¿Cuáles son los beneficios de vivir con tus papás?
Los padres pueden ayudar a mantener la estabilidad económica después de un despido, gracias a que pueden proporcionar vivienda, cuidado de los hijos, así como alimentación.
Rodrigo Riquelme
Feb 18, 2017 |
17:13
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Si te quedaste sin empleo y aún vives con tus padres, es más probable que vuelvas a recibir los mismos ingresos que cuando aún trabajabas en un lapso no mayor a seis años. Si, por el contrario, ya no vives más en casa de tus papás y te acaban de despedir, es posible que no puedas percibir los mismos ingresos que cuando trabajabas en un periodo menor a 10 años, esto de acuerdo con un estudio realizado por el Banco de la Reserva Federal de Cleveland orientado a la población estadounidense..

Según el estudio elaborado por Patrick Coate, Pawel Krolikowski, and Mike Zabek, “los padres pueden proveer un lugar para dormir, ayuda para la búsqueda de empleo y asesoría, lo que puede disminuir la inestabilidad económica que le sigue a la pérdida del empleo”.

Los adultos de entre 25 y 35 años que vivían en el mismo vecindario que sus padres ganaron, cinco años después de haber perdido un empleo, la misma cantidad que un grupo de control de personas que no perdieron el empleo. Por el contrario, quienes vivían a una distancia lejana de sus padres experimentaron una fuerte disminución en sus ingresos que persistió 10 años después de que perdieron el empleo.

NOTICIA: ¿Qué piensan los millennials del mundo actual?

De acuerdo con el estudio, en el caso de las personas con una edad de entre 36 y 55 años esta tendencia no se confirma, ya que no se registró una diferencia sustancial entre quienes fueron despedidos pero viven cerca de sus papás y aquellos que viven lejos de sus padres. Esto tal vez se deba a que muchos de los adultos de entre 36 y 55 años que viven con sus padres o cerca de ellos lo hacen para cuidar de ellos.

Para los autores del estudio, esto no demuestra que la ayuda de los padres es la causa de que los ingresos de las personas adultas de entre 25 y 35 sean mayores. “Sólo muestra que están relacionadas”, refiere el artículo.

El estudio está basado en los datos del Panel Study of Income Dynamics entre 1968 y el 2013. Se eligió a los individuos de entre 18 y 62 años de edad y se tomaron en cuenta sólo los datos de quienes eran considerados jefes del hogar, sin distinción de género. “Se incluyen observaciones repetidas de la información demográfica de los individuos y sus ganancias laborales en el año inmediato anterior, sus historiales de trabajo y la ubicación de los padres”, explica el estudio.

NOTICIA: 6 cosas que no fueron ciertas sobre los millennials en el 2016

Es de destacarse que los despidos conducen a una gran disminución inicial en las ganancias anuales de aproximadamente 10,000 dólares, lo que representa entre 20 y 25% de los ingresos base del estudio. Quienes fueron despedidos son además relativamente más jóvenes que el grupo de control conformado por quienes no fueron despedidos. También tienen un nivel de estudios menor y han estado con su empleador por menos tiempo que quienes no fueron despedidos.

Los investigadores ofrecen tres razones por las que vivir con tus padres si te acaban de despedir: 1) Los padres pueden ayudar a mantener la estabilidad económica después de un despido, gracias a que pueden proporcionar vivienda, cuidado de los niños, así como alimentación. 2) Los padres pueden ayudar a sus hijos desempleados a encontrar un nuevo empleo a través de sus propias relaciones sociales y 3) Los padres motivan y estimulan a sus hijos para que encuentren un nuevo trabajo más rápidamente.

Alrededor de 35,000 personas formaron parte del estudio, entre las que se detectaron 1,350 despidos, de los cuales 900 ocurrieron cuando la persona no vivía con sus padres o cerca de ellos y sólo 450, cuando la persona vivía cerca de sus padres o con ellos.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de