sin impulso, leyes en favor del gremio
Exigen proteger a periodistas
El 2016 fue por el número de asesinatos de periodistas (11 casos) el más “letal” desde que Artículo 19 comenzó a documentar las agresiones a la prensa, señaló Ana Cristina Ruelas, directora para México y Centroamérica de esta organización internacional.
En este año (hasta octubre) habían perdido la vida 11 comunicadores. Foto: Cuartoscuro

El 2016 fue por el número de asesinatos de periodistas (11 casos) el más “letal” desde que Artículo 19 comenzó a documentar las agresiones a la prensa, señaló Ana Cristina Ruelas, directora para México y Centroamérica de esta organización internacional.

En entrevista, señaló que hasta octubre se tenía un promedio de un asesinato cada 26 días, cifra que históricamente supera el registro del 2011, durante la administración de Felipe Calderón, cuando se contabilizaron 10 homicidios.

“En este año hay cuatro asesinatos más que en el 2015 y una intensificación de la violencia de manera exponencial.

“Hasta el 30 de septiembre del 2016 teníamos 308 agresiones, el principal agresor contra la prensa siguen siendo los agentes del Estado, 49.7% de las agresiones”, dijo.

Entre los fenómenos que este año detectó Artículo 19 contra la prensa está “el incremento de la violencia institucional” a través de demandas de daño moral.

“Vimos un patrón constante en la forma de agredir a través de auditorías a medios de comunicación; este año se potenciaron las agresiones a través de las redes sociales, específicamente en contra de mujeres, de una manera más violenta”.

El 2016, señaló, confirma y reafirma que existe una política de Estado para que la sociedad esté menos informada.

La directora de Artículo 19 explicó que normalmente se ha manejado la violencia contra la prensa como un daño colateral a un estado de inseguridad al que se enfrenta el país; sin embargo, consideró que esto no es así, ya que la violencia tiene intención y se explica en que la mayoría de los periodistas asesinados y agredidos son los que estaban investigando casos de corrupción, violaciones de derechos humanos y temas de seguridad.

“En ese sentido es importante decir que si bien el nivel de impunidad a nivel nacional es de 98.5%, en el caso de las agresiones contra la prensa se acentúa, y se convierte en 99.75%, sólo 0.25% de los casos se investiga y este nivel de impunidad es el que permite un caldo de cultivo perfecto para que las agresiones se perpetúen”, indicó.

Ruelas lamentó que a pesar de que existe mayor institucionalidad para proteger la libertad de expresión, como el Mecanismo de Protección y la Fiscalía Especializada, ambas instituciones no han tenido la capacidad de atender el tema de impunidad.

“Lo que nosotros vemos es que cuando se mata a un periodista antes de investigar sobre su trabajo se deslegitima su labor como periodista, lo cual incrementa la posibilidad de que vuelvan a ocurrir las agresiones”, abundó.

En tanto, el periodista Andrés Solís, ex consejero del Mecanismo de Protección Federal y de la Ciudad de México, enfatizó que el escenario para la prensa en este año no sólo es “desalentador” sino que cerrará como uno de los peores para el gremio.

Lamentó que además de las agresiones y homicidios se dejó de impulsar la aprobación de leyes de protección y el mejoramiento jurídico para garantizar el ejercicio profesional.

Detalló que sólo en entidades como la Ciudad de México, San Luis Potosí, Chiapas, Colima, Hidalgo, Quintana Roo y Morelos hay leyes destinadas para tal efecto.

“Lo que sí se logró en estados como Quintana Roo y Oaxaca fue la creación de tipos penales específicos de delitos en contra de la libertad de expresión, eso es importante porque cuando hay una agresión directa contra algún periodista, ya no se puede simplemente llevar como un delito común, que obliga a la fiscalía a investigar como primera línea el ejercicio profesional”, detalló.

Asimismo, Solís manifestó que “por ocuparnos más de llevar el conteo de las agresiones, dejamos de ver que los periodistas que han sido víctimas de una agresión” no están recibiendo el apoyo de la autoridad en formación profesional, capacitación continua, respaldo para encontrar fuentes de empleo y fortalecimiento de capacidades individuales.

“Si sólo nos quedamos en la numeralia lamentable de las agresiones, estamos invisibilizando nosotros, de manera irresponsable, creo yo, todo lo que necesitamos como gremio”.

politica@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de