evento haya sido provocado por un intento de fuga y dijo que ocurrió por una disputa entre dos grupos contrarios, liderados por Jorge Iván Hernández Cantú, apodado el Credo, y Juan Pedro Saldívar Farías, alias el Z-27.

Agregó que durante el enfrentamiento varios reos prendieron fuego a la bodega de víveres, sin afectar las áreas de dormitorio, afectando sólo los sectores C-2 y C-3; sin embargo, trascendió que se incendiaron los ambulatorios C-2 y C-3.

Las razones de la tragedia

En cuanto al origen del enfrentamiento, el gobernador comentó en la televisión local que aún no había certeza y que esperaban la comparecencia de los testigos. “La investigación nos dirá la razón”.

Pidió a los ciudadanos paciencia y comprensión para informar y prometió que se darían todas las facilidades para que los familiares de los internos del penal puedan identificar a su familiar, para ello convocó a autoridades del Servicio Médico Forense, la Secretaría de Salud, Procuraduría de Justicia y la Secretaría de Seguridad Pública.

Aseguró que entre los muertos no hubo custodios y lamentó que en el penal de Topo Chico hay 300 custodios para una población de 3,800 reos, 460 son mujeres. Se estima que en este penal hay una sobrepoblación de 50 por ciento.

A las 6:00 de la tarde, 300 policías federales ingresaron al penal a hacer un cateo que duró cuatro horas.

Por la noche, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, informó que Jorge Iván Hernández Cantú, alias el Credo, y Juan Pedro Saldívar Farías, Z-27, resultaron ilesos del enfrentamiento y serán reubicados en otros penales, junto otros 150 reos del penal de Topo Chico.

Violencia enciende alertas

Por separado, en conferencia de prensa, Gilberto Villarreal, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey, hizo un llamado a la autoridad para hacer una exhaustiva revisión de las condiciones de los tres penales: el de Topo Chico, el de Apodaca y el de Cadereyta. “Estos hechos encienden un foco de alerta, se deben tomar acciones para asegurar el control de los tres centros penitenciarios”.

politica@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios