expertos valoran aportación en una contienda cerrada
Magisterio, ¿fiel de la balanza en el 2018?
Si las tendencias de los sondeos sobre las preferencias electorales rumbo al 2018 se mantienen, lo cerrado de la diferencia en puntos porcentuales entre los competidores coloca al magisterio en uno de los sectores que puede inclinar la balanza a favor de determinada fuerza política.
El magisterio cuenta con presencia en todo el país; la CNTE también con un rol destacado, refieren. Foto: Cuartoscuro
relacionadas
compartir
Widgets Magazine

Si las tendencias de los sondeos sobre las preferencias electorales rumbo al 2018 se mantienen, lo cerrado de la diferencia en puntos porcentuales entre los competidores coloca al magisterio en uno de los sectores que puede inclinar la balanza a favor de determinada fuerza política.

Entrevistado por El Economista, José Luis Cisneros, investigador de la UAM-Xochimilco, recordó que los docentes siempre han jugado un papel importante, “no por ser un actor político con la capacidad de dirección o decisión, sino que siempre han representado un voto duro a favor del partido institucional”.

“Sin embargo, en recientes años, ha ido modificando su comportamiento electoral. Ya desde dos sexenios atrás, ha tenido un papel muy importante el de la disidencia, particularmente la CNTE, y por un lado ha mostrado un interés político propio que está relacionado con el beneficio directo de sus agremiados; por el otro, ha tenido una clara inclinación hacia la izquierda, en particular a las propuestas progresistas”, refirió.

Para Jorge Márquez, investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, lo cerrado de la contienda coloca a los partidos políticos pequeños y medianos, como actores importantes que pueden marcar la diferencia.

“La unión que pueda hacer el partido Nueva Alianza va a dar esos dos o tres puntos, que se vuelven fundamentales para la victoria”, refirió.

Al magisterio, explicó, hay que imaginarlo en sus dos vertientes: el de la CNTE, donde seguramente ya estará pactado para apoyar a Andrés Manuel López Obrador y la segunda, la del SNTE, donde a pesar de la institucionalidad, todavía está la duda si va a ir con el PRI o con el Frente Amplio.

Cisneros destacó que tras el reiterado discurso de López Obrador que de ganar la Presidencia revertirá la política educativa de la actual administración y el descontento que la misma provocó en el magisterio podría ser para Morena una manera directa de ganar votos.

Esto, precisó, principalmente en la CNTE, pues el SNTE va a seguir opinando al grupo dominante, por ejemplo, para mantener cotos de poder en el Congreso.

Jorge Márquez recordó que en la pasada elección del Estado de México, se generó la impresión de un tercer grupo dentro del magisterio, el de Elba Esther Gordillo, pues a través del yerno de la exlideresa, Fernando González, se apoyó a la candidata de Morena, Delfina Gómez.

Sin embargo, consideró que al final no resultó porque la idea original de López Obrador de que gracias a que Gordillo estaría con él Morena lograría cubrir todas las casillas, “no logró nada de eso”.

“Los clientelismos lo son justamente porque se obedece al que reparte, no al que repartió hace años”, ironizó.

El académico de la UNAM señaló que se tiene que considerar la estructura del magisterio, pues “se mueven muy bien”, tiene presencia en todo el país, “es muy eficiente, tiene mucha disciplina y métodos para disciplinar a sus agremiados y eso lo vuelve una fuerza importantísima para ese momento electoral”.


0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista es una empresa de