Futuro inteligente y conectado, un reto del presente
Una casa con paredes interactivas o un automóvil que reconozca el rostro del conductor para arrancar, son algunos ejemplos de tecnologías que se desarrollan en los laboratorios de Intel para un futuro muy cercano.
Julio Sánchez Onofre / Enviado
Jun 27, 2012 |
8:41
Archivado en:
Foto: EE Archivo

SAN FRANCISCO.- Una casa con paredes interactivas, donde al acercarse pueda obtener información sobre el clima, noticias, ver videos, fotografías de Twitter o Instagram; un automóvil que reconozca el rostro del conductor para arrancar y brinde información en tiempo real sobre el tráfico; o kioscos digitales que reproduzcan virtualmente una tienda donde el consumidor pueda comprar desde una pantalla táctil, son algunos ejemplos de tecnologías que se desarrollan en los laboratorios de Intel.

Estos escenarios sólo serán posibles si en países como México los gobiernos junto con las empresas y proveedores de servicios de telecomunicaciones aumentan su colaboración e inversiones en investigación para el desarrollo y despliegue infraestructura para aumentar las capacidades de banda ancha y redes inalámbricas que soporten la nueva era interactiva.

Una de las cosas más importantes es tener una infraestructura en el país que va a facilitar el desarrollo de todas estas tecnologías. El gobierno y las empresas, los dos tienen que trabajar juntos; y los gobiernos deben tener prioridad de que todos los ciudadanos tengan acceso a Internet para educación o servicios médicos”, dijo a El Economista Manuel Vara, evangelista de Tecnología de los Laboratorios de Intel.

Las nuevas tecnologías de la firma tecnológica, algunas ya probándose en el mercado y otras en su fase inicial de investigación, fueron expuestas a la prensa durante la décima edición del Research at Intel el martes pasado.

De acuerdo con Justin Rattner, director de Tecnologías de Intel, las investigaciones combinan estudios sociales y antropológicos. El objetivo es “dirigir el desarrollo tecnológico en beneficio y mejora de las condiciones de la sociedad”.

Las tecnologías del escenario futuro propuesto por la compañía giran en torno a cinco aristas: la vida personal dentro y fuera del hogar, los desarrollos de la industria automotriz, el ecosistema laboral, dispositivos de cómputo y productos en línea, y el uso sustentable de las tecnologías
La firma ya ha dado pistas sobre su apuesta en dispositivos, con el desarrollo de procesadores más poderosos y tecnologías táctiles. Los
desarrollos como parte de la estrategia de Intel se enfocan en interfaces de alta fidelidad, así como, transmisión de información en tiempo real y experiencias en tercera dimensión, así como en la protección de datos.

RETAIL DIGITAL EN LA VIDA REAL

Imagine que a través de pantallas táctiles dispuestas en kioscos, o en su mismo dispositivo móvil, usted pueda realizar un recorrido virtual en su tienda favorita y comprar artículos con un par de toques en la pantalla.

Desde mayo, ésto ya es una realidad en la tienda de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, donde Intel implementó un prototipo que permite el acceso virtual a la tienda para localizar artículos; y dentro del inmueble físico hay un robot con una cámara que da información en tiempo real a los encargados sobre la existencia de inventarios y la localización de los productos.

Priya Narasimhan, académica e investigadora del Centro de Ciencia y Tecnología en Cómputo Embebido de Intel, instalado en esta institución de educación superior, asegura que con este tipo de soluciones, las tiendas podrán incrementar su eficiencia, sus ventas y romper la barrera entre el comercio electrónico y el físico.

PAREDES TÁCTILES

Una de las propuestas de Intel es crear superficies interactivas como paredes o muebles donde al tocarlas, el usuario decida si ve información, noticias, videos o las fotografías que los usuarios comparten a través de Twitter o Instagram.

Las aplicaciones van desde decorativas al proyectar imágenes digitales en una pared, al entretenimiento y consumo de información.

Esto se desarrolla a través de la investigación de sensores de reconocimiento corporal como el Kinect desarrollado por Microsoft, el cómputo en la nube y la comunicación entre dispositivos móviles, de cómputo y proyectores de imágenes, explica el arquitecto senior de Software, Carl Marshall.

AUTOS INTELIGENTES

En una fase inicial está la investigación en torno a la inteligencia dentro de los automóviles. La idea es crear interfaces dentro de los automóviles que proporcionen al conductor información en tiempo real sobre las condiciones del camino, si existen obstáculos o incidentes, sugiera rutas alternas y hasta interactuar, por ejemplo, con una gasolinera a través de las redes sociales para recibir promociones a cambio de un “Like” en Facebook.

Apenas son ideas preliminares obtenidas a través de una investigación de los perfiles sociales y de hábitos de los conductores realizada en los países donde la industria automotriz es más fuerte (Estados unidos, Brasil, Reino Unido, China, Malasia, Singapur y Australia), explica Carlos Montesinos, investigador del área de Interacciones y Experiencia.

En los próximos meses se realizarán más investigaciones en países de América Latina, incluido México, dijo el especialista de Intel. Y es que la compañía, que trabaja de la mano con armadoras como Nissan, BMW y Toyota, quiere reconocer “qué quiere y necesita realmente la gente dependiendo del país donde habita” para iniciar el desarrollo tecnológico en los vehículos.

Por ahora, desarrolla sistemas de consumo inteligente de energía eléctrica destinada a mejorar la eficiencia energética en los procesos de recarga de los automóviles eléctricos, dentro de su iniciativa de tecnología para la sustentabilidad.

CAMBIAN LAS REGLAS

La explosión y sofisticación de datos como los biométricos que conllevan estas tecnologías impactarán en las legislaciones de los países en el manejo de datos personales, aseguró Manuel Vara, aunque reconoció que legislaciones de este tipo como la europea tiene un avance mayor para escenarios futuros.

Brian David Johnson, futurista de Intel, reconoce que las tecnologías propuestas en sectores como el automotriz llevará también cambios en los estándares de seguridad y protocolos de comunicación, además del manejo de datos privados; pero advierte: “los consumidores deberán participar y liderar el diseño del ambiente normativo sobre las soluciones que quieren y que no quieren en el desarrollo de la tecnología”.

julio.sanchez@eleconomista.mx

0 Comentarios
Comentarios
Periódico El Economista una empresa de