en manos de los legisladores, la designación de fiscal y consejeros del ine
Defienden procedimiento de selección para organismos
Ambas cámaras del Congreso discuten la designación de titulares de dos de los órganos más importantes para el país.
Foto Archivo EE
relacionadas
compartir

Ambas cámaras del Congreso discuten la designación de titulares de dos de los órganos más importantes para el país.

El Senado decidirá un nombramiento postergado desde el 2014: el nuevo fiscal anticorrupción, que asumirá, a su vez, como titular de la nueva Fiscalía en la materia. Su nombramiento urge debido a que esta figura forma parte del Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, que se instalará en abril próximo.

En tanto que en la Cámara de Diputados se discute la designación de los tres nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), quienes asumirán los lugares del máximo órgano electoral en víspera de las elecciones presidenciales del 2018.

Entrevistados por El Economista, César Astudillo, investigador de la UNAM y miembro del Comité Técnico de Evaluación, instancia que eligió a 15 aspirantes a consejeros del INE, y Luis Carlos Ugalde, exconsejero presidente del INE y miembro del Comité de Acompañamiento Ciudadano que propuso cuatro perfiles para ocupar la nueva fiscalía, expusieron las debilidades y las fortalezas que pueden tener los procedimientos de elección, así como los retos que afrontarán las respectivas instancias.

Fiscalía, “con recursos limitados”

Luis Carlos Ugalde, miembro del Comité de Acompañamiento Ciudadano sobre el fiscal anticorrupción, expuso que los recursos humanos y tecnológicos con los que contaría en un principio la nueva Fiscalía Anticorrupción serían limitados, lo que podría condicionar su funcionamiento.

La nueva Fiscalía Anticorrupción se erigirá sobre la base de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos, que en la actualidad cuenta con 108 funcionarios y 41 agentes del Ministerio Público, precisó Ugalde.

Uno de los retos del nuevo fiscal “es construir una fiscalía moderna, que significa presupuestar recursos adecuados en el futuro, contar con mayor gente en el Ministerio Público, que esté mejor capacitada, mejor tecnología forense, para poder hacer las investigaciones con mejores procesos y a la vez ir construyendo el caparazón que te permita tener autonomía de gestión, autonomía presupuestaria, eso es lo que te va dando más fuerza”, opinó Ugalde.

Además de esto, y como una primer tarea, sostuvo el también director de la consultoría Integralia y expresidente del IFE, la fiscalía tendrá que “atender el enorme rezago de expedientes y denuncias de hechos que hay al interior de la PGR (Procuraduría General de la República). La Unidad Especializada en la Investigación de delitos cometidos por Servidores Públicos tiene cientos y cientos de expedientes que no ha desahogado, ese es el primer reto: atenderlos”.

Urgencia del nombramiento

La urgencia con la que se tiene que nombrar al nuevo fiscal puede “ayudar al proceso”, tomando en cuenta que la convocatoria inicial para este puesto se lanzó a fines del 2014, en la cual se inscribieron más de 30 personas, mismas que “comparecieron en el Senado, y luego se declaró desierto ese proceso sin una explicación clara”, explicó Ugalde.

Agregó que “el hecho de que el 4 abril se vaya a reunir el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción constituye una presión pública para que el Senado nombre al fiscal antes de esta fecha, para que ahí pueda estar sentada esta persona el día que inicia, en realidad, el funcionamiento del SNA.

“No es que sea una fecha fatal, pero me parece que simbólicamente sería muy recomendable que hubiera un fiscal ya nombrado”, agregó.

El ex consejero electoral indicó que este martes las comisiones anticorrupción y la de Justicia remitirían un listado de idoneidad a la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, lo que podría ayudar a generar un acuerdo en el Senado, mismo que se podría presentar esta semana o la próxima. “No hay más tiempo que dilatar”, completó.

Uno de los riesgos del proceso es que al final no se escoja al perfil adecuado para el fiscal, es por eso, enfatizó Ugalde, que el Comité de Acompañamiento Ciudadano eligió a cuatro candidatos,y, si el Senado selecciona a alguno de ellos, tiene garantizado el desempeño profesional y autónomo.

No obstante, dijo, el Senado puede elegir a otro personaje de los cuatro perfiles que se identificaron como idóneos, en ese caso la Cámara tendrá que “exponer, matizar, motivar y explicar (el nombramiento)”.

Sin tiempo para curva de aprendizaje

Lo 15 perfiles remitidos a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados cuentan con la suficiente experiencia como para que cualquiera pueda asumir las funciones necesarias al interior del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) sin necesidad de atravesar un largo periodo de prueba en el cargo, afirmó César Astudillo Reyes.

“Los nuevos consejeros entran de inmediato a la organización de procesos electorales, de hecho fue otro de los elementos que nosotros vimos en la entrevista, quiénes estaban mejor calificados para, de inmediato, sin tener que pasar por una curva de aprendizaje prolongada, de inmediato entraran en una función que no se detiene”, dijo el abogado constitucionalista e integrante del Comité Técnico de Evaluación que propuso a 15 finalistas que aspiran a uno de los tres cargos de consejeros del INE.

El riesgo más grande que corre este proceso se encuentra al interior de la Cámara de Diputados, opinó Astudillo, y consiste en que los legisladores no logren acordar los tres nombramientos de consejeros antes del 4 de abril, cuando termina el periodo de los consejeros salientes: Beatriz Galindo Centeno, Arturo Sánchez Gutiérrez y Javier Santiago Castillo.

“Ya ha habido en la historia reciente otros procesos en donde hemos visto que la Junta de Coordinación no ha podido designar a los consejeros, hablo particularmente de los procesos del 2010, que se cubrió hasta el 2011, hubo casi un año de dilación.

“Eso sí sería riesgoso porque esos consejeros inician procesos electorales... se está ya trabajando a marchas forzadas”, mencionó Astudillo Reyes.

Impugnan proceso

Otro riesgo, expuso el experto constitucionalista, se encuentra en los recursos de impugnación que puedan interponer los aspirantes que no hayan sido seleccionados. Lo cual ya sucedió.

Y es que Jesús Ambrosio Escalante Lapizco impugnó ante el Tribunal Electoral Federal la penúltima etapa del proceso de selección, una antes de las entrevistas personales, base final sobre la cual se dieron los nombres de los 15 finalistas a competir por un escaño en el Consejo General del INE.

Mediante el expediente SUP-JDC-147/2017, y con fecha en el documento del 16 de marzo, Escalante Lapizco señaló como responsables al Comité Técnico de Evaluación y a la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, al impugnar el proceso de selección.

El escrito interpuesto ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), tendrá que ser resuelto a la brevedad por la instancia judicial, no obstante, de acuerdo al artículo 6 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral: “En ningún caso la interposición de los medios de impugnación previstos en esta ley producirá efectos suspensivos sobre el acto o la resolución impugnado”.

Por su parte, César Astudillo arguyó que será el TEPJF el que decida si se detiene el proceso de designación o no, pues una impugnación no necesariamente debe retrasar el procedimiento, preocupa más, dijo, que no haya acuerdos políticos en la Cámara Baja.

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de