análisis de stratfor
Fragmentación del narco elevará violencia
Además de los homicidios por la lucha de plazas, la agencia estadounidense ubica el robo de hidrocarburos como uno de los delitos que crecerá en el 2016.
Debido a que permanece una gran demanda de estupefacientes en Estados Unidos, éstos buscarán satisfacerla. Foto: Cuartoscuro
relacionadas
compartir

La tendencia de fragmentación del crimen organizado en México provocará que durante el año en curso persista la violencia y que los homicidios relacionados con sus actividades ilícitas aumenten, expresó la agencia estadounidense Strategic Forecasting (Stratfor).

En su informe “La geografía de los cárteles de drogas”, la agencia explica que desde la extinción del Cártel de Guadalajara, hacia finales de la década de los 80, los cárteles se han dividido en células regionales más compactas.

Entrevistado previamente por El Economista, el vicepresidente de Análisis Táctico de Stratfor, Scott Stewart, explicó que la dinámica de fragmentación existente en los cárteles de la droga en pequeños grupos continuará surgiendo y habrá un empoderamiento para que sean éstos los que se encarguen de satisfacer la demanda de estupefacientes.

Stewart también advirtió que el flujo de estupefacientes hacia Estados Unidos continuará pese a la fragmentación de los grandes imperios de las drogas, lo cual representará un reto para las autoridades.

Mientras haya demanda, alguien va a satisfacerla, ya sean las organizaciones grandes o pequeñas. Recordó que hace apenas 30 años predominaban dos cárteles: el de Guadalajara y el del Golfo.

Stratfor recoge que la geografía ha permitido que grandes capos de las drogas operen a escala global. México se convirtió en el eje central de las rutas de narcotráfico hacia Estados Unidos. Esta evolución tuvo lugar mientras las redes criminales que traficaban drogas se transformaban en grupos más pequeños.

Aunque los jefes del crimen (como el fundador del Cártel de Sinaloa, el Chapo Guzmán) aumentaron su poder respecto de los demás, todos los grupos de la delincuencia organizada en el país son resultado de una descentralización sistemática en las estructuras de los cárteles.

El reciente informe de Stratfor advierte, por otro lado, sobre el fenómeno de tomas ilegales de oleoductos como una nueva actividad con enorme potencial para brindarles grandes ganancias.

“El robo de combustible (...) lleva con frecuencia a algunos funcionarios corruptos, explosiones y filtraciones en los oleoductos y, más significativamente, conflicto violento sobre territorio”, expone.

Debido a que la geografía de las actividades del narcotráfico se acomoda de acuerdo con la balcanización de las grandes organizaciones, la consultora divide a los grupos criminales en tres sombrillas dentro del mapa: Sinaloa, Tierra Caliente y Tamaulipas.

En Sinaloa, durante el 2016, encabeza el grupo de narcotráfico que fundaron Ismael Zambada, el Mayo; Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, y Rafael Caro Quintero. La segunda es la organización de los Beltrán Leyva, a cargo de Fausto Isidro Meza, alías el Chapo Isidro. En el mapa también aparecen los Mazatlecos.

En Tierra Caliente, la agencia ubica al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que se disputa Tijuana y Veracruz, entidades dominadas por el Cártel de Sinaloa. Asimismo, presenta a los Caballeros Templarios, la Familia Michoacana, Guerreros Unidos, los Rojos, el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA) y los Viagra.

Respecto de Tamaulipas, reporta como predominantes a reagrupaciones de los Zetas y al Cártel del Golfo.

0 Comentarios
Comentarios