Papa Francisco dormirá en la misma habitación que Juan Pablo II
Por costumbre milenaria, los pontífices no duermen en hoteles cuando visitan algún país, pasan la noche en territorio propio o sea en las sedes vaticanas que hay en todo el mundo, y México no es la excepción.
Notimex
Feb 12, 2016 |
22:51
Archivado en:
El Papa Francisco tras ser recibido por Enrique Peña Nieto en el AICM. Foto: Gabriela Esquivel
relacionadas
compartir

Por costumbre milenaria, los pontífices no duermen en hoteles cuando visitan algún país, pasan la noche en territorio propio o sea en las sedes vaticanas que hay en todo el mundo, y México no es la excepción.

En su visita a territorio mexicano, el Papa Francisco dormirá cinco noches en la nunciatura apostólica, es decir en la embajada del Vaticano, que se ubica en el número 118 de la calle Juan Pablo II, en la colonia Guadalupe Inn, en el sur de la Ciudad de México.

El máximo jerarca de la Iglesia Católica ocupará la misma habitación en la cual durmió Juan Pablo II varias veces en sus viajes por tierras mexicanas, y la misma que utiliza el nuncio apostólico, monseñor Christophe Pierre.

“Exactamente en el mismo cuarto. Es un cuarto en donde el Papa (Juan Pablo II) ha dormido ya en tres viajes y es el cuarto que yo utilizo”, comentó Pierre en entrevista exclusiva con Notimex.

Aunque el pontífice visitará Ecatepec, en el Estado de México; Morelia, en Michoacán, así como San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, regresará cada noche a la Ciudad de México y dormirá en la sede diplomática.

NOTICIA:Papa Francisco a mexicanos: recen por los que no los quieren

Sólo en el último día de su gira, el miércoles 17 de febrero cuando viajará a Ciudad Juárez, Chihuahua, Francisco ya no regresará a la capital mexicana, es decir, concluirá su agenda en esa entidad y de ahí volará directo hacia Roma.

En la nunciatura apostólica, ubicada en la delegación Álvaro Obregón, el nuncio explicó que el jerarca de la Iglesia Católica es una persona con mucha energía, pero que se le proporcionarán todas las condiciones para que él pueda “cada mañana ser alegre y encontrar a la gente”.

“No va a tener mucho tiempo para disfrutar de la casa, solamente la cama y va a comer en la noche rápidamente, el desayuno en la mañana y ya de camino en las calles de México, pero lo que vamos a intentar ofrecer al santo padre un tiempo de descanso”, comentó.

El Papa no pidió nada para su estancia, aclaró, “son los colaboradores del santo padre, los que organizan el viaje, los que nos dicen que vienen para darnos instrucciones; debemos seguir las instrucciones. Dejamos la casa para él y ellos ocupan la casa, claro que yo me quedo también en la casa, pero en el otro cuarto”.

NOTICIA:México en multitud recibe al Papa Francisco

Haciendo honor a la sencillez y austeridad del Papa Francisco, el obispo de origen francés y nuncio en México desde 2007 dejó claro que a la residencia no se le reconstruyó nada.

Eso sí, admitió lo evidente, le sacan todo el lustre posible. Hoy, abundó, todo está listo para recibirlo en su propia casa.

“Es la casa del Papa, entonces, sí todo está listo; estamos trabajando, limpiando, pero no hemos cambiado mucho porque la casa es la casa del Papa; yo sólo soy un huésped en la casa del Papa”, dijo.

El nuncio Christophe Pierre insistió en que “ya todo está prácticamente; sí un poco de reorganización, pero no hemos reconstruido nada porque el Papa puede venir de un momento a otro, es su casa”.

NOTICIA:Cansado pero alegre, el Papa no deja de saludar a los mexicanos

La última vez que un máximo jerarca de la Iglesia Católica pernoctó en esta casona fue en agosto de 2002, siendo pontífice Juan Pablo II.

Respecto de las tradicionales “Mañanitas” y mariachis que los mexicanos acostumbran llevar, como lo hicieron con Juan Pablo II, el anfitrión descartó dichas expresiones.

“¿Quién sabe?, los jóvenes y el pueblo mexicano sienten que cantar es el modo de expresarse, pero yo pienso que alrededor de la casa vamos a intentar momentos de silencio, por lo menos durante la noche”, comentó el nuncio apostólico.

Durante la estancia del Papa en México, la calle Juan Pablo II estará resguardada por el Estado Mayor Presidencial, por lo que el acceso estará restringido.

NOTICIA:Intenta una persona sin éxito acercarse al papamóvil en Churubusco

En la embajada vaticana, Francisco dormirá y tomará algunos alimentos, para ello será atendido por las mismas personas que viven todo el tiempo en la Nunciatura, “ellas van a tener ese privilegio de servir al Papa, y nosotros también”.

El Vicario de Cristo se despierta todos los días a las cuatro y media de la mañana. Por la tarde acostumbra tomar una siesta, que se prevé hará en las distintas ciudades que visitará durante su estancia en el país.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de